Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

El Día de las Madres como adulto no siempre es fácil

Ya sea por la distancia, los cuidados o la culpa, nuestras madres no siempre son fáciles de querer a medida que envejecemos.


spinner image madre e hija sosteniendo una pieza de un rompecabezas cada una
Josie Norton

Ya casi es el Día de las Madres, ese momento del año en que las empresas de tarjetas de felicitación y los anuncios publicitarios elogian a madres e hijas, que muestran amorosamente su gratitud y comparten recuerdos especiales y felices.

Pero si la relación con tu madre es más difícil que cariñosa —ya sea porque siempre han estado en conflicto, porque se han distanciado a medida que envejecen o porque han entrado en juego cambios de personalidad, deterioro cognitivo o problemas relacionados con los cuidados—, puede ser complicado saber cómo celebrar el día.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Aquí tienes 10 consejos para sobrellevar el día cuando la relación con tu madre no es perfecta.

Acepta que tu madre tiene sus propias luchas

Puede ser agotador tratar con un padre mayor que tal vez lucha contra el dolor, una lesión o una enfermedad, o que ha experimentado cierto deterioro cognitivo y tal vez se ha vuelto más exigente e irracional, todo ello mientras intenta vivir su vida al máximo.

"Cuanto más puedas aceptar que tu madre es imperfecta y tiene defectos, más fácil será para tus sentimientos, e incluso para la elección de lo que quieres hacer", dice Ellen I. Carni, psicóloga de la ciudad de Nueva York.

Intenta no olvidar sus frustraciones, sobre todo el Día de las Madres

Por tu parte, mantén la objetividad y date cuenta de que no puedes controlar el comportamiento de otra persona. Para no dejarte arrastrar por el conflicto, resiste el impulso de discutir e intenta identificar qué hay detrás de cualquier interacción hiriente, dice Lindsay Gibson, psicóloga clínica de Virginia Beach, Virginia.

Céntrate en lo que tienes en común

"Amplía tu perspectiva", insta Bob Gordon, psicoterapeuta radicado en Washington D.C. "Despersonaliza la ocasión y la relación y piensa en la humanidad que tienen en común".

Si les gustan las bellas artes, llévala a un museo, sugiere Gibson. Si comparten un amor por la gastronomía, busca una receta popular y pasa una tarde cocinando juntos, sugiere Gibson.

Si tu madre está en un centro de vida asistida que celebra el Día de las Madres, participa.

Aunque solo sea por eso, considera la posibilidad de mostrar agradecimiento a tu madre por haberte criado, dice Gordon. "Sé que es cliché, pero no estaríamos aquí sin nuestros padres. Así que una forma de honrarlos es no intentar tener algo demasiado florido y sentimental, sino simplemente decir: 'Gracias por traerme a este mundo'".

Sean activos juntos para que puedan mantener una actitud positiva

Si decides reunirte con tu madre en persona, Gordon aconseja hacer algo que evite "un intenso intercambio interpersonal".

Salir a pasear por la naturaleza es estupendo porque, además de dirigir tu atención hacia las cosas que ves a tu paso, se ha demostrado que mejora el estado de ánimo, aumenta el optimismo y reduce el estrés, la ansiedad y la cavilación negativa.

Otras ideas son tomar una clase de ejercicio suave, trabajar en el jardín o ver juntos una película o un programa favorito, dice Gibson.

Aleja tu mente de los pensamientos negativos

Otra opción es regalarle un rompecabezas y proponerle trabajarlo juntos.

Hacer un rompecabezas no solo es una buena opción para las mamás que no tienen movilidad, sino que permite que ambos participen sin la presión de la conversación constante y el contacto visual.

Encontrar uno con una imagen que tu madre aprecie, como un paisaje bonito o gatos juguetones, demuestra que has pensado en el regalo. (Además, los rompecabezas son buenos para el cerebro —pueden ayudar a combatir el deterioro cognitivo—, así que le estarías haciendo un favor a tu madre en el proceso).

¿No vives cerca de tu madre? Considera la posibilidad de jugar juegos en línea juntos.

Sé auténtico contigo mismo y con tus padres

Respeta tus propios límites de tiempo y energía y reduce los planes que requieran más esfuerzo del que te gustaría dedicar. Está bien limitarse a enviar una tarjeta si te parece que eso es lo que puedes manejar en lo que respecta a la relación con tu madre, dice Gibson.

Según Gibson, autora del libro Adult Children of Emotionally Immature Parents: How to Heal From Distant, Rejecting, or Self-Involved Parents, incluso si eso se siente como mucho, enviar una nota corta o un mensaje de texto puede ser suficiente para reconocer un día que no esperas con ansias.

Una llamada telefónica también puede ser una opción. Gibson propone limitar la conversación a cinco o diez minutos, haciendo saber a tu madre al principio que la llamada tiene que ser rápida, pero que quieres que sepa que estabas pensando en ella.

"Al elegir un tipo de expresión en el Día de las Madres que se ajuste a tus verdaderos sentimientos", dice Gibson, "estás iniciando una relación mucho más auténtica con tu madre, que es probablemente lo que querías en primer lugar, y eso está dentro de tu poder".

Amplía el significado de 'maternidad'

Si la relación con tu madre no es perfecta, o incluso si es inexistente, puedes celebrar el Día de las Madres rindiendo homenaje a otras mujeres —abuelas, tías, mentoras— que hayan tenido un impacto significativo en tu vida.

Carni ha oído hablar de vecinas, maestras de escuela, profesoras de piano y otras personas que han recibido honores por haber sido poderosas influencias positivas para quienes recibieron una crianza empobrecida o inadecuada por parte de sus madres biológicas o cuidadoras primarias.

"He oído llamar a estas mujeres 'madres espirituales'", dice.

D.J. Lee, de 63 años, que escribió sobre la complicada relación que compartía con su madre en sus memorias Remote: Finding Home in the Bitterroots, incluso ha conmemorado el Día de las Madres haciendo regalos a los hombres que la han ayudado a ella y a otras a superar situaciones difíciles.

"La maternidad no es solo cosa de madres", dice Lee, que vive en Everson, Washington.

Date un capricho

Ya sabes lo que dicen de ponerte primero tu propia máscara de oxígeno.

Carni recomienda procesar los sentimientos sobre el Día de las Madres acudiendo a un amigo de confianza, llevar un diario o escribir una carta para desahogar cualquier sentimiento negativo, contradictorio o complejo hacia tu madre. (La carta no debe ser leída por nadie más, excepto, quizás, tu terapeuta).

"Y, por supuesto, soy partidaria de la terapia", añade Carni, que atribuye a la terapia el haberla "salvado" de su propia complicada relación con su madre, que cumple 101 años en mayo. "Nunca es tarde para trabajar en la relación con tu madre".

La relación de Lee con su madre estaba cargada de "cierta amargura y conflicto". Así que, antes de que su madre falleciera en mayo del 2023, Lee pensó en cómo podría mostrar algo de gracia durante las fiestas y, al mismo tiempo, calmar su propio mundo interior. Para reconocer el amor por la jardinería que le habían transmitido su abuela y su madre, compraba las flores o plantas que podía y se las enviaba.

Era "un regalo vivo que reconocía el linaje de nuestra estirpe femenina", afirma Lee. "Me di cuenta de que lo hacía como un gesto curativo tanto para mí como para mi madre".

Deja atrás la culpabilidad

Recuerda que no eres la única persona que pasa por esto —muchas personas tienen relaciones difíciles con sus madres— y libérate de cualquier sentimiento de culpa por no haber sido la hija o el hijo perfecto, dice Carni.

See more Salud y bienestar offers >

Esa culpa suele originarse en el deseo de tener sentimientos que queremos tener, pero no sentimos, explica Gibson.

"Que podamos sentir arrepentimiento por la calidad de la relación no significa que la culpa de por sí esté justificada", dice Gibson. "No hemos hecho nada malo por no ser capaces de querer a nuestro padre o a nuestra madre tanto como se esperaba de nosotros, y no podemos obligarnos a querer más de lo que podemos. Ahora que lo pienso, ese también podría haber sido el problema de nuestros padres".

Recuerda que los sentimientos no son permanentes

Lee afirma que, aunque suene trillado, los recuerdos que más la acompañaron tras perder a su madre fueron los pequeños detalles, como las clases de baile de la infancia, que suponían un gasto adicional para el presupuesto familiar, y los juegos que jugaban juntas en el suelo.

Los sentimientos tienden a cambiar una vez que los padres fallecen, dice. "Es interesante cómo gran parte de la dificultad se difumina y se desvanece, y lo que queda son los momentos en los que lo hicieron lo mejor que pudieron".

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?