Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

ANTES Y AHORA: El diario de mi madre desentrañó los secretos de la época de mi padre como prisionero de guerra

La familia del almirante Jim Stockdale sufrió un grave trauma durante su cautiverio. Solo ahora su hijo es capaz de asimilar la terrible experiencia.


spinner image un collage muestra una foto histórica de la familia Stockdale junto a una foto reciente de Sid Stockdale con una pintura de su madre
Cortesía de Sid Stockdale

Mi padre era el vicealmirante James Stockdale, un aviador naval. Durante la guerra de Vietnam, fue el prisionero de guerra de mayor rango de la Marina (en inglés) en el tristemente célebre Hanoi Hilton. Entre 1965 y 1973, los norvietnamitas lo torturaron, deshumanizaron y aislaron de maneras incomprensibles.

spinner image Placa de identificación oxidada con el texto 'gracias veteranos' grabado, junto a una bandera de EE.UU.

Puedes suscrbirte aquí al AARP Veteran Report, un boletín electrónico gratuito que se publica dos veces al mes. Si tienes algún comentario o sugerencia para un artículo, comunícate con nosotros aquí.

El día que regresó a casa fue quizá el más feliz de mi vida. Tenía 18 años y no lo había visto desde los 11. No obstante, el trauma y la angustia de esos siete años de mi juventud cobraron un precio que solo he podido afrontar ahora que tengo casi setenta años. 

Me favoreció la suerte. En el 2016, un año después de que falleciera mi madre, recibí por fin una copia de su diario, que se había perdido entre la confusión de papeles en el ático. Y en la parte superior de la primera página, en la letra cursiva característica de mamá, estaban las palabras: "Escrito como si me dirigiera a nuestros cuatro chicos". 

Ver su voz levantarse de la página me calmó, y su diario me ayudó a replegar mis defensas por primera vez y reconstruir mi historia de niño que creció en un mundo que apenas comprendía, incluso cuando me vi inmerso en circunstancias monumentales. 

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Antes de eso, nunca pensé que podría profundizar emocionalmente lo suficiente como para descifrar esa época de mi vida. Parecía que las defensas que había erigido para protegerme de los dolores de mi pasado sólo me permitían ver fragmentos de mi historia.

Sentí como si ella estuviera sentada en la habitación junto a mí, describiendo cómo afrontamos los primeros siete meses después de que declararan desaparecido a papá. 

Escribió sobre sus frustraciones con la “política de silencio” del Gobierno que, al principio de la guerra, ordenaba a las familias en nuestra situación que no hablaran de sus circunstancias con nadie, y desde luego nunca con la prensa. Describió cómo asumí el papel de hermano mayor al cuidar de mis dos hermanos pequeños después de que nuestro hermano mayor se fuera al internado. 

En enero de 1973, cursaba el último año en South Kent School, en Connecticut, y estaba cenando cuando un amigo me dijo que había una llamada telefónica para mí. Era mi madre, Sybil Stockdale (en inglés), desde Coronado, California. 

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

“Sid, quiero que sepas que mañana por la tarde el presidente Nixon saldrá en la televisión para anunciar que se ha firmado un armisticio con Vietnam del Norte, que la guerra se acaba y que los prisioneros de guerra vuelven a casa (en inglés)”, me dijo. Mi mente quedó en blanco y el ruido del comedor se desvaneció.

Colgué el auricular, salí al patio frío y oscuro, y contemplé las brillantes estrellas. Durante las siguientes semanas, sentí que flotaba en una nube y no paraba de sonreír de oreja a oreja.  

Mi padre, el entonces comandante de la Marina James Stockdale, había sido derribado sobre Vietnam del Norte el 9 de septiembre de 1965.

El día de San Valentín de 1973 era la fecha prevista para que papá regresara a San Diego con los demás prisioneros de guerra. 

Delante de la casa de la familia colgaba un enorme cartel de “Bienvenido a casa”. Vi a papá salir por la puerta principal, caminando rápidamente hacia mí con su pierna rígida. 

Nos abrazamos y lo levanté del suelo. Se sentía ligero como una pluma. Me dijo: “¡Caramba, estás enorme de grande!”. Los dos nos reímos, nos miramos a los ojos azules y sonreímos. Nos besamos y caminamos hacia la puerta principal, abrazados. 

See more Salud y bienestar offers >

Qué dicha sentí en conocer a mi padre ya de adulto y en que él me conociera a mí. Nos contó sus experiencias en la prisión de una forma que no inspiraba temor. “Quiero que sepan que no guardo rencor a mis captores; son soldados profesionales, y yo soy un soldado profesional, y así son las cosas”, nos dijo. Me di cuenta de qué hombre tan extraordinario era mi padre.

Papá recibió la Medalla de Honor por su valor durante el cautiverio. Falleció (en inglés) a los 81 años en el 2005, tras haberse dedicado a ser escritor y profesor en el Instituto Hoover de la Universidad de Stanford. Sus ensayos sobre el liderazgo y el estoicismo de Epicteto siguen siendo muy leídos.  

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Mamá falleció a los 90 años en el 2015. Durante la época de Vietnam, había sido fundadora y primera coordinadora nacional de la Liga Nacional de Familias (enlaces en inglés) de Prisioneros de Guerra y Desaparecidos en Acción (POW/MIA) de Estados Unidos en el Sudeste Asiático. Se reunió con Richard Nixon y Henry Kissinger para hablar sobre el tema de los prisioneros de guerra.

El regreso sanos y salvos “con honor" de aquellos valientes hombres se debió en gran parte al arduo trabajo y la determinación de mujeres como mi madre. Del mismo modo que la admiraba mi padre, con el paso de los años y según aprendí más sobre la valentía y determinación de mamá, más me impresionaba su carácter y tenacidad.  

En el 2017, me jubilé de la enseñanza de Historia y quise escribir las crónicas de mis experiencias durante los años de Vietnam. Pero me di cuenta de que las defensas que mi ser interior había erigido para protegerme de los traumas emocionales de mis primeros años de vida me impedían el acceso a muchos recuerdos.

El diario de mamá me permitió retirar las capas, las defensas y el caparazón protector de un niño que alcanzó la mayoría de edad en una de las épocas más turbulentas del país. Me proporcionó un mapa que me guio a través de un bosque de emociones y traumas reprimidos, un viaje catártico que estoy muy feliz de haber emprendido. 

Al comprender mi historia, quise explicar algo a mis hijas y a las generaciones futuras: los hijos cuyos padres se ausentan del hogar para servir a nuestro país forman parte de nuestro sacrificio nacional para garantizar que el mundo siga siendo un lugar seguro.

Suscríbete aquí al AARP Veteran Report, un boletín electrónico gratuito que se publica dos veces al mes. Si tienes algún comentario o sugerencia para un artículo, comunícate con nosotros aquí. (Enlaces en inglés.)

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.