Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

La comunidad LGBTQ ve un nuevo camino en la histórica confirmación de una funcionaria

La pediatra Rachel Levine es la primera dirigente transgénero que ha confirmado el Senado de EE.UU.

Rachel Levine, subsecretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos

Caroline Brehman-Pool/Getty Images

La pediatra Rachel Levine es la nueva subsecretaria de salud.

In English | La activista Erin Roberts pasa mucho tiempo trabajando con jóvenes LGBTQ para ayudarlos a vencer obstáculos y entender los caminos que pueden emprender en el futuro. Ahora Roberts, trans y no binaria de 51 años, puede mostrar como ejemplo de éxito a la nueva subsecretaria de salud del país.

En marzo la Dra. Rachel Levine, pediatra, se convirtió en la primera funcionaria transgénero del gobierno federal a quien ha confirmado el Senado de EE.UU.

Roberts, que vive en Dallas, Texas, dice sentirse optimista por el nombramiento de Levine a un cargo importante en el Gobierno federal y admira la capacidad de esta experta médica de hacer un buen trabajo a pesar de un entorno que con frecuencia no apoya a las personas trans.

Asimismo, espera que el ejemplo de la trayectoria profesional de Levine conduzca a más oportunidades profesionales para toda la comunidad LGBTQ, pero en especial para las personas transgénero.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“La Dra. Levine está tratando de mantener la puerta abierta y el camino despejado”, explica Roberts, tras lo cual agrega que es crucial “arrojar una soga” para propulsar a la próxima generación. “Esas personas jóvenes tienen algo real a lo que aspirar, y eso cambia el mundo”.

Un trayecto de liderazgo

Levine se crio en Massachusetts y obtuvo un título en medicina de la Facultad de Medicina de Tulane University en Nueva Orleans. Hizo su residencia en pediatría en el Mount Sinai Medical Center de la ciudad de Nueva York y unos años más tarde comenzó a trabajar en el Penn State Milton S. Hershey Medical Center. Allí fue moderadora de grupos LGBTQ y tuvo un papel fundamental en la formación de la división de tratamiento de adolescentes y la clínica de trastornos de la alimentación del hospital.

Levine tenía una carrera floreciente en Pensilvania, una esposa y dos hijos. Sin embargo, según dijo en entrevistas pasadas, sentía que algo le faltaba. Comenzó la transición de hombre a mujer y salió públicamente del clóset como transgénero en el año 2011. Varios años más tarde se divorció.

En el 2014, el gobernador de Pensilvania escogió a Levine para ocupar el cargo de médica general del estado y más tarde se convirtió en la secretaria de salud del estado. Durante su labor de respuesta a la COVID-19 en Pensilvania, Levine cobró visibilidad con sus conferencias de prensa diarias sobre la pandemia hasta convertirse en una de las funcionarias gubernamentales transgénero de más alto perfil del país.

Tras haber sido confirmada el 24 de marzo al cargo de subsecretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos, mediante un voto bipartidista del Senado de EE.UU., Levine reconoció el significado histórico de su nombramiento como mujer transgénero.

“Reconozco que soy la primera”, dijo en una declaración al periódico The New York Times, “pero me reconforta saber que no seré la última”.

Motivos de esperanza

Muchas personas de la comunidad LGBTQ aclamaron la confirmación de Levine como un paso positivo hacia un mundo donde las personas puedan escoger sus carreras profesionales sin la preocupación de ser juzgadas negativamente por su identidad o expresión de género.

Victoria Kolakowski, de 59 años, la primera jueza transgénero del país, del tribunal del condado de Alameda, California, se hizo eco de este sentimiento. “A quienes somos profesionales transgénero se nos reconoce cada vez más por nuestra aptitud en nuestro campo de especialización, lo cual está alentando a una nueva generación de jóvenes transgénero a ir en busca de sus sueños profesionales”, señala ella.

Otros consideran que este momento en la historia LGBTQ presagia una mayor aceptación.

Algunos dirigentes señalan que el caso de Levine significa que se ganó una batalla en la lucha por el reconocimiento y el logro. Mary Anne Adams, de 66 años, directora ejecutiva de la National Organization of Black Lesbians on Aging (ZAMI NOBLA, Organización nacional de lesbianas negras para el envejecimiento) con sede en Atlanta, Georgia, considera que la designación de Levine demuestra que ser abierto sobre la identidad personal no tiene que ser un impedimento.

“Este trascendental nombramiento es un símbolo de esperanza para todos los que se atreven a vivir su vida con autenticidad”, declaró. “La interminable lucha por los derechos civiles y humanos necesita defensores dentro y fuera de Washington D.C.”.

Pero no todos son tan optimistas.

Julia Serano, de 53 años, bióloga y activista transgénero de Oakland, California, reconoció el simbolismo del nombramiento de Levine. “Cuando alguien se convierte en la ‘primerísima’ persona de un grupo históricamente marginado en lograr algo, este logro se considera como un signo de progreso”, dice ella.

Pero Serano también señaló que la amenaza de una reacción violenta contra las personas transgénero y sus derechos aún persiste. “Me cuesta verlo como un ‘momento decisivo’ completamente positivo”, explica.

Para el Pastor Tony Amato, de 53 años, de Kingston, Nueva York, un hombre transgénero que con frecuencia trabaja con la comunidad LGBTQ, la confirmación de Levine podría terminar siendo un bálsamo para la inseguridad y la violencia que muchos afrontan.

Relató el caso de un amigo trans que, después de haber sufrido un accidente automovilístico grave, rechazó la ambulancia por temor a que los paramédicos descubrieran su faja de compresión de pecho y lo acosaran. Amato enfatizó que muchas personas trans se han resistido del mismo modo a buscar tratamiento médico para la COVID-19. Él considera que con la confirmación de Levine, el Gobierno está enviando una señal: la comunidad trans no solo tiene el derecho a existir, sino también a ser atendida.

Court Stroud es un colaborador que informa sobre medios de comunicación, entretenimiento y diversidad, incluidos temas sobre la comunidad LGBTQ. Ha escrito también para The New York TimesThe Washington Post y Forbes.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.