Skip to content
 

¿Deberías pedir a tus invitados que se vacunen y se hagan pruebas de COVID?

Han vuelto las reuniones y las fiestas, pero algunas personas todavía mantienen sus precauciones contra la pandemia.

Niño sonríe mientras la familia está atrás suyo cenando

fstop123/Getty Images

In English

Michelle Cromer se reunirá con amigos y familiares para celebrar el Día de Acción de Gracias por segundo año consecutivo. El año pasado, exigió a los invitados que se vacunaran contra la COVID-19, y hasta le retiró la invitación a su cuñada, que no estaba al día con sus vacunas en ese momento.

Este año no tuvo que preocuparse: sus 16 invitados están vacunados.

Cromer, de 62 años, residente de El Paso, Texas, dice que le incomodaría recibir a personas que no estén vacunadas y que se sentiría culpable si alguien que hubiera estado en su mesa se contagiara de COVID-19 y enfermara gravemente. “Me siento muy bien como anfitriona sabiendo que existe ese nivel de protección entre mis invitados, pero no puedo decir lo mismo de un invitado que no esté vacunado”, dice. “Y no quiero una responsabilidad de ese tipo”.

En años anteriores, el repetido aumento en los contagios de COVID-19 se interpuso en los planes de vacaciones de muchas personas. Sin embargo, a medida que las personas han empezado a reunirse de nuevo, los anfitriones están tratando de encontrar la estrategia más apropiada. Algunos han abandonado todas las precauciones, pero otros se preguntan si deben pedirles a los invitados que se vacunen o que se hagan las pruebas de COVID.

Michelle Cromer

Cortesía de Michelle Cromer

Michelle Cromer exige a sus invitados del Día de Acción de Gracias de este año que se vacunen.

“A medida que nos adentramos en la temporada de las fiestas, todavía no está claro si veremos otro aumento de contagios en el invierno, y si es así, cómo podría ser”, dice David M. Souleles, director del equipo de respuesta contra la COVID-19 de la Universidad de California, en Irvine, y director del programa de maestría en Salud Pública de esa universidad.

En general, dice, las personas se reúnen más este año que el anterior y usan menos las mascarillas, lo que crea oportunidades para la transmisión del virus. Y, en comparación con el año pasado, muchas les dan prioridad a las pruebas caseras en lugar de las pruebas PCR que se comunican a los funcionarios de salud pública. Eso significa que los recuentos actuales de casos en el país probablemente estén por debajo de la realidad, dice Souleles.

Cómo abordar el tema de la COVID en la temporada de fiestas

A pesar de que las condiciones han mejorado, algunos anfitriones de las fiestas preguntan por el estado de vacunación o exigen la realización de pruebas como requisito previo para volver a celebrar las fiestas como se hacía antes de la pandemia. La presencia continua del virus de la COVID-19 y todas sus variantes significa que hay que seguir tomando precauciones.

“Las medidas que puedes tomar para protegerte a ti y proteger a tu familia este año son las mismas que las del año pasado”, dice Souleles. Esto supone estar al día con las vacunas, entre las que se encuentra el refuerzo bivalente, que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las personas reciban dos meses después de la última dosis de la vacuna, ya sea una dosis final de la serie primaria o una dosis de refuerzo original. “Este refuerzo se dirige específicamente a las variantes BA.4 y BA.5, que circulan actualmente en Estados Unidos, además de la variante original”, dice Souleles.

Las precauciones son especialmente importantes en el caso de las personas mayores, dice la doctora Shira Doron, especialista en enfermedades infecciosas y epidemióloga hospitalaria del Tufts Medical Center de Boston.

“Especialmente si tienes más de 65 años o tienes enfermedades subyacentes, lo mejor que puedes hacer antes de ir a alguna reunión para celebrar las fiestas es asegurarte de que estás al día en tus vacunas contra la COVID”, dice Doron. Y aunque las vacunas no sean tan preventivas como antes, dice que siguen funcionando bien para evitar enfermarse gravemente. También recomienda vacunarse contra la gripe.

La otra buena noticia para quienes contraen COVID-19 es que ahora es más fácil el acceso a tratamientos (como el Paxlovid) que pueden ayudar a reducir la gravedad de los síntomas y el riesgo de hospitalización.

Hacerse las pruebas antes de una reunión puede contribuir a aliviar la ansiedad. Una prueba rápida de antígenos, dice Doron, detectará niveles más altos del coronavirus y revelará si alguien es muy contagioso. La prueba PCR es más sensible y detecta una carga viral más baja en una fase más temprana de la infección y puede realizarse unos días antes de la reunión. Aunque una prueba negativa no garantiza que alguien no sea portador del virus, añade una capa de seguridad, señala Doron.

Y si piensas organizar una reunión o asistir a alguna, siempre es mejor que sea al aire libre y no en interiores, si es posible, dice Souleles.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Comunica las expectativas con antelación 

Pero puede ser incómodo preguntarles a las personas su estado de vacunación o decirles a tus invitados que exiges que se hagan pruebas rápidas para asegurarse de que no tienen el virus. Si vas a ser el anfitrión en esta temporada de fiestas, informa a tus invitados con antelación de cómo piensas tomar precauciones contra el coronavirus.

El año pasado, Cromer envió un correo electrónico grupal a sus invitados en octubre pidiéndoles que respondieran con copias de sus tarjetas de vacunación. “Cuando lo hice, descubrí que mi cuñada, de hecho, no estaba vacunada. Así que tuve que retirarle la invitación”, dice Cromer.

La forma que le des a esa conversación puede influir en la manera en que respondan los invitados, dice la doctora Gail Saltz, profesora clínica adjunta de Psiquiatría en New York-Presbyterian Hospital/Weill Cornell Medicine y presentadora del pódcast How Can I Help? Ella sugiere enviar un correo electrónico grupal en el que se expongan las reglas.

“Explícales que es tu forma de protegerte, que esperas que lo entiendan y que comprendes si deciden no asistir”, dice Saltz.

Cuando Cromer les avisó a sus invitados el año pasado, utilizó lo que ella llama “el enfoque del sándwich”, empezó expresando su entusiasmo por las fiestas, explicó luego sus expectativas en relación con la COVID y terminó preguntando si los invitados deseaban algún plato en particular que ella pudiera ofrecer. “Así que no se trataba simplemente de decir: 'Muéstrame tu tarjeta de vacunación o no vengas'”, dice Cromer.

Si los invitados se resisten, vuelve a centrarte en ti y en tu preocupación por mantener la seguridad de todos, dice la Dra. Anisha Patel-Dunn, psiquiatra en actividad y directora médica de LifeStance Health. “Podrías plantear tus comentarios como [...] 'Me sentiría incómodo al acogerte y ponerte en riesgo sabiendo que no estás vacunado'”, explica.

Quizá las personas en riesgo opinen de manera diferente

Las personas inmunodeprimidas podrían tener que adoptar un enfoque más estricto.

Annie Sisk, de 56 años, de Binghamton, Nueva York, es vulnerable desde el punto de vista médico y vive con su hija. Este año, planean celebrar el Día de Acción de Gracias juntas en casa, sin invitados.

“No me siento cómoda dejando entrar a cualquier persona a nuestra casa, ya que la COVID definitivamente no ha terminado y muchas personas no han recibido todos sus refuerzos y muchas más se comportan de forma realmente problemática, como si el virus se hubiera desvanecido”, dice. “No me siento segura; tengo diabetes e hipertensión. Esas dolencias están controladas, pero no voy a correr riesgos”.

Doron les recomienda a las personas con factores de riesgo de contraer COVID-19 grave, como una enfermedad preexistente, que inicien la temporada de fiestas con un plan para hacerse pruebas y seguir un tratamiento para la COVID-19 si presentan síntomas.

“Eso significa tener pruebas a la mano; saber que es necesario repetirlas, ya que pueden dar un resultado negativo en los primeros días de los síntomas; saber si puedes usar Paxlovid (está contraindicado para las personas que toman ciertos medicamentos); y saber cómo lo vas a conseguir. Habla con tu médico antes de contagiarte”, dice.

Además, es una buena idea tomar precauciones adicionales con los seres queridos que están en mayor riesgo. En el 2021, Anne Lenholm, de 54 años, llevó a su hija a Florida para visitar a sus padres y a su abuelo de 101 años y celebrar Janucá. Se pusieron mascarillas en el avión y se hicieron pruebas de PCR al aterrizar y esperaron los resultados antes de ir a ver a la familia.

Este año, ella planea viajar otra vez con su hija, con una escala para ver de nuevo a sus padres y a su abuelo en Florida, y celebrar Janucá. “Vamos a visitar primero a la familia, con un protocolo parecido al que teníamos el año pasado”, dice. “Si mis padres y mi abuelo quieren abandonarlo, así lo haremos. De lo contrario, quiero asegurarme de que, con el aumento en números, no seamos nosotras quienes los contagien”.

Otras personas se consuelan con el hecho de haber sido vacunadas o haber estado expuestas y se reunirán con más confianza. El año pasado, David Hampshere disfrutó de una videollamada con sus hijos durante las fiestas; este año, está ilusionado por volver a salir a celebrar. Tiene planes de asistir a una cena en casa de una sobrina, seguida de un paseo por la playa. No todos los miembros de su familia están vacunados, pero al haber recibido su vacuna de refuerzo, Hampshere se siente protegido cerca de ellos.

“No les pido a quienes me rodean que se vacunen; yo me ocupo de mi propia salud y eso incluye las vacunas”, dice. “Sin embargo, me cuido manteniendo la distancia con los extraños siempre que es posible”.

Video: qué decir al preguntar si alguien está vacunado

Haz clic en CC para ver los subtítulos del video

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente el 11 de noviembre del 2021. Ha sido actualizado con nueva información. 

Nicole Pajer es una colaboradora que cubre temas de salud, cultura y entretenimiento. También ha escrito para The New York Times, Parade, Woman's Day y Wired.