Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo conversar respetuosamente sobre temas raciales

7 consejos de expertos para abordar conversaciones difíciles o incómodas.

Dos mujeres que usan mascarillas sostienen una conversación

MixMedia/Getty Images

In English | Hablar sobre temas raciales es difícil. Pero en meses recientes, las preocupaciones sobre el racismo y su impacto se han intensificado, y continúan saliendo a la superficie de nuestra conversación nacional. Entonces, ¿cómo logramos esas conversaciones de una manera constructiva?

La atención a las desigualdades en el entorno de la justicia social se acentuó con el asesinato de George Floyd en mayo a manos de un policía y se ha alimentado con los casos adicionales de asesinatos y disparos contra afroamericanos por parte de la policía. Estos incidentes han provocado protestas recientes en lugares como Kenosha, Wisconsin y Rochester, Nueva York. A medida que estos sucesos se han desencadenado, muchas personas en el país han hecho un esfuerzo por informarse más sobre el racismo y su impacto, y por hablar sobre estos temas, incluso cuando resulta incómodo.

Susan Goldberg, una mujer blanca de 58 años que vive en la ciudad de Nueva York, creció en una comunidad racialmente diversa en West Orange, Nueva Jersey, pero dice que los disparos, las protestas y la indignación en las redes sociales la han hecho reflexionar. Como fundadora y directora general de un negocio de consultoría de liderazgo, Goldberg habla sobre diversidad e inclusión en el trabajo, pero dice que también ha empezado a hablar más con familiares y amigos sobre estos temas.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


“Nunca había pensado en ponerme en los zapatos de otras personas y ver cómo sería eso para otros muy diferentes a mí, que hacían frente a prejuicios [contra ellas] simplemente por el color de su piel”, dice ella.

Esas conversaciones son una ruta hacia el aprendizaje y el crecimiento, dice Edna Kane-Williams, vicepresidenta sénior de Liderazgo Multicultural de AARP. “Nuestra capacidad de hablar unos con otros sobre el tema racial —de una forma que ilumina ambas perspectivas compartidas y nuestras diferencias— es tan vital para nuestro futuro”, afirma. “Tenemos que encontrar una forma de tener conversaciones respetuosas. Es la única manera de avanzar y sanar”.

La injusticia racial es un tema del que habla la gente

Este tipo de reflexión —y una necesidad de poder hablar sobre temas difíciles— trasciende razas y generaciones. Erica Coles, una mujer negra de 57 años, de Wilmington, Delaware, dice que cuando era niña siempre estaba consciente de la distinción de razas, pero no se tocaba mucho el tema dentro de su comunidad. Sus padres simplemente le enseñaron que tratara a todos de igual manera.

Ahora, el tema racial es un punto de conversación constante en su vida; incluso su nieto de 4 años ha preguntado sobre las acciones de la policía en altercados recientes. Él está empezando a comprender y escuchar noticias relacionadas con el racismo en la televisión, comenta. “Tú sabes, le tratas de explicar en términos que él pueda comprender”, dice Coles.

Coles y Goldberg están entre las casi 7 de 10 personas en EE.UU. que recientemente reportaron tener conversaciones sobre raza o igualdad racial, según una encuesta del Pew Research Center (en inglés). El 67% de los adultos entre 50 y 64 años reportaron haber tenido esas conversaciones con familiares o amigos, al igual que el 62% de los adultos mayores de 65 años. Esas conversaciones se están llevando a cabo en todas las razas: más del 60% de los adultos negros y asiáticos reportaron hablar con regularidad sobre raza, y el porcentaje fue de cerca del 50% entre los adultos blancos e hispanos.

Pero esas conversaciones —junto con conversaciones sobre otros temas divisorios, como la política— pueden ser difíciles. George Liles, un hombre blanco de 71 años, de Woods Hole, Massachusetts, que trabaja con temas relacionados con la diversidad e inclusión, dice que ha tenido desacuerdos con un amigo que tiene un punto de vista diferente. Los dos difieren en sus opiniones de cómo el racismo puede impedir el éxito futuro. 

Es el mismo caso para muchas personas, dice la psicóloga clínica Beverly Daniel Tatum. “Las personas evitan esta conversación en gran parte porque aprendieron a temprana edad que eso incomoda a la gente”, señala ella. Pero es una conversación importante, y hablar es una forma de avanzar.

Los expertos sugieren siete formas clave de abordar conversaciones sobre el racismo u otros temas difíciles:

1. Sé consciente de tus propios prejuicios

Todos abordamos las conversaciones sobre racismo a través de un lente distinto. “Realmente aportas tu experiencia personal y la forma en que has sido forzado a caminar por esta vida... cuando hablas sobre el tema racial”, dice Janerick Holmes, subdirectora de la red de justicia racial en el Shriver Center on Poverty Law.

No importa de qué raza seas, ese lente incluirá algún prejuicio, así que está consciente de las parcialidades personales que tienes, dice Holmes. Tu edad y la época en la que hayas crecido quizás también afecten cómo veas el papel que la raza desempeña en la sociedad, y eso ha cambiado a través de las décadas. Es importante analizar detenidamente tus ideas antes de empezar conversaciones, pero también debes permanecer abierto a escuchar otras perspectivas.

2. Establece pautas, límites y metas

Algo del temor y la incomodidad acerca de las conversaciones relacionadas con el tema racial se derivan de incertidumbres sobre hacia dónde pudiera llevar una conversación y cómo podría reaccionar la gente. Fijar pautas, límites y metas puede ser útil. Esas estrategias pueden ser tan sencillas como permitir que solo una persona hable a la vez o estar de acuerdo en que las conversaciones son confidenciales.

El psicólogo clínico Erlanger Turner sugiere crear un espacio seguro para que las personas sientan un amplio rango de emociones. “A veces, cuando la gente empieza a enojarse, quieres que no se enojen. Eso no es justo para nadie”, dice Turner. “Estas son respuestas emocionales naturales, por lo que no es sano tratar de ignorar esos sentimientos”.

3. Empieza con un punto en común

Trata de encontrar un libro, pódcast, artículo de noticias o película sobre el tema racial que ambos hayan visto o escuchado, y concentra la conversación en eso. Otra idea es que dos personas tomen una prueba de asociación implícita (en inglés), que se usa para medir las actitudes y creencias de una persona sobre varios temas, incluidos la raza, el peso y la sexualidad, y hablen sobre los resultados.

4. Enfócate en los hechos

Hablar sobre raza puede volverse emocional, y aunque las emociones cuentan, los hechos pueden ser una forma útil de examinar conversaciones sobre el racismo estructural e institucional. Esto no significa que no habrá desacuerdos, pero como base para centrar las conversaciones, empieza con los datos, como por ejemplo, las discrepancias raciales en las muertes relacionadas con el embarazo, o las normas y reglamentos que discriminan a las personas de color, como la prohibición de ciertos estilos de peinado en el trabajo o la escuela.

5. Se puede estar en desacuerdo en algunos casos

Debes saber que las conversaciones sobre raza quizás no siempre terminen en un acuerdo. En el caso de Liles, él y su amigo han llegado a un lugar donde están de acuerdo en no estar de acuerdo. “Algunas personas no están tratando de escuchar”, añade Holmes. “Si alguien no quiere hablar sobre raza, si alguien simplemente es totalmente inamovible, entonces quizás es ahí donde quiere estar”.

6. Usa afirmaciones con “SSS”

Expresar tus sentimientos sobre raza y cómo han evolucionado con el tiempo puede evocar emociones fuertes. Tatum recomienda usar afirmaciones con “SSS”: exprésate diciendo “yo Sentía… ahora Sé… entonces ahora Siento”. Esta estrategia puede ser útil porque el enfoque está en tus sentimientos, entonces es menos probable que las afirmaciones provoquen una actitud defensiva.

Como ejemplo, Tatum, quien es negra, dice que anteriormente sentía que las conversaciones raciales eran mal vistas y que era mejor no distinguir entre colores. Pero su enfoque ha evolucionado a un esfuerzo de ser antirracista, que para ella significa reconocer y comprender el racismo y después trabajar arduamente para desmantelarlo.

7. Escucha activamente

Muchos de nosotros quizás admitamos que en algún momento u otro estamos tan enfocados en nuestro siguiente comentario en una conversación que apenas escuchamos lo que dice la otra persona.

Especialmente en conversaciones raciales, puede ser fácil escuchar —y resaltar— ciertos temas candentes y usarlos como excusa para ponerse a la defensiva o interrumpir a la gente. “Tienes que resistir eso y dejar que la gente termine de expresarse”, dice Holmes.

Lo que la persona está tratando de explicar podría ser inesperado, y podrías perdértelo si no escuchas con atención. “¿Qué tal si algo hermosamente articulado va a venir al final, donde empezarás a ver a esta persona desde un ángulo completamente distinto?”, agrega él. “Tienes que dejar que esos momentos sigan su curso”.

Sugerencias de expertos para iniciar la conversación

1. Habla sobre tu primer recuerdo conectado al tema racial. ¿Qué aprendiste de esa experiencia?

2. ¿Qué estereotipos has escuchado que se aplican a tu raza u origen étnico? ¿Cómo te afecta eso o cómo afecta tu perspectiva?

3. ¿Qué piensas sobre el estado de la justicia racial en EE.UU. actualmente?

4. Después de leer/ver/escuchar un libro, película, artículo o pódcast sobre el tema racial, ¿qué sobresale para ti?

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.