Skip to content
 

Plantas que decoran… ¡y curan!

Consejos para escoger plantas con propiedades medicinales y cualidades estéticas.

Plantas ornamentales y medicinales – manzanilla, lavanda y aloe vera –

Foto: Michael Rosenfeld/Getty Images

El uso de plantas y hierbas medicinales se remonta a muchos siglos atrás, y entre las culturas que han mantenido esta tradición viva se encuentra la latina. De hecho, un estudio encargado por AARP en el año 2010 sobre el Uso de suplementos y remedios a base de hierbas entre hispanos mayores de 45 años concluyó que el 62 % de los encuestados las usaba ocasionalmente. La mejor prueba de nuestra afición a las hierbas y plantas curativas son las innumerables botánicas o ‘hierberías’ que se pueden ver en nuestros barrios.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Pero a pesar de los potenciales beneficios de estas plantas y hierbas, no todas son inofensivas y algunas pueden provocar reacciones alérgicas, complicar ciertas condiciones médicas o interferir con algunos medicamentos. Lo más recomendable, por tanto, es consultar siempre con tu doctor antes de utilizar cualquier planta o hierba con fines medicinales.

Cuatro plantas para cultivar y decorar

Ya sea para tratar dolores, calmar los nervios o tonificar el cuerpo, son muchas las hierbas y plantas medicinales que almacenamos en nuestra despensa. ¿Pero haz pensado en tenerlas frescas, a la mano y decorando tu cocina o jardín? Aquí te ofrezco unos consejos para cultivar algunas de las plantas medicinales más cotizadas.

Romero: Es una planta aromática conocida por sus poderes analgésicos, antiinflamatorios y desinfectantes. El color cambiante de sus hojas y las flores que nos regala cada primavera y verano hacen que resulte muy decorativo en una maceta en la cocina o creciendo en el jardín. A la hora de cultivarlo, es recomendable ubicarlo en una zona soleada y en un suelo con buen drenaje. Recuerda que en la etapa de crecimiento, requiere poco riego.

Lavanda: El nombre engloba muchas variedades diferentes, pero la lavanda inglesa, la francesa y la española son las que más se usan. Conocidas por su bello color y su delicioso aroma, de ellas se extrae uno de los aceites esenciales más populares. La lavanda se ha usado durante años como un relajante natural y es por tanto muy útil para combatir la ansiedad, el insomnio y los dolores de cabeza. Es también muy efectiva como desinfectante y para tratar problemas respiratorios. El drenaje es fundamental en el cultivo de esta bella planta, que no requiere un riego excesivo y es muy resistente a la sequía. La lavanda inglesa se usa también para cocinar (usa un tercio menos si la utilizas seca en lugar de fresca).

Girasol: Decorativa e inconfundible, la flor del girasol dará nueva vida y personalidad a cualquier jardín. Son muy fáciles de cultivar si se comienza con simples semillas ya que lo único que necesitan es recibir abundante sol y riego frecuente. Entre sus propiedades curativas se encuentran el ser un buen diurético y expectorante. El aceite de girasol que se obtiene de sus semillas, contiene grasas no saturadas y es ideal para las personas que buscan rebajar el nivel de colesterol.

Aloe vera: Existen cientos de especies de aloe, pero la conocida como sávila o aloe vera es el más popular por sus poderes curativos. Es una de las plantas que no falta en los hogares latinos por su eficacia en el tratamiento de las quemaduras leves. Seguro que alguna vez haz comprobado cómo alivia a una quemadura el ponerle encima un poco de la gelatina de la hoja. ¡Es una de las mejores formas de calmarla! Sirve también para cicatrizar heridas. El aloe vera es muy sensible al clima frío, así que a no ser que vivas en una zona muy templada, lo mejor es dejarla en la maceta y ponerla cerca de una ventana por la que entre abundante sol. Durante los meses de verano, saca la maceta afuera.

Cuatro hierbas que no deben faltar en la cocina latina

Cilantro: Prefiere las áreas frescas y húmedas y debe plantarse en primavera. Cosecha las hojas cuando la planta haya alcanzado una altura de unas 6 u 8 pulgadas (unos 13 o 14 cm) y las semillas (conocidas como coriandro o coriander en inglés) cuando empiecen a secarse. Una cualidad medicinal sobresaliente: es un eupéptico, ya que facilita la digestión.

Orégano: Fácil de cultivar si se empieza con simples semillas. Se deben plantar a pleno sol en un suelo con buen drenaje. Como con la mayoría de las hierbas, sus hojas alcanzan el máximo sabor justo antes de florecer. Comienza a cosechar las hojas cuando la planta haya alcanzado una altura de 4 o 5 pulgadas (unos 10 o 12 cm). Una cualidad medicinal sobresaliente: es un buen antioxidante.

Tomillo: Considerado una hierba mediterránea, se usa cada vez más en la cocina latina. Crece muy bien en condiciones secas y soleadas y su delicado sabor es el complemento perfecto del ajo, los tomates y el aceite de oliva. El mejor consejo para cultivar tomillo es dejarlo crecer sin demasiados cuidados y cortar simplemente lo que necesite para la receta. Una cualidad medicinal sobresaliente: es un gran aliado contra el asma y también combate las infecciones respiratorias.

Hierbabuena: Pertenece a la familia de la menta y resulta muy aromática. La puedes cultivar en el jardín en una zona semisoleada y un suelo húmedo, pero es una planta muy invasora. Si temes que se extienda demasiado en tu jardín, manténla mejor en una maceta. Úsala para cocinar o añade sus deliciosas hojas a un té o a una limonada fresca. Una cualidad medicinal sobresaliente: es buena para tratar los dolores de cabeza y las migrañas, disminuir el estrés y la ansiedad.

Propiedades de tres plantas medicinales

Manzanilla: Esta planta perenne de intenso e inconfundible aroma se usa mucho para tratar el insomnio, calmar los nervios y aliviar el dolor de estómago. Es también muy efectiva contra la inflamación si se aplica con compresas sobre la zona que esté inflamada, o bien como alivio contra las alergias.

Tilo: Procede del tilo, un árbol que crece en zonas templadas, y es uno de los remedios que ya usaban los aztecas como tranquilizante y para calmar las molestias menstruales y digestivas. También se considera efectiva en la mejora de la circulación y en el alivio de los síntomas relacionados con los catarros.

Cola de Caballo: Esta planta perenne tiene un tallo que se asemeja a la cola de un caballo y se usa mucho como diurético y para aliviar problemas relacionados con las vías urinarias. Se le atribuyen también poderes antiinflamatorios por lo que son muchos quienes la usan también para tratar el reuma, la artritis y otras enfermedades similares.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto