Skip to content
 

6 renovaciones simples para cuando alguien necesita atención inmediata en casa

Una caída, una enfermedad o un problema médico pueden llevar a hacer pequeños arreglos de seguridad y accesibilidad.

Hijo adulto reconforta a su padre quien sufre de demencia

Monkeybusinessimages/Getty Images

In English

Nancy Loud, de 86 años, ha vivido en su casa de Arlington, Massachusetts, casi seis décadas y no tiene planes de mudarse. Pero cuando se cayó un día al salir de la ducha, se dio cuenta de que tenía que hacer algunas mejoras por su propia seguridad.​

​“Cambió drásticamente la forma en que percibía mi casa”, admite.

En vez de instalar una ducha a nivel del suelo, agregar un baño completo en la planta baja o invertir en otras renovaciones importantes, Loud se concentró en simples y pequeñas renovaciones; contrató a una persona para instalar barras de agarre en la ducha, compró una silla para la ducha, elevó el asiento del inodoro y pidió presupuestos para una silla elevadora para escaleras para acceder al piso superior. Loud considera que estos arreglos fáciles la ayudaron a conservar su independencia.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Hacer modificaciones en la vivienda es un tema común para el 77% de los adultos mayores de 50 años que quieren permanecer en su hogar durante mucho tiempo, según la última encuesta de AARP.

Ya sea que hayas comenzado a sentirte algo inestable o que un ser querido haya sufrido una lesión que requiere ajustes adicionales, estos seis arreglos, fáciles y rápidos, pueden hacer que tu hogar sea más seguro y accesible sin necesidad de efectuar grandes renovaciones.

1. Agrega barras de agarre

Ducha con barras de apoyo para personas discapacitadas

NAZDRAVIE/GETTY IMAGES

Las caídas son la causa principal de lesiones en los adultos mayores de 65 años, y las superficies enjabonadas, mojadas y resbaladizas del baño aumentan el riesgo. Instalar barras de agarre en el baño puede ayudar, dice Kurt Clason, presidente de Clason Remodeling Company y especialista certificado en envejecimiento en el hogar a través de la National Association of Home Builders Remodelers.​

Además de instalar barras de agarre en la ducha, considera agregarlas también alrededor del inodoro.

​“Si tienes problemas de equilibrio, las barras de agarre pueden ayudarte a levantarte o, en el caso de los hombres, a mantenerse estables mientras están de pie”, agrega Clason.

También sugiere comprar una silla para la ducha, un asiento elevado para el inodoro y un duchador de mano para aumentar la seguridad en el baño. Loud compró esos artículos por internet y los recibió directamente en su casa.

2. Cambia las manijas de las puertas

Persona repara el pomo de la puerta

IKVYATKOVSKAYA/GETTY IMAGES

Ciertos trastornos, como, por ejemplo, un derrame cerebral, la neuropatía periférica o la fatiga crónica —o incluso tomar ciertos medicamentos— pueden debilitar los músculos y hacer que resulte difícil girar las manijas de las puertas, internas o externas. Clason sugiere instalar picaportes en vez de los pomos redondos tradicionales.

​“Tal vez no tengas fuerza suficiente para tomar una manija redonda y hacerla girar”, dice. “Con un picaporte, puedes usar el codo o incluso la cadera para abrir la puerta”.​

Colocar picaportes es un proyecto simple que puedes hacer tú mismo: primero desatornillas las manijas viejas (deja intacta la placa de metal que rodea el orificio donde se conecta la cerradura) y luego atornillas los picaportes nuevos.

3. Cambia de lugar los muebles

Es posible que, si se produce una lesión repentina que dificulta el uso de las escaleras, sea necesario convertir en dormitorio un cuarto de estar o algún otro espacio en la planta baja.

​Para que un dormitorio en la planta baja sea lo más cómodo y seguro posible, la Dra. Elena Volpi, directora del Sealy Center on Aging en la División de Medicina de University of Texas, en Galveston, sugiere quitar las alfombras pequeñas para evitar tropezones y agregar luces nocturnas para las idas al baño en mitad de la noche. Asegúrate de quitar los muebles —mesas auxiliares, bancos, banquetas o accesorios para almacenar cosas, por ejemplo— del camino que conduce al baño.

4. Cambia la cama

La posibilidad de elevar la cabeza o los pies —o ambos— puede ayudar con el dolor de espalda, de cadera o de rodilla y hacer más fácil la respiración en el caso de trastornos como la insuficiencia cardíaca congestiva. También puede ayudar a reducir la hinchazón de los edemas, dice Volpi.

En la mayoría de los casos, las camas ajustables que se venden en las tiendas de muebles son suficiente, pero ciertos problemas de salud podrían requerir una cama de hospital.

​“Tal vez sea necesaria una cama de hospital… si corres el riesgo de caerte de la cama o tienes úlceras por presión y necesitas un colchón especializado y más opciones para cambiar de posición o para inclinar la cama en su totalidad”, explica.​

Tendrás que comprar o alquilar una cama de hospital a través de una agencia de salud en el hogar o de otro proveedor aprobado. Es posible que el seguro cubra el costo.

Agregar barandillas a tu cama actual también puede proveer un apoyo adicional y tranquilidad. Puedes comprar o alquilar las barandillas a través de empresas de suministros médicos, dice Volpi.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


5. Instala una rampa

Construir una rampa de madera para sillas de ruedas puede ser un proyecto grande que requiera la obtención de permisos municipales y horas de trabajo. Si necesitas instalar rápidamente una rampa para acceder a la puerta de entrada con una silla de ruedas o un andador, las rampas de aluminio son una buena alternativa.

​“Son excelentes para emergencias”, dice Clason. “Se colocan rápido y son muy estables”.​

A menudo puedes alquilarlas y, según los códigos de edificación locales, tal vez no necesites obtener un permiso para la instalación, ya que no es una estructura permanente. Eso también significa que puedes plegar la rampa con facilidad para devolverla cuando ya no es necesaria.

Lleva algo más de tiempo...

6. Invierte en una silla mecánica para escaleras

Hombre sentado en una silla elevadora en las escaleras de su casa

STEVE CICERO/GETTY IMAGES

Loud sabe que una silla mecánica o salvaescaleras es la forma más segura de desplazarse desde la planta baja de su casa hasta el primer piso y está evaluando a distintos contratistas para instalar una.

​“No es tan costosa como podrías pensar”, dice.​

Este simple proyecto de construcción también puede prolongar tu capacidad de permanecer en tu hogar.

“Las sillas mecánicas son otra opción para mantener la independencia de las personas que no pueden subir o bajar escaleras o no pueden convertir una habitación de la planta baja en dormitorio”, dice Volpi. “El objetivo de hacer el hogar más seguro y accesible es poder pasar la vejez en el hogar”.​

Melissa Rayworth es una colaboradora cuyo trabajo se ha publicado en diversos medios, entre ellos, Associated Press. También es consultora en comunicaciones para fundaciones y organizaciones sin fines de lucro.