Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Retornan los "jardines de la victoria" de la época de la guerra

Los huertos de hoy producen frutas y verduras frescas para los vecinos necesitados.

Patio trasero con cultivo de vegetales y flores

Gay Bumgarner / Alamy Stock Photo

In English | Eve Greenfield lleva más de diez años cultivando hortalizas. Durante la temporada de cultivo del 2020, en plena pandemia, Greenfield, de 52 años, construyó varios planteros elevados en su patio de Chicago y los llenó de vegetales como col rizada, tomates, pimientos y calabacines.

"Me lancé a la horticultura para dejar de obsesionarme con todo lo que estaba sucediendo en el mundo", recuerda.

Poco después, Greenfield empezó a cosechar más frutas y verduras de las que podía consumir. Entonces se le ocurrió una solución: instalar una mesa en Drake Gardens, un centro de horticultura comunitaria, con un cartel escrito a mano que dijera "vegetales gratis", con la idea de regalarlos a familias necesitadas.

Otros horticultores también donaron cosechas de sus propios jardines de la victoria. La tienda improvisada de frutas y verduras abría todos los sábados por la mañana entre julio y octubre, y se donaban 60 libras de frutas y verduras frescas a la semana.

Mujer regala productos de su jardín

Cortesía Eve Greenfield

Eve Greenfield regala las verduras que le sobran de su huerto.

"Pensé: 'si los jardines de la victoria produjeron una gran proporción de la alimentación de la población durante la Segunda Guerra Mundial, ¿por qué no hacer lo mismo ahora?'", recuerda.

Los horticultores se unen a la iniciativa

La horticultura ha ganado mucha popularidad durante la pandemia. Un nuevo informe de la National Gardening Association revela que, en Estados Unidos, 18 millones de personas se aficionaron a la jardinería en el 2020, y la horticultura fue el segmento de la jardinería que creció con mayor rapidez. En Instagram, el hashtag #victorygarden se ha mencionado en 146,194 publicaciones (y sigue sumando).

Ha aumentado el interés por la horticultura y, al mismo tiempo, la demanda de alimentos también ha aumentado. La pandemia ha disparado la inseguridad alimentaria: Feeding America calcula que 42 millones de personas perderán el acceso constante a la alimentación (en inglés) en Estados Unidos en el año 2021.

En el 2020, el National Garden Bureau impulsó el movimiento Victory Gardens 2.0 (en inglés) para instar a más personas a cultivar sus propios alimentos. Esta iniciativa tuvo mucho éxito durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se plantaron alrededor de 20 millones de "Victory Gardens" (jardines de la victoria) en patios, salidas de incendios, balcones y tejados, que produjeron el 40% de todos los vegetales consumidos en Estados Unidos.

A diferencia de las iniciativas de huertos caseros impulsadas durante la guerra, los jardines de la victoria modernos no forman parte de ningún programa de jardinería nacional. Por el contrario, los horticultores se van sumando espontáneamente a iniciativas de base para promover la seguridad alimentaria y ayudar a sus vecinos.

"Los huertos son una estrategia magnífica para contribuir a la seguridad alimentaria de la comunidad", señala Rose Hayden-Smith, historiadora de alimentación y autora de Sowing the Seeds of Victory: American Gardening Programs of World War I. "Al sumar pequeñas contribuciones [de horticultores particulares], el impacto puede ser enorme".

Movimiento nacional, alimentos locales

Jardín exterior con plantas de varias alturas

Cortesía Eve Greenfield

Eve Greenfield aprovecha al máximo el espacio de su huerto.

Los jardines de la victoria también han sido una opción popular para aquellas personas que desean tener acceso a frutas y verduras frescas sin pasar por el supermercado. Al principio de la pandemia, el 73% de la población salía menos a comprar, y más de un tercio comía menos frutas y verduras y más alimentos procesados, según C+R Research.

"Un buen huerto productivo genera una gran cantidad de alimentos", comenta Dave Whitinger, director ejecutivo de la National Gardening Association. "Cuando cultivas [vegetales] en casa, no tienes que comprarlos en la tienda".

Novella Carpenter, profesora adjunta de Agricultura Urbana en University of San Francisco y empleada/propietaria de BioFuel Oasis, una tienda especializada en horticultura urbana de Berkeley, California, ha sido testigo de cómo la horticultura reúne a la comunidad.

"Están apareciendo muchas mesas con vegetales gratuitos en la comunidad", explica. "Tener un huerto te anima a compartir".

Además de las mesas de donaciones de alimentos, Carpenter ha observado que los intercambios de semillas, esquejes y vegetales entre horticultores están proliferando. Esta tendencia genera un sentido de comunidad, y los eventos brindan acceso a frutas y verduras frescas a toda la comunidad y aportan diversidad nutricional, todo ello gracias a los horticultores locales.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los horticultores que cosechan más vegetales en sus jardines de la victoria que los que consume su familia pueden donar lo que les sobra. Hayden-Smith recomienda llamar a los bancos de alimentos locales o regionales y a las iglesias con programas de donación de alimentos para preguntar cuáles son las normas para donar frutas y verduras frescas. Carpenter anima a los horticultores a organizar ventas de plantas e intercambios de cultivos para introducir más alimentos frescos en las comunidades locales.

Este año, Greenfield tiene grandes planes para su huerta. Compró más semillas y plantas para cultivar (y donar) incluso más frutas y verduras esta temporada. Y alienta a los demás a hacer lo mismo. Varios miembros de su grupo local de horticultura, que pasó de 400 a 1,300 miembros durante la pandemia, se han comprometido a sembrar y donar sus cosechas para ayudar a combatir el hambre.

"Plantar vegetales en un pequeño rincón de tu jardín puede determinar si una persona de tu comunidad puede acceder a frutas y verduras frescas o no", señala. "[El año pasado] tuvimos muchos visitantes que regresaban, y me gusta pensar que unas cuantas familias de nuestra comunidad obtuvieron muchas frutas y verduras gracias a nuestros jardines de la victoria".

Jodi Helmer es una colaboradora que cubre temas de jardinería, salud y medioambiente. También ha escrito para Scientific AmericanNational Geographic Traveler y NPR.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.