Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

¿Se esconden toxinas en tus ollas y sartenes?

Algunos artículos de cocina son más seguros que otros. Descubre por qué.

Una sartén usada

Anthony Boulton / Getty Images

In English | Si abres los estantes de la cocina en cualquier hogar, lo más probable es que te topes con una mezcla de artículos de cocina como productos antiadherentes y productos de cerámica y de acero inoxidable.

Pero los expertos en medicina dicen que los artículos con los que cocinas pueden afectar algo más que el resultado crujiente o quemado de tu comida. Algunos materiales de los sartenes, las ollas y las fuentes para hornear tienen el potencial de exponerte a ti y a tu familia a toxinas.

Los humos insalubres o la filtración de metales en los alimentos con el tiempo pueden dañar los órganos, dice la doctora Elizabeth Bradley, directora médica de Medicina Funcional de Cleveland Clinic.

"Los artículos de cocina contienen ciertas toxinas que podrían enfermarnos o, con el tiempo, crear potencialmente condiciones en nuestro organismo que tal vez resulte difícil desintoxicar", explica Bradley.

Y aunque algunas de estas sustancias químicas podrían no filtrarse en los alimentos a niveles lo suficientemente altos como para causar un daño de por sí, Bradley indica que es la acumulación de toxinas lo que puede resultar preocupante. "Recibes una parte a través de, digamos, el teflón [un revestimiento antiadherente], pero también te llega a través de muchas otras cosas, como los cosméticos" o las palomitas de maíz de microondas, explica, y añade que ella trabaja para ayudar a sus pacientes a disminuir la "cantidad total de toxinas".

La buena noticia es que muchas de estas toxinas pueden evitarse si se aplican las mejores prácticas y se realizan algunos cambios. Utiliza esta guía para priorizar los artículos de cocina más saludables.

Materiales a los que debes prestar atención

Aluminio: los cocineros caseros suelen optar por sartenes y moldes de aluminio desechables para pan o pastelillos. Sin embargo, estas opciones de un solo uso pueden aumentar el riesgo de exposición al aluminio, el cual puede filtrarse del papel de aluminio o de los artículos de cocina a los alimentos, dice la doctora Deanna Minich, quien forma parte de la junta directiva de la American Nutrition Association y es profesora en el Institute for Functional Medicine y en University of Western States. Un estudio descubrió que hornear la carne en papel de aluminio aumentaba la concentración de aluminio de las carnes rojas y blancas hasta en un 378%.

Aunque el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios señala que "no hay riesgos evidentes para la salud del consumidor por el uso de papel de aluminio para cocinar carnes", la organización reconoce que consumir comidas preparadas en papel de aluminio, junto con la exposición a fuentes adicionales de aluminio, puede conllevar un riesgo para la salud.

Teflón: algunas sartenes antiadherentes están selladas con un revestimiento de teflón que puede contener PFOA (ácido perfluorooctanoico) o PTFE (politetrafluoroetileno), que pueden generar vapores tóxicos cuando se calientan. Estos vapores tóxicos pueden causar lo que se conoce como "fiebre por vapores de polímeros". Los síntomas incluyen dificultad para respirar, fiebre y dolor de garganta. "Cuando [el teflón] se calienta a altas temperaturas, los vapores que se generan pueden en verdad enfermar a las personas", dice Bradley.

Utensilios de cocina junto a una estufa

Eric Audras/Getty Images

Ve más allá de las ollas y sartenes

A la hora de buscar prácticas de cocina seguras, aquí tienes otros consejos para considerar.

1. Pon atención a los utensilios

Algunas espátulas y cucharas para mezclar también pueden contener toxinas. Los utensilios de plástico pueden contener Bisfenol-A (BPA) y otros disruptores hormonales, que pueden filtrarse en los alimentos al cocinar. Y solo porque algo no tenga BPA, no significa que sea más seguro.

"El BPA es bisfenol-A, y muchas veces, cuando se elimina, se sustituye por bisfenol-S (BPS) o F (BPF), que pueden tener propiedades de disrupción endocrina u hormonal tan o más fuertes que las del BPA", dice Tonya Harris, experta en toxinas ambientales.

Ten en cuenta que los utensilios de metal pueden rayar las sartenes, lo que creará más oportunidades potenciales de que los productos químicos se filtren en los alimentos. "Personalmente, uso utensilios de madera para cocinar", dice el doctor Steven Gundry, cirujano cardiotorácico y autor de The Longevity Paradox: How to Die Young at a Ripe Old Age. Harris dice que la silicona puede ser una buena opción si se utilizan versiones de buena calidad y grado alimentario.

2. Enciende el extractor de aire

Dado que cocinar con sartenes antiadherentes cargadas de productos químicos puede producir vapores nocivos, es una buena idea encender el ventilador de extracción cuando cocines. El extractor también puede ayudar a disipar el humo o el gas de la cocción a fuego alto.

3. Utiliza papel encerado

Si no puedes encontrar una bandeja para hornear que no sea tóxica o no estás seguro de si la tuya contiene productos químicos nocivos, Bradley sugiere forrarla con papel encerado antes de poner los alimentos encima. "Eso minimizará la absorción de los productos químicos", dice.

4. Evita los envases de comida para llevar

Los expertos como Gundry advierten que los envases de comida para llevar hechos de espuma o plástico suelen contener disruptores endocrinos. Incluso los envases de papel pueden tener un revestimiento plastificado que contiene algunas toxinas, dice.

"Cuando tengas dudas y tengas que pedir comida para llevar, lleva tus propios envases de vidrio de casa y traslada [la comida] inmediatamente".

5. ¿Usas el microondas? No calientes la comida en recipientes de plástico

Definitivamente, esto no es aceptable, dice la doctora Elizabeth Bradley, directora médica de Medicina Funcional de Cleveland Clinic.

DuPont, uno de los principales fabricantes de teflón, eliminó los PFOA en el 2013, pero sería buena idea deshacerse de las sartenes antiadherentes que han estado en el armario ocho años o más.

Ollas y sartenes que debes desechar

Para reducir la exposición a las toxinas, trata de eliminar de los armarios los artículos de cocina que contengan los materiales mencionados anteriormente. Pero no tienes que deshacerte de todas las sartenes a la vez.

Elige una o dos sartenes antiadherentes —las que más uses— y sustituye esas primero por una opción más segura, dice Tonya Harris, una galardonada experta en toxinas ambientales y autora del próximo libro The Slightly Greener Method. Empieza por hacer un inventario de lo que tienes y considera la posibilidad de sustituir estos artículos:

Sartenes astilladas o rayadas: cuando las sartenes se mellan o se rayan, el revestimiento de la superficie resulta afectado, lo que facilita la filtración de posibles toxinas en los alimentos, dice Bradley. "Si una sartén tiene recubrimiento de teflón y usas un utensilio de metal o un cuchillo sobre ella, en el momento en que la cortas estás aumentando la exposición", dice Bradley. Y las sartenes de acero inoxidable muy rayadas pueden exponerte al cromo y al níquel, los que en cantidades más elevadas pueden causar problemas de salud como la dermatitis, especialmente en quienes tienen sensibilidad al níquel.

Artículos de cocina viejos: algunas ollas y sartenes de acero inoxidable viejas o muy quemadas pueden permitir la filtración de productos químicos en los alimentos. Y si buscas sartenes antiadherentes en ventas de garaje o en tiendas de segunda mano, debes saber que pueden contener teflón. En general, es mejor optar por artículos de cocina más nuevos cuando se sustituye una sartén.

Sartenes antiadherentes que no tienen las etiquetas "PTFE-free" y "PFOA-free": si una sartén antiadherente está fabricada con los nuevos materiales ecológicos que no contienen PTFE ni PFOA, es potencialmente mejor. ¿Una sartén que solo dice "antiadherente" y no ofrece ningún tipo de descripción? Es probable que no la quieras.

Materiales más seguros

Batería de cocina de cerámica: esta se ha convertido en una de las opciones de cocina más populares y seguras, y Bradley recomienda este material a sus pacientes. Por otra parte, algunas marcas de artículos de cocina tienen productos antiadherentes, pero están fabricados con revestimientos que no contienen teflón.

No obstante, es importante señalar que la investigación sobre estos nuevos materiales también es reciente, dice Minich.

"Muchos fabricantes han recurrido a otras sustancias para crear artículos de cocina antiadherentes, pero se desconoce si algunas de estas sustituciones son realmente más seguras que el PFOA", afirma Minich. "Tendremos que esperar a que se realicen más investigaciones para determinar si realmente son seguras".

Hierro fundido: por lo general, se considera uno de los metales más seguros para los artículos de cocina. "Aunque el hierro puede filtrarse en los alimentos, suele hacerlo en pequeñas cantidades", explica Minich. Sin embargo, si padeces una enfermedad llamada hemocromatosis (también conocida como sobrecarga de hierro), "esa es una situación en la que no deberías cocinar con una sartén de hierro fundido", dice Bradley.

Acero inoxidable: otra opción que, en general, es segura. Sin embargo, los expertos señalan que lo ideal es abstenerse de cocinar alimentos ácidos, como salsa de tomate, en este tipo de sartenes. "El acero inoxidable puede contener algunos metales pesados, como níquel y cromo, que pueden filtrarse, especialmente al cocinar alimentos ácidos", explica Minich. Simplemente, asegúrate de buscar una sartén de acero de alta calidad y evita rayarla para reducir el riesgo. Josh Axe, un doctor quiropráctico, doctor certificado en medicina natural y nutricionista clínico, recomienda comprar ollas y sartenes de acero inoxidable en la versión de grado alimentario.

Vidrio: Bradley es un fanático del uso de los recipientes de vidrio aptos para el horno para cocinar cosas como el pollo u hornear brownies. Cuando se trata de materiales para cocinar, "el vidrio es uno de los mejores, si no el mejor", dice. Lee la etiqueta y asegúrate de elegir un vidrio sin plomo.

Ten en cuenta que "no hay artículos de cocina perfectos", señala Harris. Y una forma de minimizar el riesgo de exposición a cualquiera de los factores anteriores es rotar los artículos con los que cocinas. "Ten un par de tipos diferentes para no usar la misma sartén con la misma exposición (como al níquel o al hierro), y alterna la cocción con ellas", sugiere.

Nicole Pajer es una colaboradora que cubre temas de salud, cultura y entretenimiento. También ha escrito para The New York Times, Parade, Woman's Day y Wired.