Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Trabajarás desde casa a largo plazo? Moderniza tu espacio laboral

Encuentra un nuevo lugar, actualiza los equipos, organízate y ponte cómodo.

Imagen de un hombre sonriente que sostiene sus lentes mirando a su computadora portátil

Jack Frog / Alamy Stock Photo

In English | Cuando golpeó la pandemia del coronavirus, los trabajadores se apresuraron a trasladar su vida profesional de la oficina al hogar. Eso significó instalarse en la mesa de la cocina, sentarse en una silla plegable, entrecerrar los ojos ante la pantalla de una computadora portátil durante horas y tratar de desconectarse de las actividades domésticas que transcurrían a su alrededor.

Ahora que muchos empleados saben que estarán en casa más tiempo del esperado, es hora de arreglar el espacio laboral. Crear una oficina en casa más permanente y productiva comienza con la elección del espacio adecuado, para luego hacer ajustes ergonómicos y tecnológicos. “Nadie sabe... cómo será esto a largo plazo”, dice la diseñadora de interiores de Los Ángeles Peti Lau. “La gente está dispuesta a invertir en la compra de mejores muebles y reorganizar su espacio”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Un hombre sentado en su oficina en el sótano de su casa

Getty Images

Robb Wright trabaja en su oficina improvisada, en el sótano, al principio de la pandemia.

Al comienzo de la pandemia, Robb Wright, de 53 años, de Takoma Park, Maryland, se encontró de repente trabajando junto a una lavadora, con la computadora portátil haciendo equilibrio sobre una bandeja de TV, para separarse de un familiar expuesto a la COVID-19. Más tarde, se instaló en su dormitorio, mientras su esposa trabajaba en el sótano y sus hijas adolescentes pasaban clases virtuales o a distancia en otras partes de la casa. Pero a los pocos meses, todos hicieron cambios. “Todos nos hemos mudado a diferentes áreas y hemos modificado la forma de vivir y trabajar”, cuenta.

La esposa de Wright trasladó su espacio de trabajo a la habitación de huéspedes, y él tomó su lugar en el sótano. “Tengo un escritorio real, en lugar de uno improvisado en el dormitorio”, reconoce. “Eso ayuda a separar la vida laboral y familiar. No es que te acuestas en la cama y ves la computadora del trabajo todo el tiempo”.

Encuentra un lugar de enfoque

Ahora es el momento de invertir en una silla de oficina o repensar dónde debería estar el escritorio. Eso puede significar despejar un dormitorio extra o usar técnicas de diseño para hacer que las habitaciones sirvan para propósitos múltiples.

Cómo mejorar tu oficina 

1. Redefine el lugar donde trabajas. Busca un sitio con luz natural, de ser posible.

2. Mejora la ergonomía con una silla con soporte lumbar, o prueba un ratón externo y un monitor a la altura adecuada.

3. Si trabajas en una habitación de usos múltiples, los divisores y las alfombras de área pueden dividir el espacio en secciones.

4. Si tu oficina está en tu dormitorio, haz la cama y usa pistas visuales para cambiar de marcha.

Además, considera un espacio con luz natural y una ventana. En un informe se descubrió que los espacios de trabajo con características naturales (en inglés) llevaban a un 15% de aumento en el bienestar general, un 6% de aumento en la productividad y un 15% de aumento en la creatividad. Una infusión de luz natural también puede prevenir el cansancio de la vista.

Lo que buscas es “un lugar donde te sientas realmente cómodo y puedas centrarte en lo que requiere tu atención”, dice Wade Weissmann, fundador de Wade Weissmann Architecture.

Después de meses de dar clases de posgrado en California State University, en Los Ángeles, a través de Zoom en su ajetreada cocina, Aimee Allen, de 47 años, cambió un decorativo diván en su dormitorio para crear una minioficina, lo que le dio más privacidad y tranquilidad.

Allen quería que su aula en casa coincidiera con la serenidad de su dormitorio, así que buscó en Facebook Marketplace un escritorio moderno y una elegante silla de oficina CB2 que hiciera juego con su cama. “Es el espacio que quiero ver más bonito”, explica.

Silla decorativa de oficina en casa y un escritorio con una planta

CORTESÍA DE AIMEE ALLEN

Aimee Allen quería que el espacio de su oficina concordara con la habitación.

Una de las formas más sencillas de combinar una oficina con un dormitorio u otro espacio multiuso es la de definir claramente cada sección de la habitación con muebles y almacenamiento y poner énfasis en el orden. Un banco al pie de la cama puede cambiarse por un escritorio compacto. Una pared vacía puede transformarse con estanterías y contenedores o cestas, para minimizar el desorden. Si la habitación es lo suficientemente grande, las cortinas, divisores o alfombras de área pueden dividir el espacio en secciones. Despejar espacio en el armario permitirá que el papeleo y los suministros de oficina estén ordenados y fuera de la vista.

Si tu oficina está en tu dormitorio, Lau sugiere hacer la cama antes de pasar al trabajo e invertir en piezas que marquen el tono del espacio que quieres crear. Gastar en un cubo de basura de cuero o en hermosas cestas organizadoras de mimbre puede fomentar el sentido del orgullo y ofrecer pistas visuales para cambiar de marcha. “Se trata de cambiar la mentalidad”, señala Lau.

Evita dolores y molestias

No te olvides de la ergonomía al rediseñar tu despacho. Un ratón externo, un teclado y un soporte ajustable para la computadora portátil (o una pila de libros) son accesorios económicos que modernizan el espacio fácilmente. Un monitor externo puede reducir el cansancio de la vista.

Una silla de oficina, en lugar de una silla plegable, puede ayudar a quienes se sientan frente a una pantalla a evitar dolores y molestias. Tales mejoras no tienen por qué romper la alcancía, observa Nikki Weiner, terapeuta ocupacional y cofundadora de Rising Workplace. Considera marcas de sillas de gama baja a media con soporte lumbar o incluso una toalla enrollada o una almohada colocada detrás de la parte baja de la espalda.

Sara Ratliff, de 53 años, que dirige una agencia de mercadeo de contenidos desde su granja en Puerto Rico, tiene problemas de espalda y cuello y decidió repensar el pequeño y triste escritorio de su dormitorio. Ratliff construyó una pared para crear una oficina y agregó un escritorio en forma de L, archivadores, una impresora de chorro láser, cajas organizadoras y cinco monitores, para distribuir su trabajo de comercialización de contenidos y de escritora independiente. Compró escritorios con cajones adaptables y una silla ajustable de alta calidad para asegurarse de tener los pies en el suelo y las pantallas de la computadora alineadas con la frente.

Antes, “parecía una estudiante universitaria”, dice Ratliff. “Ahora me siento como una ejecutiva”.

Ideas de renovación para todos los presupuestos

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.