Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

Convierte tu patio en un hábitat de vida silvestre y obtén un certificado

El interés durante la pandemia crea nuevos espacios para los pájaros, las mariposas y otras criaturas.

En un letrero se puede leer en inglés National Wildlife Federation Certified Wildlife Habitat

Cortesía de David Mizejewski

In English | Cuando los jilgueros aterrizan en el jardín para arrancar las semillas de las cápsulas de las equináceas marchitas, Mary Sipe se siente inmensamente satisfecha.

Sipe, de 62 años, sembró equináceas, camelias, eléboros, amapolas y otras plantas florales para atraer a las abejas, las mariposas y los pájaros al jardín de su casa en Marvin, Carolina del Norte. El jardín también cuenta con un estanque para las ranas y los lagartos, así como con bebederos y comedores para aves para que los pájaros del lugar tengan donde beber y comer. Esta iniciativa le permitió a Sipe obtener un certificado de la National Wildlife Federation (NWF) (enlace en inglés), por su jardín como hábitat de vida silvestre.

“Es increíble, la cantidad de vida silvestre que puedes atraer incluso al sembrar una o dos plantas diferentes”, dice.

La organización sin fines de lucro lanzó su programa Certified Wildlife Habitat (en inglés) en 1973 para ayudar a los jardineros a luchar contra el impacto de la urbanización en los hábitats de vida silvestre. Desde su inicio, ha certificado 250,000 hábitats de vida silvestre, y David Mizejewski, naturalista de la NWF, ha visto un gran aumento de interés desde el comienzo de la pandemia de la COVID-19.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


“Desde la década de los 70, hemos perdido casi un tercio de la población aviaria en Norteamérica, y las poblaciones de mariposas monarca han colapsado porque hemos reemplazado los hábitats naturales con asfalto y césped”, dice Mizejewski. “Queríamos dar información a las personas e inspirarlas para que sus jardines fueran un poco más propicios para la vida salvaje del lugar”.

Cómo lograr que tenga carácter oficial

El programa Certified Wildlife Habitat de la NWF funciona basándose en a un código de honor. Llena la solicitud en línea, con lo que reconoces que tu hábitat tiene todos los componentes esenciales y paga una cuota de $20 (además de un cargo adicional para el cartel de “Certified Wildlife Habitat” para el jardín, si lo deseas), y la organización sin fines de lucro incluye a tu casa en su lista de hábitats de vida salvaje en patios traseros.

Pero la NWF no es la única organización que tiene un programa de hábitat de vida salvaje. La North American Butterfly Association (en inglés) y los capítulos regionales de la Audubon Society (en inglés) también ofrecen certificaciones de jardines.

Y no tienes que esperar a que llegue la primavera para comenzar. El otoño es un buen momento para sembrar árboles y arbustos y colocar comedores para pájaros; incluso dejar las hojas caídas en el césped, en lugar de apilarlas, ofrece alimento esencial y material para los nidos de los pájaros, las tortugas y los sapos. La temporada inactiva también es ideal para repasar los catálogos de semillas y hacer una lista de las plantas beneficiosas para los polinizadores que puedes agregar al jardín en la primavera.

Tu jardín puede ser uno pequeño en la ciudad o uno muy grande en el campo; no existen restricciones de tamaño cuando se trata de crear un espacio acogedor para la vida salvaje. Para reunir los requisitos para la certificación, debes ofrecer los componentes básicos de un hábitat.

Mariposa se posa sobre una flor en el jardín

Getty Images

1. Alimento para todos: Las plantas son la fuente principal de alimento para la vida salvaje, señala Mizejewski. Elige plantas como girasoles, equinácea, zinnias, grosellas, y árboles de bayas de saúco y de bellotas para ofrecer una combinación de semillas, nueces, bayas y néctar.

Opta por las plantas nativas que hayan evolucionado junto con la vida salvaje nativa. Las plantas nativas atraen a los insectos nativos de los que los pájaros dependen para obtener alimento, y las mariposas, incluidas las monarca, prefieren poner sus huevos en plantas huésped nativas, señala Mizejewski.

La NWF tiene un Buscador de plantas nativas (en inglés) en su sitio web; ingresa tu código postal y conoce cuáles son las plantas nativas para tu región. El Lady Bird Johnson Wildflower Center en Austin, Texas, también mantiene una base de datos para buscar plantas nativa (en inglés).

Los comederos complementarios atraerán a pájaros y ardillas al jardín, pero no son necesarios para crear un hábitat de vida salvaje prometedor.

David Mizjewski

Cortesía de David Mizejewski

El naturalista Dave Mizejewski aboga por prácticas de jardinería sostenibles.

2. Agua para la vida salvaje: Una fuente de agua limpia para beber es esencial para la vida salvaje, pero el agua en un hábitat de vida salvaje no es solo para beberla: los pájaros usan cuerpos de agua poco profundos para bañarse; las mariposas absorben los nutrientes de la combinación de tierra y agua que hay en los charcos naturales; y las ranas ponen sus huevos en los estanques.

Puedes elegir fuentes de agua que van desde bebederos para pájaros hasta arroyos y estanques; incluso un plato poco profundo en el suelo puede ser una fuente importante de agua para la vida salvaje.

Sipe tenía espacio suficiente para instalar un pequeño estanque en su patio trasero. “La primera noche, casi no podíamos escucharnos a nosotros mismos debido a la gran cantidad de ranas en el estanque”, recuerda. “Era como la analogía del béisbol: ‘Si confías en la visión, se hará realidad’”.

3. Refugio: La vida salvaje necesita un lugar donde esconderse de los predadores (y los predadores necesitan un lugar donde ocultarse mientras cazan la presa). Al crear un refugio —lo que incluye arbustos frondosos, áreas de zarzamora y rocas apiladas— también ofrecerás lugares donde la vida salvaje podrá refugiarse del sol ardiente y de la lluvia torrencial.

“Las mismas plantas que proporcionan alimento también pueden servir de refugio”, dice Mizejewski. “La idea es minimizar los espacios muy abiertos con las plantas. Mientras más plantas tengas, mayor refugio habrá”.

4. Un hogar: Colocar una casa de pájaros es la forma más obvia de ofrecerle a la vida salvaje un espacio donde anidar, pero los árboles maduros, los arbustos frondosos, las madrigueras, las plantas huésped para las orugas e incluso los árboles muertos pueden ser lugares esenciales para la vida salvaje y sus crías.

Las prácticas sostenibles también son importantes en el manejo de tu hábitat de vida salvaje. Eliminar fertilizantes y pesticidas químicos, agregar abono para reducir el uso del agua y minimizar la erosión, y recoger el agua de lluvia forman parte de la jardinería beneficiosa para la vida silvestre.

No tienes que recibir una certificación para tener un efecto positivo en las mariposas, los pájaros, las abejas, las ardillas, las ranas, las tortugas y otros tipos de vida salvaje. Pero Mizejewski espera que el programa aliente a los jardineros (y a los transeúntes que vean los coloridos carteles de jardines certificados como hábitats de vida salvaje) a pensar en el impacto que sus jardines pueden tener en la vida salvaje.

Las iniciativas, dice, son “formas comunitarias y poderosas de participar en la conservación”.