Skip to content
 

Jardinería sin dolor

Cómo mantener tu jardín o huerta con herramientas ligeras o ergonómicas.

Mujer trabajando en el jardín.

Bluecinema/Getty Images

Hoy en día hay una gama de herramientas, cuyos diseños las hacen livianas, manejables y ergonómicas.

Pocas aficiones son tan saludables para el cuerpo y la mente como la jardinería. Además de hacer ejercicio y mantenerte en forma, estar expuesto a la luz natural y al aire fresco ayuda a estar más alerta ¡y de mejor humor! Sin embargo, para disfrutar de un huerto o jardín por muchos años, sin dolores ni molestias, es lógico poner atención a las herramientas que ayudan gracias al diseño o porque son ergonómicas.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Herramientas adecuadas

Las tiendas de jardinería ofrecen todo tipo de herramientas para el jardín, pero merece la pena invertir en modelos diseñados específicamente para facilitar las labores típicas y proteger las articulaciones del cuerpo. Hay herramientas como podadoras, rastrillos, palas, azadas y otros, que tienen mangos diseñados ergonómicamente para sujetarlos sin hacer demasiada fuerza. Además, te permiten mantener posturas más naturales, evitando dolores y molestias en la espalda, los brazos y las piernas. Escoge también herramientas ligeras, con mangos más largos o telescópicos para alcanzar fácilmente tus plantas, incluso si quieres mantenerte sentado. Alternativamente, puedes añadir mangos ajustables y ergonómicos a las herramientas de jardinería que ya tengas a mano.

Si sufres de artritis y quieres ver más recomendaciones para disfrutar de la jardinería, no te pierdas la guía elaborada en español por la Arthritis Foundation. Allí encontrarás información sobre herramientas de jardinería que cuentan con el sello de aprobación de ésta fundación y son específicamente para los que sufren de artritis. Te aconsejo probar las tijeras de podar cuyo diseño ergonómico se adapta al movimiento natural de la mano y que permiten triplicar la fuerza del corte sin que tengas que hacer más esfuerzo. También te resultarán muy útiles las herramientas diseñadas para arrancar malezas del jardín sin tener que agacharte. De pie, tú puedes apoyar la herramienta sobre la maleza, girar y tirar para arrancarla fácilmente desde la raíz.

Asientos de jardín

Estos asientos son ideales para aliviar las molestias en la espalda y las rodillas, y te permitirán trabajar en el jardín durante mucho más tiempo. Los modelos que incluyen espacio de almacenaje debajo del asiento son perfectos para guardar herramientas, una crema protectora para el sol o cualquier cosa que necesites tener a mano. Algunos tienen incluso espacio para poner una bebida y flores recién cortadas. Si tienes un jardín o un huerto grande, escoge un asiento con ruedas para que te resulte más sencillo transportarlo de un lugar a otro. Busca también un modelo que permita ajustar la altura del asiento.

Protectores de rodillas

Si necesitas arrodillarte, es imprescindible usar un tapete almohadillado. Escoge uno de goma espuma bien mullido para proteger al máximo tus rodillas. Hoy en día, los encuentras también con asas para agarrar de ambos lados, lo que facilita tanto arrodillarse como levantarse; y como las asas son plegables, no ocupan más espacio al guardarlo. Resultan también muy útiles los modelos que incluyen un bolsillo en uno de los lados, para guardar las herramientas que usas con más frecuencia.

Mangueras ligeras

Para facilitar la jardinería, son ideales las mangueras que se extienden fácilmente para llegar a cada rincón de tu jardín y se enrollan solas al acabar de regar. Si tienes artritis y te resulta difícil o doloroso accionar y sujetar la manguera, invierte en un modelo diseñado con un mango mullido y acolchado, para evitar presión innecesaria en la articulación de la mano. Hoy en día, encuentras opciones que te permiten controlar el flujo del agua con el pulgar en lugar de tener que mantener la boquilla continuamente apretada.

Si tienes cestas colgantes, te recomiendo que añadas al final de tu manguera una varita de riego (gardening hose wand). Así, podrás llegar a regar lo que esté a mayor altura sin subir a un peligroso taburete. Además, son fáciles de accionar presionando ligeramente con el pulgar en vez de apretar con toda la mano.

Guantes para manos con artritis

Hoy en día, uno encuentra guantes de jardinería diseñados para personas con artritis en las manos. Facilitan el uso y la sujeción de las herramientas y están recubiertos de un material ligero y flexible que proporciona cierta compresión en las manos para minimizar el dolor y la inflamación. Los guantes tienen pequeñas almohadillas interiores, situadas estratégicamente, para que puedas sujetar firmemente sin tener que hacer más fuerza.

Te comparto un par de trucos para cuidar de tus manos cuando trabajes en el jardín:

  • Extiende una buena capa de crema antes de ponerte los guantes y verás que suaves te quedan las manos.
  • Cuando no vayas a usar guantes, araña ligeramente una pastilla de jabón suave antes de trabajar en el jardín y verás cómo se mantendrán limpias las uñas.

Si disfrutas de la jardinería, pero te cuesta agacharte, arrodillarte o pasar largos períodos de tiempo con la espalda doblada, te aconsejo plantar en camas elevadas en vez de hacerlo directamente en la tierra. Considera también plantar tus flores, hortalizas y hierbas en macetas y contenedores o descubre las ventajas y belleza de los jardines verticales.


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.