Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Guía de seguros tras paso del huracán Florence Skip to content
 

Guía de seguros para cubrir pérdidas y gastos de reparación tras el huracán Florence

Los sobrevivientes de la tormenta comienzan a evaluar los daños a su propiedad y presentar reclamos.

La casa de Kenny Babb está rodeada de agua mientras recupera una pala que flotaba mientras el Little River sigue subiendo tras el paso del huracán Florence en Linden, Carolina del Norte.

David Goldman/AP

Frente a su casa en Linden, Carolina del Norte, Kenny Babb recupera un remo que se fue flotando, como consecuencia del huracán Florence.

In English | A medida que los estados de Carolina del Sur y Carolina del Norte se enfrentan a inundaciones catastróficas tras el huracán Florence, muchos de sus residentes deben ocuparse de la evaluación de los daños a sus propiedades, además de comenzar el proceso de presentación de reclamos a los seguros o solicitación de fondos federales de ayuda para catástrofes.

Porque el programa de ayuda para catástrofes de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) (puedes inscribirte aquí para solicitar ayuda) está diseñado para abordar los daños no cubiertos por los seguros u otros medios, la mayoría de las personas que necesiten ayuda probablemente comiencen con una reclamación al seguro.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Daños a los hogares

En general, las pólizas de los seguros de vivienda no cubren los daños por inundaciones. Los propietarios afectados necesitarán usar pólizas de seguros contra inundaciones (comúnmente se compran a través del programa nacional de seguros contra inundaciones, el National Flood Insurance Program (en inglés), pero también están disponibles mediante compañías aseguradoras privadas) para recuperar sus gastos.

Para comenzar, comunícate con tu agente o compañía de seguros. Obtén un número de reclamación y pregunta sobre los próximos pasos que debes tomar. Un tasador programará una cita dentro de 24 a 48 horas.

Una vez que sea seguro entrar en tu propiedad, toma fotografías o videos de los artículos dañados para poder mostrárselos al tasador. Graba un video o toma fotografías del interior y exterior de tu hogar, y no dejes de documentar el número de serie, fabricante y modelo de los electrodomésticos afectados. El National Flood Insurance Program también aconseja a los asegurados obtener muestras de alfombras, cortinas, empapelado y artículos similares dañados antes de la inspección. Desecha los artículos que suponen un riesgo a la salud, tales como los alimentos perecederos, después de documentarlos.

Cuando llegue el tasador, solicita ver su identificación oficial y datos de contacto. No permitas que ninguna persona que no pueda mostrar las credenciales debidas entre en tu propiedad. El tasador tomará medidas, notas y fotografías para poder elaborar un estimado de los daños sufridos, por habitación. También te dará un formulario de prueba de pérdidas. Si estás de acuerdo con el estimado, firma y envía el formulario a tu compañía de seguros dentro de 60 días de la pérdida.

Los sucesos catastróficos pueden demorar el procesamiento de las reclamaciones, y el tiempo necesario para expedir pagos puede variar según la compañía aseguradora, así que debes tener paciencia pero mantenerte atento y seguir en contacto con tu asegurador. (Si descubres daños adicionales o las reparaciones cuestan más de lo que se esperaba, puedes presentar otra reclamación para recibir pagos adicionales. Comunícate con tu compañía de seguros o tasador para obtener más detalles).

Si no puedes llegar a un acuerdo con el tasador respecto al valor de liquidación, podrías tener que comunicarte con la empresa tasadora o el departamento de reclamaciones de tu asegurador. FEMA ofrece una guía (en inglés) sobre cómo llegar a un acuerdo.

Independientemente de si tienes un seguro contra inundaciones, regístrate con FEMA. Podrías tener derecho a recibir ayuda federal con las pérdidas que no estén cubiertas (como los gastos de almacenamiento o mudanza) o que excedan tu cobertura.

Automóviles dañados o perdidos

Para abordar los daños por inundaciones de tu auto, necesitarás tener cobertura contra todo riesgo en tu seguro de automóvil. Según el Insurance Information Institute, la mayoría (en inglés) de los conductores tienen este tipo de cobertura. Pero si no estás seguro, llama a tu agente o compañía de seguros para comprobarlo.

En general, si tu auto sufre daños graves por inundación, esto resultará en una declaración de pérdida total. Una vez que el agua alcance el motor de tu auto y los sistemas eléctricos, el costo de las reparaciones probablemente exceda el valor del vehículo.

Sin importar el tipo de daño que haya sufrido tu auto, comunicarte con tu agente o compañía de seguro es el primer paso en la presentación de un reclamo, y debes hacerlo tan pronto como sea posible después de la tormenta.

Como con las reclamaciones de los daños al hogar, comienza por documentar los daños al interior y exterior de tu vehículo. En particular, documenta la marca que indica el nivel más alto que alcanzó el agua dentro de tu vehículo (normalmente es fácil de ver en el interior del auto: puede haber una marca de barro u otros escombros).

Si tienes alguna duda, no intentes arrancar un auto que piensas ha sufrido daños al motor por inundación. Una buena regla de oro: si el nivel del agua superó la parte inferior de las puertas del auto —digamos, por ejemplo, que el suelo está mojado— no intentes arrancarlo.

Tu asegurador también puede darte instrucciones sobre cómo evitar daños adicionales, por ejemplo, a través del uso de un servicio de remolque para mover el auto. Después de presentar tu reclamación, el agente o tasador trabajará contigo para determinar lo que te pagarán. Pueden darte dinero para hacer las reparaciones, o, en el caso de una pérdida total, recibirás un pago por el valor de tu auto, menos el deducible.

¿Has regresado a casa, pero no puedes encontrar tu auto? No te pongas en peligro intentando encontrarlo, especialmente si las aguas de inundación todavía están presentes. Dado que los autos inundados frecuentemente los remolcan, comunícate con la policía y agencias locales que estén trabajando en las operaciones de limpieza. Ellos podrán decirte dónde puedes buscar tu auto.

Sin seguro

Si eres propietario sin seguro contra inundaciones o no tienes cobertura contra todo riesgo para tu automóvil, los préstamos de viviendas para catástrofes de la Small Business Association (SBA) están disponibles para ayudar a reparar o reemplazar la propiedad personal o los bienes inmuebles dañados, incluidos los vehículos. Los propietarios de viviendas sin seguro contra inundaciones podrían también tener derecho a una subvención de FEMA.

Para obtener ayuda, pregunta sobre los préstamos de la SBA cuando te registres con FEMA, llama al centro de atención al cliente de la SBA al 800-659-2955, o solicita el préstamo en internet en (inglés) disasterloan.sba.gov/ela

Recursos locales

En el período que sigue a un desastre, interrupciones tales como carreteras cerradas, toques de queda y apagones pueden suponer desafíos adicionales. Las agencias estatales y locales pueden también comenzar a ofrecer subvenciones y otros servicios de recuperación. Mantente al día sobre las opciones locales para recibir ayuda a corto y largo plazo a través del sitio web de la agencia de atención a desastres de tu estado.

Tras el huracán Florence, el Departamento de Seguridad Pública de Carolina del Norte está dirigiendo una página web (en inglés) con actualizaciones, incluidos datos sobre refugios y los datos de contacto de las agencias de manejo de emergencias del condado.

La División de Manejo de Emergencias de Carolina del Sur también está recopilando información relacionada con la tormenta —tanto como las opciones disponibles para los esfuerzos de recuperación—.

También te puede interesar

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.