Skip to content
 

10 eventos históricos que impulsaron la inmigración de Latinoamérica

El triunfo de Fidel Castro, la caída del general Trujillo y nuevas leyes migratorias en Estados Unidos.

1942 – 1964: El Programa Bracero permitió la entrada de más de 4,5 millones de agricultores mexicanos a lo largo de 22 años y cimienta una dependencia económica y un patrón repetitivo de migración entre México y EE.UU.

Fue un programa de trabajador huésped iniciado por el gobierno norteamericano que comenzó con el traslado de un millar de campesinos mexicanos experimentados para cultivar y cosechar en ingenios azucareros ubicados en la región de Stockton, California.

El programa pronto se extendió y cubrió otras regiones de la Unión Americana y proveyó trabajadores para el mercado laboral agrícola. Esta mano de obra constituyó una enorme aportación al agro norteamericano hasta mediados de los 60, cuando se impuso la mecanización de la agricultura.

1945 – 1960: Si bien los puertorriqueños gozan de la ciudadanía norteamericana desde 1917, no fue sino hasta 28 años después que vinieron las grandes olas migratorias, como consecuencia de la transición de hacia una economía de manufactura, producto de la Segunda Guerra Mundial.

Esta última, junto con el acceso a vuelos comerciales impulsa una gran migración puertorriqueña que, por tener la ciudadanía estadounidense, no se limita por cuotas de visas. 

Se estima que más de un millón de puertorriqueños dieron el salto a Estados Unidos durante esta época, concentrándose principalmente en los barrios de Nueva York.

1959 – 1968: El triunfo de Fidel Castro en Cuba y la caída de Rafael Leónidas Trujillo en República Dominicana desatan una migración de cientos de miles de cubanos (amparados por la Ley de Ajuste Cubano de 1966) y dominicanos hacia su vecino del norte. 

Con el cambio de poder en Cuba llega la primera gran emigración de cubanos en el siglo XX. En gran parte profesionales y miembros de la clase alta y la clase media de la isla, que emigran por razones políticas. Esta primera ola siembra en las playas de Miami, Florida, la esperanza de volver algún día a sus casas y empresas en la isla. Como resultado, Miami se convirtió en una especie de imán para los futuros inmigrantes latinos, tanto de Cuba como de otros países latinoamericanos.

Por su parte, poco antes y luego del asesinato del dictador Trujillo en 1961, los dominicanos emigran a Estados Unidos —particularmente el área del Nueva York — en búsqueda de la estabilidad política y calidad de empleos que no hallaban en su país en ese entonces. Se estima que más de la tercera parte del total de los inmigrantes dominicanos emigró en la década de los 70.

1965: La Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1965 pone fin a la otorgación de visas según el país de origen que había sido impuesta desde 1924 y abre las puertas a una inmigración mucho más diversa.

Esta ley fue un esfuerzo conjunto de varios miembros del partido demócrata: fue propuesta por el congresista del estado de Nueva York Emanuel Celler y patrocinada por el senador Philip Hart de Michigan; y también contó con el apoyo del senador por el estado de Massachusetts, Ted Kennedy.

La reforma migratoria era un asunto de importancia para la comunidad irlandesa a la que pertenecía Kennedy, y la iniciativa buscaba balancear los diversos grupos étnicos de inmigrantes, al mismo tiempo que buscaba regular la cantidad de inmigrantes que entraban al país y sin afectar el empleo de los trabajadores estadounidenses.

Como consecuencia, los índices de inmigración se duplicaron entre 1965 y 1970, y nuevamente entre 1970 y 1990; pero tal vez el efecto más dramático fue el cambio en los orígenes de los inmigrantes, de Europa y Asia a Sud y Centroamérica.

1979 – 1988: La pobreza y la inestabilidad política que acompaña la toma de poder de los sandinistas y la guerra de los contras en Nicaragua, y la guerra civil en El Salvador, dan pie a la migración de cientos de miles de ciudadanos de estos dos países de Centroamérica.

Los contras fue el nombre que recibieron en Nicaragua los varios grupos revolucionarios de oposición al Frente Sandinista de Liberación Nacional luego de la expulsión del dictador Anastasio Somoza Debayle en 1979. Ocho años después, virtualmente todas las organizaciones Contra estaban unidas en la resistencia nicaragüense.

Asimismo, la ola de violencia que azotó El Salvador durante la guerra civil de 1979, ocasionó la inmigración de miles de salvadoreños, cuya mayoría vive actualmente en la capital de los Estados Unidos, Washington en el Distrito de Columbia, y en los estados vecinos de Maryland y Virginia. También existen grandes cantidades de inmigrantes de El Salvador en los estados de Nueva York, Texas (Houston) y en California.

La guerra civil de El Salvador es considerada la tercera guerra civil más larga de la historia (con una duración de 13 años hasta su culminación en 1992), después de la guerra civil guatemalteca y el conflicto armado de Perú. Se estima que un total de 75.000 personas murieron durante la guerra.

1980: El desplome de la economía cubana potencia el desencanto con el régimen castrista y culmina con el éxodo desde el puerto de Mariel de 125.000 cubanos con destino a la Florida.

Dicho movimiento en masa de cubanos hacia los Estados Unidos se inició el 5 de abril de 1980, cuando 10.000 ciudadanos cubanos irrumpieron en la Embajada de Perú en La Habana solicitando asilo diplomático, con el objetivo de abandonar el país mediante el correspondiente salvoconducto emitido por las autoridades del país.

Finalmente el gobierno cubano aceptó la posibilidad de que lo hicieran si sus familiares acudían a recogerlos al Puerto de Mariel, al noroeste de la Isla de Cuba, de ahí que se les conozca como los “Marielitos”. El éxodo culminó cinco meses después, el 31 de octubre del mismo año.

1986: En el gobierno de Ronald Reagan se aprobó la Ley de Reforma y Control de Inmigración, para poner orden y medidas de contol al flujo migratorio hacia sus fronteras y crear vías de legalización de estatus para millones de inmigrantes indocumentados.

La ley sancionó el reclutar inmigrantes indocumentados, forzó a los empleadores a verificar el estatus migratorio de sus empleados y otorgó amnistía a aproximadamente 3 millones de inmigrantes que ingresaron a los Estados Unidos antes del 1 de enero de 1982 y que habían permanecido en el país desde ese entonces.

Antes de firmar el acta durante la ceremonia llevada a cabo frente a la estatua de La Libertad, Reagan dijo: “Las provisiones de legalización en este acta mejorarán las vidas de una clase de individuos que deben esconderse en las sombras […]. Muy pronto, muchos de estos hombres y mujeres podrán salir a la luz y, en última instancia y si así lo elijen, convertirse en estadounidenses”.

1990 – 2000: El boom económico impulsado por la era del 'puntocom' favorece la continua inmigración a Estados Unidos.

Esta burbuja del puntocom se refiere al período en el cual las bolsas de valores de las naciones industrializadas vieron subir su valor de equidad rápidamente gracias al sector de internet. El boom de internet se refiere, en particular, al crecimiento de la red gracias a la red de redes o world wide web, cuyo primer lanzamiento ocurrió en 1993.

Durante la década de los 90, la población latina en EE.UU. creció un 58%, de 22,4 millones a 35,6 millones de habitantes.

1992 – 2003: Los conflictos armados entre las guerrillas de las FARC, los paramilitares, y las fuerzas armadas en Colombia que tienen cuatro décadas de duración, tuvieron como resultado el desplazamiento interno de millones de habitantes del país y el exilio de más de 750.000 colombianos hacia países vecinos, huyendo de la violencia y represalias en su país.

En Venezuela, el candidato por el partido socialista unido, Hugo Chávez, asume el mandato de su primer gobierno en 1999. Sus medidas extremas de gobierno y la reforma constitucional que emprende en Venezuela, rápidamente siembran en muchos venezolanos el temor por una dictadura capaz de vetar la libertad de expresión. Miles de venezolanos dejan el país durante la permanencia de Chávez en el poder.

Por su parte, luego de una mezcla de factores —entre los que se encontraban la hiperinflación y una considerable deuda externa—, inversionistas en Argentina pierden la confianza en la economía de su país, y retiran grandes cantidades de dinero en masa hacia el extranjero, ocasionando el colapso de los bancos y la macroeconomía en 1999. Miles de argentinos dejan atrás su país en la búsqueda de estabilidad económica.

Los inmigrantes provenientes de estos tres países del sur del continente se hallan en grandes grupos en los estados de Florida, Nueva York, Texas y California.

1998: El huracán Mitch tiene un efecto devastador en su paso por Honduras, Guatemala y Nicaragua, registrando unas 19.000 muertes. Miles de centroamericanos se refugian en Estados Unidos, logrando el estatus TPS (Temporary Protection Status), que les permite vivir y trabajar legalmente en el país.

Las poblaciones con un número significativo de centroamericanos provenientes de estos países, se hallan en los estados de  Nueva York, Luisiana y Florida (hondureños); Florida y California (nicaragüenses); California, Texas y Florida (guatemaltecos).

Mitch se formó en el mar Caribe el 22 de octubre y escaló hasta convertirse en un huracán de categoría 5, la máxima posible dentro de la escala de Saffir-Simpson. Debido a la lentitud con la que hizo su paso por Centroamérica entre el 29 de octubre y el 3 de noviembre, este huracán resultó en cantidades nunca antes registradas de lluvia en Honduras, Guatemala y Nicaragua, ocasionando inundaciones catastróficas.

Aproximadamente 19.000 personas murieron y 2,7 millones de personas perdieron sus hogares como consecuencia de este huracán.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto