Skip to content
 

¿Vivirías en una casa pequeña en tu jubilación?

7 detalles que debes considerar antes de comprar una minicasa.

Micro casa en Madison, Wisconsin.

Tim Clark/Alamy

Minicasas en Madison, Wisconsin.

In English | Es fácil comprender el atractivo de las casas miniatura o minicasas. Pueden ser muy adorables, por supuesto. Pero más allá de eso, las minicasas representan una vida simplificada, brindan la oportunidad de reducir significativamente los gastos diarios y dan más movilidad.

Eso ayuda a explicar por qué, según los estimados de la industria, el 40% del mercado de casas miniatura está compuesto por personas mayores de 50 años. Se espera que ese porcentaje aumente a medida que más se jubile más gente y explore estilos de vida más asequibles.

Sin embargo, a pesar de todos los beneficios aparentes, comprometerse a vivir en una casa miniatura no es necesariamente una decisión fácil. Requiere tomar algunas decisiones personales difíciles y entender que es una elección de vivienda que conlleva obstáculos legales, logísticos y psicológicos.

Marty y Stacey Mittelstadt están parados en la cocina de su micro casa

Alan Rogers/AP Photo

Se espera que el auge de las minicasas continúe a medida que se jubile más gente en busca de viviendas económicas.

De modo que, antes de decidirse por una de estas casas, es buena idea evaluar varias cosas. He aquí siete preguntas importantes que conviene considerar. 

1. ¿Tienes un lugar donde ubicar tu minicasa?

Este podría ser el desafío más grande, y a menudo es algo que no tienen en cuenta quienes contemplan esta opción. Como se trata de algo relativamente nuevo, las minicasas no están específicamente consideradas en la mayoría de las ordenanzas municipales de zonificación ni en los códigos de construcción. Cuando la estructura está sobre ruedas, generalmente entran en la categoría de casas rodantes. Como tales, se consideran residencias temporales y los propietarios pueden recibir órdenes de reubicarlas en cierto período de tiempo. Incluso si deseas colocar tu casa miniatura sobre cimientos en un terreno de tu propiedad, podría ser menor a la superficie mínima que el municipio local requiere para que una vivienda sea considerada una residencia permanente. Cada vez son más las comunidades que están comenzando a estudiar con más detenimiento el tratamiento que se da a las casas miniatura. Pero hazte un favor e investiga las leyes y reglamentaciones locales antes de concretar la idea. Si eres una persona mayor que busca establecerse en una casa miniatura, probablemente no quieras vivir con la posibilidad de que te puedan ordenar que te cambies de lugar.

2. Además del costo de la casa, ¿qué otros gastos tendrías?

No cabe duda de que vivir en una casa miniatura puede reducir los gastos básicos en forma significativa. El costo de construir una minicasa tú mismo está, en promedio, por debajo de los $25,000; si se la encargas a un contratista, por lo general te costará aproximadamente el doble. El gasto en servicios públicos es obviamente menor que el de una casa más grande y, usualmente, también son menores los gastos de alimentación, entre otros. Con menos lugar para almacenar cosas, la gente compra menos. Pero es más difícil obtener financiación para una casa miniatura —si bien actualmente hay más opciones que las que había apenas unos años atrás— y las tasas de interés tienden a ser más altas que para una vivienda convencional. Además, si decides colocar la casa sobre cimientos, probablemente tengas que comprar el terreno o pagar renta para poder usarlo. Si, por el contrario, quieres que tu casa sea móvil, no necesitas solamente un vehículo capaz de transportarla (y los gastos de gasolina y mantenimiento asociados), sino también un remolque que sea adecuado. Ahora existen remolques específicamente diseñados para minicasas; pueden costar entre $4,000 y $6,000. Una vez en movimiento, los parques para vehículos recreativos y sus acoples son la solución más fácil, y algunos están comenzando a dedicar sectores específicos para las casas miniatura. Los cargos pueden ir desde $25 a $75 por noche, o $400 y más por un mes.

3. ¿Estás seguro de que podrás vivir en un espacio tan reducido con otra persona?

Es una pregunta obvia, pero es algo en lo que se debe pensar seriamente. Vas a vivir en un espacio de unos pocos cientos de pies cuadrados, por lo que no tendrás mucha privacidad ni oportunidades de momentos solitarios. En breve, vas a estar siempre en la misma habitación que tu acompañante. Esto podría ser bueno para la relación, pero también es el motivo por el cual los veteranos de la vida en casas miniatura sugieren que es una buena idea alquilar un espacio pequeño primero, como un estudio o apartamento de un ambiente, o alquilar una minicasa vacacional.

4. ¿Estás preparado para tomar decisiones difíciles para deshacerte de tus pertenencias?

Cualquier propietario de casas miniatura que haya pasado por esto te dirá que puede ser la parte más difícil de embarcarse en un estilo de vida minimalista. Deshacerse de sus pertenencias no es fácil para las personas que han estado acumulando cosas por décadas y las han conservado, particularmente por motivos personales o sentimentales. “Reducir el espacio donde se vive es un gran desafío para casi todos, especialmente para las personas mayores”, dice Pat Dunham en su sitio web Tiny House Advisor. "Tienen todas las cosas de su madre y todo lo que han guardado de sus hijos durante todos estos años. En realidad creo que la gente necesita ayuda para tomar estas decisiones". Y Ryan Mitchell, que opera el sitio web Tiny Life, agrega: "Perdí la cuenta de las veces que he escuchado a personas a quienes sus padres le han dejado muchas cosas. No las quieren, no las necesitan, pero se sienten muy culpables si se deshacen de ellas". También hay cosas que ni siquiera tienen valor sentimental. "Mi esposa me preguntó por qué tenía una docena de tazas de café cuando siempre tomo de la misma", dice John Kernohan, quien junto a su esposa Fin organiza varios festivales de casas miniatura. Los veteranos de las casas miniatura dicen que generalmente el proceso de escoger se hace más fácil con el tiempo, y que cuando las personas se mudan a una minicasa se vuelven mucho menos materialistas, primero por necesidad y luego por costumbre. De todas maneras, muchas personas no pueden deshacerse de recuerdos familiares y terminan rentando un depósito para almacenar las cosas. 

5. ¿Llevas una vida social activa?

El consenso entre quienes han participado por mucho tiempo en el movimiento de las casas miniatura es que las personas mayores que parecen adaptarse mejor a ese estilo de vida son las que están mucho tiempo fuera de casa. Si alguien pasa la mayor parte del tiempo en un lugar tan pequeño, las limitaciones de espacio pueden parecer más frustrantes y restrictivas. Esto es menos probable si el espacio funciona más como una base de operaciones de la cual se sale regularmente para interactuar con la comunidad. Por otro lado, y por razones obvias, una minicasa probablemente no sea la mejor opción si te gusta recibir invitados, comenzando por el hecho de que tienen una cocina muy básica. Por eso es importante considerar seriamente qué es lo que verdaderamente te hace feliz.

6. ¿Tus pasatiempos requieren mucho espacio?

Esto está relacionado con la pregunta anterior. A menudo las personas ven la etapa de la jubilación como una oportunidad de dedicarse a los pasatiempos para los que nunca parecían tener tiempo cuando trabajaban o estaban criando a los hijos. Si eres una de esas personas que adora encontrar gangas en el mercado de pulgas, el espacio podría convertirse muy rápido en un problema. Hasta algo como los álbumes de recortes requiere espacio para guardar cosas, si bien la gente que está dedicada a algún pasatiempo puede encontrar maneras de hacer que las cosas funcionen. Vivir en espacios reducidos requiere tanto ingenio como disciplina, y debes estar preparado para enfocarte en una actividad que no se adueñe de tu hogar.

7. ¿Has pensado en cómo será envejecer en un espacio pequeño?

Al comienzo de la época de las casas miniatura —cuando el mercado era principalmente de adultos jóvenes que buscaban una vivienda asequible o personas que querían vivir, dentro de lo posible, en forma autónoma—, elementos como las camas altas tipo "loft" eran normales. Esa era una manera eficiente de crear un dormitorio utilizando el espacio horizontal. Pero para las personas mayores, trepar a una cama "loft" todas las noches puede perder su encanto muy rápidamente. Eso ha llevado a cambios en el diseño de las casas miniatura que compran aquellas personas que tienen menor probabilidad de construir su propia minicasa. "A medida que más personas mayores se suman al mercado, quieren un dormitorio en el piso principal", dice Darin Zaruba, un constructor de casas miniatura con base en Colorado. "Y cada vez recibimos más llamadas de gente que quiere minicasas que cumplan con los requisitos de la ADA, la ley para estadounidenses con discapacidades". Las minicasas, señaló, se están convirtiendo en una opción para envejecer en el lugar, de modo que al comprar o construir una es una buena idea proyectar para un futuro en el que la persona no será tan flexible y móvil. Obviamente, la eficiencia es importante, pero no hasta el punto en que desplazarte por tu propia casa te ocasione ansiedad.

Como dice Zaruba, una casa miniatura es un producto y una filosofía. De modo que, antes de tomar la decisión, asegúrate de medir el impacto que tiene en ambos aspectos. Ten presente que llegar a la simplicidad no siempre es simple.


También te puede interesar:

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO