Skip to content
 

En plena forma: 10 razones por las que Rod Stewart siempre será una estrella de rock

Además, cómo ver a este cantante legendario durante un concierto en vivo con AARP que se celebrará el 25 de marzo.

Rod Stewart en concierto en Londres, Inglaterra.

Samir Hussein/WireImage

In English

Pocas estrellas han personificado el cliché de sexo, drogas y rock and roll con más entusiasmo y buen humor que Rod Stewart, famoso por sus éxitos como “Maggie May”, “Reason to Believe” y “Do Ya Think I’m Sexy?”. La vida de Roderick David Stewart, de 77 años, nunca ha sido aburrida. Empezó a tocar la armónica en 1962; alcanzó el estrellato con su tercer álbum como solista, Every Picture Tells a Story, en 1971; y lanzó su álbum de estudio número 32, The Tears of Hercules, en noviembre del año pasado.

El viernes, 25 de marzo, a las 8 p.m., hora del este, Stewart dará un concierto EN VIVO como parte del festival virtual de tres días AARP Celebrates You. (Obtén más información sobre cómo unirte al evento gratuito aquí - enlace en inglés).


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


 

Viernes, 25 de marzo
de 8 a 9 p.m., hora del este

En concierto: Rod Stewart

La carrera de Rod Stewart se mantiene en plena forma. Sus orígenes se remontan a principios de la década de 1960, y ha interpretado canciones que abarcan muchos géneros, en un estilo que siempre ha sido el suyo. Su voz ronca y sus baladas incomparables se convirtieron en la banda sonora de nuestra juventud y lograron ventas de más de 250 millones de discos. Diez de los álbumes de Stewart llegaran a ocupar el puesto número uno. Únete a nosotros para ver a sir Rod Stewart cantar selecciones de su amplio repertorio de clásicos, como “Maggie May”, “You’re in My Heart” y “Have I Told You Lately”.

¡INSCRÍBETE HOY MISMO!

A continuación, compartimos las 10 razones por las que Rod Stewart sigue siendo una gran estrella de rock.

1. Se ha destacado como es el mejor cantante blanco de la música soul

La voz ronca de Stewart, áspera y repleta de emociones, lo ha distinguido desde el principio. James Brown lo llamó el mejor cantante blanco vivo de la música soul. La revista Rolling Stone lo reconoció como uno de los 100 mejores cantantes de todos los tiempos, y The New York Times lo llamó “prácticamente el mejor cantante masculino del rock, con una voz de tenor ferviente, ronca y quejumbrosa con la que puede expresar una excepcional gama musical”.

2. Ha cantado (casi) de todo

Si bien todavía no ha probado la música death metal ni la ópera, Stewart ha recorrido una variedad de géneros musicales con facilidad y rebeldía. Después de dominar los estilos musicales de rock, pop, soul y folk al principio de su carrera, incursionó en la música disco y probó el estilo sinfónico con el álbum del 2019 You're in My Heart: Rod Stewart With the Royal Philharmonic Orchestra y lanzó cinco exitosas colecciones de temas del gran cancionero estadounidense. Si bien actualmente es alabado por sus interpretaciones, también ha recibido elogios de los críticos por sus composiciones. “Nadie escribe canciones como lo hace Rod Stewart”, afirmó el crítico Greil Marcus sobre el álbum de 1972 Never a Dull Moment. “Sus canciones probablemente contienen más afecto, más amor auténtico que en todo el resto de las obras de rock and roll”. 


No te pierdas esto: Tina Fey y Amy Poehler se unen a AARP para una conversación en vivo como parte del festival virtual AARP Celebrates You. Aquí puedes encontrar más información sobre el evento y el secreto de su duradera amistad: 10 lecciones aprendidas de la amistad de casi 30 años entre Tina Fey y Amy Poehler


Rod Stewart posando con sus discos de oro y plata en el 1975.

GAB Archive/Redferns

3. Es oro puro en todos los aspectos

Stewart representa a la perfección lo que significa ser una superestrella. En el 2001, se convirtió en el primer artista en recibir el premio Chopard Diamond por haber vendido más de 100 millones de discos. Ha vendido más de 250,000 millones de discos a nivel mundial, tuvo 31 sencillos entre los 10 primeros puestos en el Reino Unido y 16 sencillos entre los 10 primeros puestos en Estados Unidos. Ha sido incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll dos veces, como solista y como integrante de Faces. En diciembre de 1994, su concierto en Río de Janeiro atrajo a 3.5 millones de admiradores a la playa de Copacabana —que contó con el público más numeroso de la historia en un concierto gratuito de rock—. Durante las primeras 24 horas en las que MTV estuvo transmitiendo, el canal mostró 16 de los videos de Stewart. Ha ganado un sinfín de galardones musicales internacionales, entre ellos un premio Grammy al mejor álbum de pop tradicional (el único triunfo de sus 14 nominaciones).

Rod Stewart en el escenario en Copenhague, Dinamarca, en 1974.

Jorgen Angel/Redferns

Rod Stewart en el escenario en Copenhague, Dinamarca, en 1974.

4. Creó una imagen y la mantuvo (en particular, su peinado)

Stewart, un iconoclasta de la moda desde su adolescencia (de ahí su apodo, Rod the Mod), tiene una imagen inconfundible que llama tanto la atención como sus canciones. El artista cuenta que, durante su primera reunión con una compañía discográfica, “no les gustaron ni mi ropa, ni mi nariz ni mi peinado”. Como si eso a él le hubiera importado. Stewart se ponía trajes de terciopelo, enterizos con estampado de leopardo, camisetas cortas, mallas rosadas y bufandas llamativas. “Llevar encima 200 libras de terciopelo y satén por un escenario durante 90 minutos, eso sí que es un trabajo pesado”, escribió en su autobiografía. En 1979, The New York Times escribió con desdén: “Stewart casi define la palabra vulgaridad. Se viste de una forma que solo puede llamarse ridícula, emperifollándose con purpurina andrógina”.

Si bien su estilo en el vestir ha cambiado con el tiempo a atuendos más elegantes, su característico peinado de punta no ha variado en medio siglo. Hace poco negó rumores de que su “espuma” original para el cabello fuera mayonesa, pues dijo: “Lo único que usaba cuando comencé con este peinado bouffant, como lo llaman en Francia, fue agua tibia y azúcar”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


5. No hay duda de que fue el “chico malo” del rock

Las fiestas desenfrenadas en hoteles, una parte habitual infame de la cultura de las bandas de rock, fueron tan libertinas y destructivas en las giras de Stewart que, en 1976, la cadena de Holiday Inn le prohibió alojarse en sus hoteles de por vida (se revirtió esa prohibición 40 años después). Stewart más tarde reconoció que su banda y él enviaban muebles de la habitación al vestíbulo del hotel en los ascensores. Una de sus facturas por una noche: $8,800. También causó controversia al quebrantar el boicot cultural durante la época del apartheid en Sudáfrica cuando realizó un espectáculo en Sun City. Y figuró en las noticias en el 2018 después de que se enemistó con Elton John, su amigo de muchos años, al comentar que la gira de despedida del Rocket Man “apesta a treta para conseguir dinero”. John contraatacó ridiculizando los temas del gran cancionero estadounidense interpretados por Stewart. (Posteriormente hicieron las paces). 

Rod Stewart con su Lamborghini Miura el 12 de septiembre de 1971.

Victor Blackman/Express/Hulton Archive/Getty Images

Rod Stewart con su Lamborghini Miura el 12 de septiembre de 1971.

6. Gastó millones como una estrella de rock

Stewart, cuya fortuna se calcula en $300 millones, ha avanzado mucho desde los días en que medía parcelas de tumbas para ganarse la vida. Tiene mansiones fastuosas en Inglaterra, Beverly Hills y Palm Beach, y colecciona pinturas prerrafaelitas. Pero el lujo principal que se da son los automóviles costosos. Ha sido dueño de incontables autos Ferrari, Rolls-Royce y especialmente Lamborghini. Fue propietario de uno de los únicos 150 Miura SV cupés que fabricó Lamborghini en 1972. Un Lamborghini Countach LP 400 Periscopio de 1977 que tuvo se subastó por la cantidad sin precedentes de $940,919. Cansado de ser acosado por fanáticos de autos, vendió su adorado Ferrari Enzo del 2002 de edición limitada, que ahora vale el triple del millón y pico de dólares por el que lo vendió. En 1982, a él y a su hija de tres años, Kimberly, los encañonó un ladrón de automóviles que exigió que Stewart le diera las llaves de su Porsche 911 Turbo Carrera de 1977. Stewart obedeció y se alejó, pero fue obligado a regresar al auto cuando el ladrón no supo cómo arrancarlo.

Penny Lancaster (izq.) y Rod Stewart asisten a los premios Pride of Britain Awards 2021 en The Grosvenor House Hotel, el 30 de octubre del 2021, en Londres, Inglaterra.

Mike Marsland/WireImage

Penny Lancaster (izq.) y Rod Stewart asisten a los premios Pride of Britain Awards 2021 en The Grosvenor House Hotel, el 30 de octubre del 2021, en Londres, Inglaterra.

7. Ha tenido noviazgos de gran visibilidad

El álbum de 1978 Blondes Have More Fun es sin duda el título más autorreferente de este donjuán rubio. La vida amorosa de Stewart —cuya debilidad son las rubias de largas piernas que tienden a ser más altas que él, Stewart mide 5 pies y 9 pulgadas, y considerablemente más jóvenes— está plagada de romances cortos. Tiene ocho hijos de cinco madres, con tres de las cuales se casó. Las relaciones amorosas más importantes de Stewart han sido con la modelo Dee Harrington, la actriz y modelo Britt Ekland, la actriz y modelo Alana Hamilton (su primera esposa), la modelo Kelly Emberg, la actriz y modelo Rachel Hunter (su segunda esposa) y la fotógrafa y agente de policía Penny Lancaster (su esposa actual). Lancaster mide 6 pies y 1 pulgada y es 26 años menor que él.

La autobiografía de Stewart está repleta de historias de sus aventuras sexuales (por ejemplo, cuando engañó a una modelo de Playboy con otra modelo de Playboy). Su exnovia sueca Ekland dijo que Stewart estaba tan encaprichado con ella que se negaba a apartarse de su lado, ni siquiera para asistir a un concierto improvisado con Bob Dylan y Paul McCartney en el hogar de Joni Mitchell. Más tarde, él la engañó con otra. Ella se separó de él y presentó una demanda de pensión alimenticia. Llegaron a un acuerdo un mes después.

El cantante Rod Stewart con una pelota de fútbol.

Britta Pedersen/picture alliance via Getty Images

8. Le encanta su deporte 

“Soy estrella del rock porque no pude ser estrella del fútbol”, ha dicho Stewart. Un hincha eterno del fútbol británico, se contagió de la afición de su padre escocés. Stewart se convirtió en un gran seguidor del Celtic Football Club de Glasgow después de que conoció al legendario entrenador del equipo, Jock Stein, quien se rio de sus zapatos. Existe un video del 2015 en el que Stewart llora de alegría al ver a los Celtic ganarle al Barça. De vez en cuando viaja en avión privado para ir a un partido de los Celtic en Escocia. 

9. Tiene una faceta infantil

La primera regla del estrellato en el mundo del rock es no crecer nunca. Esa podría ser la razón por la que Stewart es un ferviente aficionado a los trenes en miniatura, al igual que Elton John, Roger Daltrey, Bruce Springsteen, Phil Collins y Neil Young. En el 2019, después de 23 años, Stewart terminó una maqueta de trenes enorme y compleja que mide 124 por 23 pies y está basada en una combinación de Nueva York y Chicago en la década de 1940. Alquiló aviones y dos contenedores para transportar la maqueta desde Malibú hasta su hogar en Essex. Stewart ha reconocido que preferiría aparecer en la portada de la revista Railway Modeller de Gran Bretaña que en Rolling Stone

10. No disminuye el ritmo

Como muchas de las leyendas del rock de la generación de los baby boomers, Stewart no parece tener muchos deseos de aflojar el paso, y mucho menos de jubilarse. Programó una gira de verano por Norteamérica que empezará el 10 de junio en Vancouver. Y regresará a Las Vegas en mayo y en septiembre como artista residente con su espectáculo Rod Stewart: The Hits, que debutó en el 2011. En diciembre, anunció en Facebook: “También estoy aprendiendo a tocar el trombón sin motivo aparente”.


¡No te pierdas el concierto virtual gratuito de AARP con la estrella de rock Rod Stewart!


Edna Gundersen, quien escribe con frecuencia reseñas musicales para AARP, se desempeñó durante muchos años como crítica de música pop para USA Today.