Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Smokey Robinson habla de los inicios de Motown Skip to content
 
Gráfica con el letrero Motown, una celebración

 

 

Smokey Robinson reflexiona sobre el nacimiento de Motown

El legendario compositor comparte las historias detrás de 60 años de éxitos musicales.

Smokey Robinson sentando frente al piano

JIM WRIGHT

In English | En el principio era Berry Gordy, el fundador del sello discográfico Motown, un compositor y productor de música popular que anhelaba llegar algún día a todos los jóvenes de Estados Unidos, un hombre conocido por su impecable oído y su implacable empuje. De modo que no sorprende que el segundo artista que Gordy incorporó a su sello fuera el compositor adolescente William “Smokey” Robinson y su grupo vocal, The Miracles. 

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Al igual que Gordy, Robinson era un creador prolífico: al día de hoy se le atribuyen más de 4,000 canciones y docenas de éxitos de la lista de las 40 mejores canciones, entre ellos “My Girl” para el grupo The Temptations, “My Guy” para Mary Wells y “Ain’t That Peculiar” para Marvin Gaye. Pero además, el mismo Robinson cantó muchos de los éxitos imperecederos que creó: “The Tracks of My Tears”, “I Second That Emotion” y “The Tears of a Clown” son ejemplos apenas para empezar. También fue productor, buscador de talentos y vicepresidente de Motown. En la actualidad, la imagen de Motown y la de Smokey Robinson continúan ligadas: ambas están asociadas con clase y buen gusto y ponen a prueba la capacidad de llegar a un público blanco sin perder nunca el amor y la admiración de los seguidores afroamericanos. 

Robinson se ha ganado un lugar en el Salón de la Fama del Rock & Roll y en el Salón de la Fama de Compositores, y ha sido galardonado por el Kennedy Center. Hace dos años recibió el Premio Gershwin a la canción popular otorgado por la Biblioteca del Congreso. Su voz continúa siendo dulce y suave y todavía graba y actúa: en febrero y marzo hará cuatro espectáculos en el complejo Wynn de Las Vegas. A los 78 años, dice que está sano y es feliz. Cuando no está cantando, practica yoga, come comida vegana y juega al golf. En octubre invitamos al periodista musical Touré a entrevistar a la leyenda de Motown. Robinson tenía muchas ganas de hablar sobre su papel en la historia del sello grabador, pero todavía estaba en duelo por la partida en agosto de su amiga, la reina del soul Aretha Franklin. Se habían conocido cuando ella tenía 6 años y él 8, de modo que comenzamos por allí.

¿Cómo te sientes ahora por la muerte de Aretha? 

Todavía estoy en la etapa de recuperación porque la amo y voy a extrañar nuestras conversaciones y nuestros encuentros. Pero sé que espiritualmente está en un lugar mejor. Hacia el final sufría, y yo no quiero verla sufrir nunca. Así que ella ahora está bien, y yo estoy bien porque ella está bien.

Tú y Aretha crecieron en Detroit, junto con muchas otras estrellas: Jackie Wilson, Martha Reeves, Diana Ross y Mary Wells, entre otros. El Detroit en el que creciste era musicalmente fértil. 

Había miles y miles de personas talentosas allí. Acostumbrábamos hacer competencias de grupos en las esquinas. Había grupos que cantaban mejor que yo y The Miracles.

Aretha Franklin cantando con Smokey Robinson en un escenario.

EBET ROBERTS/GETTY IMAGES

Aretha Franklin y Smokey Robinson en 1982

Pero hay otras ciudades plagadas de buenos músicos. ¿Qué es lo que hacía diferente a Detroit en tu época?

Berry Gordy. Yo creo que hay gente talentosa en todas las ciudades, en todos los pueblos, en todas las comunidades, en todas las aldeas, en cada esquina del mundo. Pero Berry Gordy nos dio un medio de expresión.

¿Qué es lo que hacía único a Berry?

Él era un hombre de música. Cuando lo conocí, estaba escribiendo canciones para Jackie Wilson y otras personas así, y era un productor de discos. En esos días, especialmente si eras negro, nadie te pagaba lo que debía pagarte, si es que te pagaban algo. Así que Berry decidió abrir su propia compañía discográfica y darnos un medio para llegar al público.  

Algunos ejecutivos de la industria discográfica tienen éxito porque tienen oído, y otros porque pueden hacer que el negocio funcione.

La mayoría de los sellos discográficos en esa época estaban dirigidos por abogados o personas que solo querían entrar en el negocio de los discos como un pasatiempo o algo así. Pero nosotros teníamos un hombre de la música al timón. Alguien cuyo primer amor eran la música, producir discos y escribir canciones. Eso fue una real ventaja para nosotros.

¿Él te ayudó a convertirte en un mejor compositor?

Sin lugar a duda.

¿Qué te enseñó?

Cómo hacer que mi canción fuera una idea. Cuando conocí a Berry, The Miracles habían ido a una audición con los representantes de Jackie Wilson. Berry estaba allí ese día para entregar unas canciones nuevas. Cantamos cinco canciones que yo había escrito. A la gente de Jackie Wilson no les gustamos para nada, pero después de que ellos nos rechazaron, Berry apareció y dijo: "Oye, me gustaron un par de canciones de ustedes. ¿De dónde las sacaron?" Yo tenía 100 canciones en un cuaderno de hojas sueltas. Pero la mayoría eran incoherentes porque el primer verso no tenía nada que ver con el segundo.

Smokey Robinson y Berry Gordy

JOAN ADLEN/GETTY IMAGES

Smokey Robinson se sorprende en mitad de una actuación cuando Berry Gordy se une a él en el escenario en 1981.

¿Y él te mostró cómo hacerlas más coherentes?

Absolutamente.

¿Tienes un método normal para escribir, como "quiero comenzar con el ritmo y después agregar la melodía"?

No, no hay nada de eso, querido. No para un verdadero compositor. No hay nada de eso. No existe algo como "empecemos siempre primero con esto" porque entonces te estás perjudicando tú mismo.

¿Cuándo pensaste por primera vez soy un buen cantante?

Nunca pensé eso. No soy una de esas personas. No soy un cantante con ego. Nunca pensé lo que dices.

¿Nunca pensaste que eras un buen cantante?

No. Yo pienso que siento las canciones. Whitney Houston era una gran cantante. Celine Dion es una gran cantante. Aretha Franklin era una gran cantante. Yo no estoy en esa categoría. No me voy a engañar. Pero siento lo que canto, y creo que la gente puede sentir lo que siento cuando lo hago.

Smokey Robinson tras bambalinas en un escenario

JIM WRIGHT

Smokey Robinson interpreta en el Silver Creek Event Center en New Buffalo, Míchigan, el 5 de octubre del 2018.

¿Cuándo pensaste por primera vez que podías ser cantante profesional?

Cuando fui cantante profesional. 

¿Hasta ese momento no te habías dado cuenta de que eras suficientemente bueno?

Yo crecí con cierta gente que cantaba mucho mejor que yo. Todo lo que sé es que fuimos afortunados y tuvimos la bendición de conocer a un hombre que nos dio la oportunidad de grabar discos. 

Bien, quiero hablar sobre algunos de esos discos. “I Second That Emotion” es simplemente una interpretación increíble. ¿Con qué sentimiento trabaja “I Second That Emotion”?

Cuando eres musical, eso pasa automáticamente. Yo hago conciertos todas las noches, y nunca es lo mismo. He cantado “Ooo Baby Baby” 500,000 veces, pero cada noche es totalmente nueva porque no sé cómo la voy a interpretar. Es lo que me sale esa noche.

¿Y qué me dices de “The Tears of a Clown”? Me encanta esa canción.

Gracias. Puedes agradecerle a Stevie Wonder.

¿La escribió él?

Yo escribí la letra, Stevie y Hank Cosby hicieron la música. Stevie había grabado esa pista, pero no se le ocurría una canción que pudiera ir con ella, así que me la dio a mí. Yo quería escribir algo sobre el circo que llegara al corazón de la gente. Cuando era niño, escuché una historia sobre Pagliacci, el payaso italiano. Todos lo querían y aplaudían, pero cuando volvía al camarín lloraba porque no tenía esa clase de amor de una mujer. Así que de eso se trata “The Tears of a Clown”. Es una versión de la vida de Pagliacci.

Cuando lo expresas de esa manera, la canción podría ser una balada.

La mejor versión que escuché de “The Tears of a Clown” es de una cantante de jazz que la hizo como balada. Se llama Nnenna Freelon. Tenía un violín que lloraba en el fondo y era hermoso, porque es una canción triste. Mi versión es alegre solo por la pista musical que me dio Stevie, pero en esencia la canción es triste.

“The Tracks of My Tears” realmente me emociona.

Bueno, gracias.

Cuéntame sobre esa canción.

“The Tracks of My Tears” se originó con mi guitarrista, Marv Tarplin, y la escribimos junto con Pete Moore. Marv grabó sus frases de guitarra y me dio la grabación para que escribiera la letra. Lo primero que se me ocurrió fue “Take a good look at my face, see my smiling side of the place, be the closest thing to trace, that you’re gone and I’m not". Y dije: "No, no es eso". Luego: “It’s easy to trace that I miss you so much”. Y dije: "No, no es eso". Entonces un día estaba frente al espejo afeitándome y dije: "¿Qué tal si alguien llorara tanto que las lágrimas le dejaran efectivamente surcos en la cara?". Ahí pude terminar la canción.

¿De modo que te llevó un tiempo encontrar esa parte para terminar la canción?

Sí, sí, pero lo hice en un par de meses. “Cruisin’” llevó cinco años. Marv me había dado la música y me encantaba. Me gustaba tanto que acostumbraba dormirme escuchándola. Así que continué trabajando con esa música. Entonces un día iba conduciendo por Sunset Boulevard con la capota del auto baja y dije “I’m just cruis-in’ down Sunset”. Y entonces dije: "¡Cruisin’! ¡Lo tengo!". Dí media vuelta con el auto, amigo. ¡Quiero ese oro! 

Háblame sobre el Michael Jackson joven. ¿Cómo era tenerlo cerca?

Michael Jackson joven era un hombre. Él no tuvo infancia. Desde que tenía alrededor de 8 años lo hicieron cantar en clubes nocturnos. Así que cuando creció se volvió niño porque podía hacerlo: podía jugar, podía hacer todas esas cosas que no hizo en la niñez.

Michael Jackson en una presentación de los Jackson 5

MICHAEL OCHS ARCHIVES/GETTY IMAGES

Michael Jackson en el mundo del espectáculo cuando niño.

¿Y qué me dices de Marvin Gaye?

Marvin Gaye fue como mi hermano. Estábamos siempre juntos y él grabó mi disco favorito de todos los tiempos, What’s Going On. Fue uno de los mejores cantantes de todas las épocas. Solía decirle todo el tiempo, "'Marvinizaste' mi canción". Porque él podía hacer cosas con su voz que yo nunca hubiera imaginado que podían ser parte de esa canción. 

¿Cómo es trabajar con Stevie Wonder?

Su música cubre todos los géneros que se te puedan ocurrir, desde el góspel hasta el jazz, pasando por todo lo que está en medio. Es una persona extremadamente talentosa y es mi hermano. Siempre lo pasamos muy bien. Cuando estábamos trabajando juntos, Stevie se me acercaba y me decía en el oído: “Oye, Smoke, amigo, te voy a ganar". Es que así es como nos tratamos.

Stevie Wonder

MIRRORPIX VIA GETTY IMAGES

El pequeño Stevie Wonder en 1963.

Fuiste una figura central en la compañía discográfica más importante del siglo, tanto en términos de música como en términos de impacto social. ¿Qué significa eso para ti?

Eso significa todo para mí, amigo. Eso sobrepasa nuestros sueños más locos. Berry y yo hablamos sobre eso todo el tiempo. Nunca nos animamos a soñar que Motown se convertiría en lo que se convirtió. El primer día de Motown, había 5 personas allí. Berry Gordy nos hizo sentar y dijo: "Voy a comenzar mi propio sello discográfico. No solo vamos a hacer música para la comunidad negra, vamos a hacer música para el mundo". Eso es lo que nos propusimos y lo logramos.

— Según relatado a Touré

Más de Motown

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.