Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

Sí, tu perro de verdad te quiere

En un nuevo libro, se explica el vínculo especial entre las personas y sus perros.

Clive Wynne y su perro, Xephos

SAM WYNNE

In English | No es necesario ser un experto en animales para saber que cada vez que llegas a casa y tu perro actúa como si los Beatles hubieran llegado a la ciudad, se debe a que le alegra verte. Pero en un nuevo libro, Dog Is Love: Why and How Your Dog Loves You, Clive D.L. Wynne, etólogo canino, presenta argumentos sólidos de que es “afección genuina” lo que nos ofrecen los perros. Esta se debe en parte a su fisiología única, determinada por la selección natural que los preparó para formar vínculos. Y si bien la comunidad científica preferiría usar un término como “hipersociabilidad” —menos cursi que la palabra amor— para describir el comportamiento, escribe, “no veo ningún motivo por el que no debamos llamarlo amor”.

Wynne, que tiene un perro adoptado llamado Xephos y es director fundador del Canine Science Collaboratory en Arizona State University (en inglés), explica más sobre por qué los perros son tan especiales.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Portada del libro Dog is Love

HOUGHTON MIFFLIN HARCOURT

¿Qué te convenció de que el comportamiento afectivo de los perros es más que manipulación por interés propio para obtener comida?

Ahora estoy completamente convencido. Cuando ven a su persona especial, el centro de recompensa de su cerebro se enciende con una intensidad que es incluso mayor a la que exhiben hacia un pedazo de salchicha. Y otros estudios han mostrado que la oxitocina, la misma hormona que nos vincula con las personas que queremos, a las madres con sus bebés, etcétera, es fundamental en la relación que tenemos con nuestros perros.

Pero la investigación que más me emociona es que, de hecho, encontramos cambios genéticos en los perros cuando los comparamos con sus ancestros salvajes. Es decir, cambios genéticos que cuando se encuentran en los humanos se relacionan con un síndrome muy poco frecuente en el que las personas tienen una capacidad exagerada de establecer fuertes lazos emocionales.

¿Qué le dirías a las personas que lean sobre estos estudios y todavía duden si los perros pueden sentir algo parecido al amor?

Lo que digo es que si quieres dudar el amor que te tiene tu perro, está bien, es tu derecho. Pero lo que sí debes tener en cuenta es por qué no quieres ser escéptico con respecto a tu esposo o tu esposa, las personas que piensas que te quieren. ¿Qué hicieron para convencerte de que te quieren? Porque todo lo que sucede en el cuerpo de tu perro —sus hormonas y su actividad cerebral— es lo mismo, o incluso más, de lo que sucede en el cuerpo de las personas que se quieren unas a otras. Entonces si no crees que tu perro te quiere, no creo que tengas derecho a creer que algún ser viviente te quiere.

“Si no crees que tu perro te quiere, no creo que tengas derecho a creer que algún ser viviente te quiere”.

Dijiste que el ser consciente de la capacidad de amar y la necesidad de recibir afecto que tienen los perros implica una enorme responsabilidad. ¿Qué quieres decir con eso?

Debemos respetarla y corresponderla. Las personas dejan a su perro solo en casa durante 10, 12 o 14 horas al día, y eso es cruel. Me sorprendí cuando fui de visita a Suecia y descubrí que por ley no puedes dejar a tu perro solo por más de cuatro horas continuas. No estoy abogando para que tengamos esa ley en Estados Unidos, solo creo que no solo debemos pensar en “lo que un perro haría por mí” sino “¿qué tipo de vida le puedo ofrecer a un perro?”.

Y en el caso de los gatos, ¿Por qué son diferentes?

Mi respuesta corta es que no soy amante de los gatos. Mi respuesta larga es que los gatos sí tienen algunas relaciones sociales con las personas. Mi opinión es esta: sabemos que la domesticación de los gatos es mucho más reciente; solo un par de miles de años, en comparación con los 15,000 o 20,000 años de la de los perros. Y es en realidad bastante reciente: solo en el último siglo, los gatos han podido vivir dentro de la casa. Mi opinión es que lo que haya pasado con los perros en términos evolutivos, los gatos simplemente están en una etapa más temprana de eso… Esperemos que más personas comiencen a estudiar a los gatos, porque sería bastante interesante saberlo.

¿Si le pudieras hacer una pregunta a tu perro, cuál sería?

¡Oh, nunca me han preguntado esto! Creo que me gustaría saber lo que le pasa por la cabeza. “¿En qué estás pensando?”

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO