Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

Raphael: “Aprendiz de todo y maestro de nada”

El cantante español nos habla de la fama, su familia y sus planes de volver a actuar.

Raphael, artista español

Cortesía Raphael Chesco

Tras seis décadas de recorrer el mundo con su música, el cantante Raphael reconoce que el único problema que tiene en su carrera es que no sabe cómo quitar el pie del acelerador. Por eso ahora, a punto de cumplir 75 años de edad, no solo está concluyendo su gira más reciente por Estados Unidos, después la continúa por América Latina y España. En el ínterin, está promoviendo sus discos más recientes, Infinitos bailes y Una vida de canciones, y según nos aseguró, también prepara su regreso a la actuación.

¿Qué diferencia hay entre el Raphael de ahora y de las tantas otras giras?

El sentimiento es el mismo: salgo con toda mi pasión a disfrutar del público y a entregarme a él. Por eso esta gira se llama “Loco por cantar”, porque describe perfectamente cómo me siento cuando no estoy en un estudio de grabación o en el escenario.

Lo que ha cambiado es que cada vez sé un poquito más porque en todo este tiempo no he dejado de ser un aprendiz de todo y maestro de nada. Sigo aprendiendo en cada concierto algo nuevo. Lo único que no he aprendido es cómo decir “¡Basta!”, ni bajar la velocidad; no hay forma de que esto me canse.

¿Como ve la fama ahora, a diferencia de cómo la veía en la juventud?

Es complicado. La veo lo mismo, pero al mismo tiempo con más tranquilidad. También creo que me la disfruto más ahora, porque con el tiempo todo se aprecia el doble, se agradece mucho más. Quien no piense así, mal le va a ir en la vida.

Usted dijo en una ocasión que es un buen conversador y buen escuchador. ¿De qué le gusta hablar y qué le gusta escuchar?

Me gusta mucho hablar del teatro, de arte y sobre todo discutir lo que pasa en el mundo, a dónde vamos con esta locura, con este maltrato a la naturaleza; a dónde vamos ir a para con la vida del planeta, y la nuestra.

De lo otro, de escuchar, toda la vida me ha gustado prestar atención a lo que tiene que decir la gente mayor que yo. Siempre he sido muy respetuoso de la experiencia que tienen, aunque claro, eso tiene una cosa mala y es que, al llegar a mi edad, se van muriendo las personas mayores que yo. Y ahora tengo muchos jóvenes; los amigos de mis hijos se han convertido en mi pandilla. Aprendo de ellos muchas cosas que no sabía, como la tecnología, que parece que todos son maestros en eso.

Este año cumple 15 años de su trasplante de hígado. ¿Cómo cambió su forma de vivir esa operación?

Totalmente para mejor. Desde que me operé, cada día es una celebración y cada día es más bonito. ¡No hay nada como estar vivo!

¿Como se describe como abuelo?

¿Abuelo? Primero que nada, no me considero abuelo, soy solo padre: el padre de los padres de esos hermosos niños. Y segundo, ¡porque a ellos les encanta tratarme así, sin llamarme abuelo! Me dicen Raphael, con mucho amor y respeto, y eso me hace sentir muy bien.

Siempre ha dicho que le gusta más actuar que cantar. Después del musical Jekyll & Hyde y el éxito de la película Mi gran noche, ¿hay planes de volver a hacerlo?

Sí, aunque el tiempo de mis giras se lleva todo. Estoy en gira permanente todo este año y es muy complicado que un productor consiga que pare con los conciertos por tres meses para poder hacer una película, o más tiempo, incluso, para hacer una obra de teatro. Sin embargo, tengo un proyecto muy interesante en manos. ¡Va a ser un exitazo! No debo hablar demasiado de esto, pero recuerda esta conversación del día de hoy, porque es un gran proyecto lo que estaremos realizando.

También ha sido un pintor muy prolífico. ¿Sigue pintando y regalando sus cuadros?

Bueno, sí. Cuando puedo, cuando tengo unos días o unas horas saco los lienzos. Yo siempre trato de sacar las energías para cualquier forma de arte; lo bueno es que ganas de hacer cosas me sobran, yo ando muy emocionado con la vida.

Finalmente ¿qué causas sociales le apasionan? ¿Hará algún día su propia fundación?

Me gustan muchas causas sociales, sobre todo las que tienen que ver con la donación de órganos. Cuando recién me operé, yo quería hacer una fundación para esa causa, pero los médicos me dijeron que lo único que me pedían era que hablara de la importancia de donar órganos, de cómo un trasplante puede salvar vidas, y es algo que siempre está en mi boca. Mi deseo es que toda la gente que me escuche tome conciencia de la enorme importancia que tiene este tema de donar órganos. ¡Gracias a que alguien lo hizo yo ahora estoy vivo!

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.