Skip to content
 

Lucero, en una constante renovación

La cantante y actriz mexicana medita sobre su permanencia artística.

Lucero

Gabriel Olsen/FilmMagic

Lucero sigue en constante renovación artística a sus 49 años.

Una cantante, actriz y figura mediática de incansable apetito por la creación, Lucero está a punto de cumplir 49 años. Siempre lista para investigar nuevos territorios de expresión, este año lanzó el disco Más enamorada con banda, su segunda incursión al territorio de la banda sinaloense. AARP en español habló con la cantante mexicana sobre la necesidad de seguir evolucionando y de tomarse unas merecidas vacaciones, entre otros temas.

El año que viene cumple 50. ¿Cómo hizo para ser tan increíblemente productiva en sólo cuatro décadas de actividad artística?

Qué pregunta más bonita. Sí, la verdad que es poco tiempo para haber logrado tantas cosas. El tiempo vuela, la vida se pasa rápido y este es el momento en que la madurez me da la oportunidad de disfrutar todos los logros que pude llevar a cabo. Empecé a los 10 años, creo que eso ayudó muchísimo porque tuve una permanencia constante en el gusto de la gente. De pronto me pongo a pensar en todo lo que he ido haciendo como actriz, cantante y conductora. Y es cierto que es una cantidad de cosas: duetos, discos, películas, telenovelas, viajes, giras, festivales y entregas de premios. Tiene mucho que ver con mi deseo de que mi carrera nunca se viera pausada. 

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Cómo interpreta la clave de tantos éxitos?

Siempre traté de elegir de la mejor manera, rodeada de mi equipo y con el apoyo de mi madre, que fue mi mánager a lo largo de muchos años. Traté de visualizar qué puede gustarle al público, qué puede traer permanencia artística. Hacer cosas de las que una no pueda arrepentirse con el paso de los años. Manejar una identidad que sea transparente, que represente mi verdad; la Lucero que soy yo. No tener que estar escondiendo algo detrás de un rincón.

El género de la banda sinaloense es enfrentado con esnobismo por muchos críticos. ¿Cómo decidió incursionar en este estilo que es algo polémico?

Es real eso que dices. La banda sinaloense es un subgénero de la música regional mexicana que durante muchos años se escuchó en poblaciones pequeñas, rancherías y lugares de gusto popular. Pero siento que ha cobrado una importancia increíble en los últimos años, apareciendo en todas las entregas de premios como los Billboard o los Latin Grammy. Cada vez cobra más glamur. Decidí grabar mi primer disco en el género porque me di cuenta que estaba cobrando mucha fuerza con gente de todas las edades y niveles sociales, en muchos países de Centro y Sudamérica. 

Durante años grabé con mariachi, canciones rancheras que me trajeron muchas satisfacciones. Pero pensé en renovarme yo también como cantante, innovando un poco dentro del estilo de la música mexicana que tanto amo. El resultado ha sido muy bello. El público que me seguía como baladista me dice: “Mira, no escuchaba tanto banda, pero ahora la escucho por ti”. Y los que la escuchaban hace años me comentan: “Qué padre tener a una Lucero que se adapta al género que escuchamos sin perder su estilo propio”. Esta segunda producción de banda —número 28 en mi carrera— ya es disco de oro en México. Estoy feliz de haber tomado la decisión.

 "La madurez me da la oportunidad de disfrutar todos los logros que pude llevar a cabo" .

— Lucero

Como actriz, ha grabado muchas telenovelas. ¿Cuál es la parte que más disfruta de su producción?

Yo creo que la actuación como tal. La experiencia de conocer a tanta gente, de compartir con los actores, el equipo y los directivos es increíble. Pero la parte de transmitir el personaje es lo que más me gusta. Sentirme dentro de la persona que estoy interpretando es lo que más disfruto.

Hablando estrictamente en términos emocionales, ¿cuál ha sido el punto más alto de su carrera?

Es difícil de contestar. Quizás los momentos más altos a nivel emocional tuvieron que ver con la etapa cuando me casé y tuve a mis dos hijos. Dividir la vida pública con la privada nunca ha sido fácil; cuando eres esposa y quieres formar un hogar, puede ser complicado. En mi caso, me trajo una plenitud muy especial. Me sentía completa, muy viva, empezando a crecer en mi vida como mujer. Hoy en día me siento emocionalmente completa porque la experiencia de vida que tengo a los 48 —la cantidad de anécdotas, las cosas que logré— me dan una estabilidad. Me siento orgullosa de lo que soy.

¿Y el punto más bajo?

Una se casa para toda la vida. Cuando te divorcias —cuando tomas junto a tu marido la decisión de no seguir como esposos, de continuar la vida como socios y padres de tus hijos— puedo decir sin victimizarme que fue un momento difícil. No dejé de trabajar. Con el paso de los años me doy cuenta que todo salió bien. Las cosas que suceden son para aprender, experimentar, madurar. Afortunadamente tenemos con mi exmarido una excelente relación como amigos y padres de nuestros hijos.

Me queda la curiosidad: ¿cómo son las vacaciones de una persona tan productiva como usted?

Me olvido un poco de la parte artística y me pongo a descansar. Para mí las vacaciones son viajar con mis chicos en camiseta, comer lo que me gusta, hacer ejercicio y olvidarme del estrés. Me gusta vivir como una persona normal. Es ahí donde cargo baterías, juntando inspiración y ganas para el siguiente proyecto, para todo lo que venga.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.