Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

Steve Jobs por Walter Isaacson

Una biografía que oscila entre la idealización y una imagen del innovador con todos sus defectos.

In English | Cuando, en 1996, Steve Jobs sospechó que el CEO de DreamWorks, Jeffrey Katzenberg, había robado la idea de una película de Pixar —el estudio de animaciones de Jobs—, lo llamó por teléfono. Katzenberg le ofreció dilatar la producción de su película, Antz, si Pixar aceptaba postergar el estreno de A Bug’s Life. Cuando Jobs dijo que no podía hacerlo, Katzenberg le respondió: “Claro que puedes. Puedes mover montañas. ¡Tú mismo me enseñaste a hacerlo!”

Vea también: Aplicaciones de AARP para su iPhone, iPad y iPod Touch.

La biografía éxito de ventas de Steve Jobs por Walter Isaacson

Foto por: Ken Cedeno/Corbis

La imagen de Jobs, el cofundador de Apple, como el prototipo de empresario que logra todo lo que se propone predomina en la mayor parte de la biografía del magnate de la computación escrita por Walter Isaacson, ahora disponible en español.

Steve Jobs revela el rápido ascenso del ejecutivo desde la fundación de Apple, con Steve Wozniak, en 1976, sus primeros intentos por conseguir fondos —donde un potencial inversor los rechazó tras decidir que eran “un par de chicos jóvenes y de aspecto desaliñado”— y el lanzamiento de la Macintosh, en 1984.

La Mac fue la primera computadora personal comercialmente exitosa que, con un mouse y una interfaz gráfica, permitía al usuario desplazar el cursor y hacer “clic” en los íconos en lugar de teclear comandos en lenguaje de programación. Le siguieron productos exitosos como el iPhone y el iPad. A través de tecnología multitáctil —que permite al usuario interactuar con la pantalla a través de las puntas de  sus dedos— los dispositivos de Apple revolucionaron la manera en que la gente se comunica y usa las computadoras. Su popularidad sigue creciendo. Se estima que, en Estados Unidos, unos 20 millones de personas tienen iPhones, y más del 30 % son hispanos. Y pese a que el iPad apareció hace tan sólo un año, entre los estadounidenses, el 8 % de los no hispanos y el 18 % de los latinos tienen un iPad u otra tableta.

La historia de la creación de la Mac muestra un lado oscuro del espíritu perfeccionista e innovador de Jobs. Pese a reconocer que la idea de un sistema asequible que incluyera “la pantalla, el teclado y la unidad de procesamiento en un mismo equipo” fue del empleado de Apple Jef Raskin, Jobs decidió convertir la iniciativa en realidad. Era, escribe Isaacson, “inevitable que, en cuanto Jobs se fijara en el proyecto Macintosh, los días de Raskin pasaran a estar contados”. Poco después, Raskin se fue de Apple.

Siguiente: El "campo de distorsión de la realidad" de Jobs.>>

Al narrar estos eventos, Isaacson invoca reiteradamente un concepto acuñado por los conocidos de Jobs para describir su habilidad para, aparentemente, torcer la realidad a su voluntad. Conocido como el “campo de distorsión de la realidad” de Jobs —una frase inspirada en un episodio de Star Trek—, Isaacson cuenta cómo Jobs convenció al CEO de Corning Glass, Wendell Weeks, para que produjera el tipo de vidrio específico que deseaba para el iPhone, a pesar de enormes desafíos ingenieriles. “Hazte la idea”, le dijo Jobs. “Puedes hacerlo”. Y así fue.

Pero ese “campo de distorsión” no siempre obró a favor de Jobs, como cuando decidió posponer por nueve meses una cirugía para tratar su cáncer y probar con medicina alternativa. “En realidad no quería que los médicos me abrieran, así que traté de ver si había otras alternativas que funcionasen”, le contó a Isaacson. Para cuando se sometió a la operación, los médicos encontraron que el cáncer de páncreas que finalmente le costó la vida había hecho metástasis. 

La muerte de Jobs, a los 56 años, generó una ola de elogios en los medios. El innovador fue reconocido como el heredero intelectual de inventores de la talla de Thomas Edison. Su pérdida como cabeza de una de las empresas manufactureras por excelencia del siglo XXI, en una época en la que los fabricantes estadounidenses están perdiendo terreno ante competidores internacionales, parece haber dejado un vacío imposible de llenar.

Si bien se cuida de no caer en la hagiografía, el libro de Isaacson se hace eco de estas opiniones,  especialmente cuando se refiere al legado de Jobs, en los últimos pasajes de este tomo de 630 páginas. “Era un genio”, proclama Isaacson. Perdiendo en alguna medida la moderación exhibida hasta entonces, Isaacson concluye que Jobs fue “el ejecutivo empresarial de nuestra era con más posibilidades de ser recordado dentro de un siglo” y que su “saga” de innovar desde cero es “un claro ejemplo del mito de la creación de Silicon Valley”.

De lectura amena y meticulosamente reporteada, Steve Jobs es la biografía definitiva del magnate de la computación… por ahora. Probablemente le tomará más tiempo al mundo procesar el impacto que han tenido Jobs y los productos que él diseñó y comercializó. Mientras tanto, Isaacson ha hecho un gran trabajo  no sólo al narrar la historia de Jobs, sino, también, al capturar el entorno en el que tuvo lugar.

También le puede interesar: Cómo resguardar la información de su computadora.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO