Skip to content
 

Reseña: The Barbarian Nurseries

La segunda novela de Héctor Tobar aborda las dinámicas de clase y cultura en Los Ángeles.

In English | Resulta casi imposible no comparar la segunda novela de Héctor Tobar, The Barbarian Nurseries, que se lanzará el 27 de septiembre, con The Help, el éxito de ventas de Kathryn Stockett que fue llevado al cine y resultó una de las películas más populares del verano.

Vea también: La aclamada novela debut de Justin Torres, We the Animals. 

'The Barbarian Nurseries' por Héctor Tobar

Foto: Jacket Photo/Jessica Haye & Clark Hsiao

Las dos historias transcurren en siglos diferentes, se ubican en lugares opuestos del país y se centran en perfiles demográficos distintos. Sin embargo, ambas describen vivamente la discriminación que han enfrentado los grupos subrepresentados a través de la historia de la nación.

"En la historia estadounidense, siempre ha existido esta gente que vive entre nosotros, marginada y sin derechos ", afirma Tobar. "De cierta manera, no son ciudadanos plenos. Son desigualdades innatas, casi del estilo de las castas. Quise aprovechar eso".

The Help, ambientada en Misisipí durante el movimiento por los derechos civiles, presenta a dos empleadas domésticas afroestadounidenses y a las mujeres blancas sureñas para las que trabajan. The Barbarian Nurseries es una historia moderna sobre una latina que trabaja para una familia acomodada del sur de California.

El título juega con diversas imágenes e ideas que recorren el libro, incluida la idea de que México y otros países latinoamericanos son lugares de barbarie, y que los inmigrantes hispanos que cuidan muchos hogares estadounidenses – como jardineros, niñeras, cocineros o mucamas – son incivilizados. Tobar expone con destreza lo absurdo de esta falsa concepción a través del personaje de Araceli Ramirez, exestudiante de arte que llegó a Estados Unidos de manera ilegal y trabaja para Maureen Thompson y Scott Torres, padres de dos varones y una bebé, como empleada doméstica que duerme en el hogar.

Cuando el libro empieza, Scott y Maureen, que se recuperan de la depresión económica más reciente, acaban de echar al jardinero y a la niñera, dos de los tres inmigrantes mexicanos que los ayudaban a mantener la casa, el jardín y los niños. Araceli, contratada para cocinar y limpiar, es la única ayuda que queda.

Siguiente: Una serie de malentendidos genera un circo mediático. >>

Jamás se menciona nada, pero, poco a poco, los niños se quedan cada vez más a su cuidado, hasta que un día, a raíz de una fuerte discusión entre Maureen y Scott, el matrimonio abandona la casa, cada cual con un rumbo distinto; Maureen, con la bebé a rastras. Tras algunos intentos fallidos de comunicación y su propia e irresponsable decisión, los padres abandonan, inadvertidamente, a Araceli y a los niños.

Desconcertada por la ausencia de éstos, y sin saber bien qué hacer, Araceli decide llevar a los niños a casa del abuelo de estos en la zona sur del centro de Los Ángeles. Scott y Maureen regresan a un hogar vacío. Los padres denuncian la desaparición de los niños; Araceli se convierte en sospechosa de secuestro y sigue un circo mediático que, en última instancia, empuja a Araceli, a Maureen y a Scott a las contracorrientes del debate nacional sobre inmigración.

"Los norteamericanos", dice el libro, "lidiaban una guerra consigo mismos respecto de si debían meterla en la cárcel o permitirle vivir en libertad".

Los personajes representan el espectro íntegro del debate: expertos mediáticos, un fiscal auxiliar de distrito demasiado entusiasta, un activista contra la inmigración que representa a un grupo denominado One California y un blogger que está a favor de los inmigrantes. El circo mediático trae como resultado un "aumento en el volumen de llamadas telefónicas en la región del sur de California y sus alrededores, a medida que madres en sus cubículos, madres saliendo de la sesión de yoga, madres saliendo de reuniones de personal" llaman a sus casas "solamente para verificar, solamente para escuchar las voces con acento de la empleada que contrataron, para ver si pueden percibir un tono que sugiera engaño, el desliz del maquinador". Así, Tobar demuestra cuánto de la controversia de la inmigración se basa en presunciones e ideas preconcebidas, y cuán poco tiene que ver con quiénes realmente son los individuos.

Araceli, expresa Tobar, hijo de inmigrantes guatemaltecos, es su otro yo. "Es una intelectual atrapada en el cuerpo de alguien que para mucha gente no tiene apariencia de intelectual ", afirma. "A veces, la gente se sorprende al enterarse de que soy escritor, porque en Los Ángeles, las personas de origen guatemalteco prestan servicios".

De hecho,Tobar es reportero, ganador de un Premio Pulitzer y escribe una columna para el periódico Los Angeles Times. Es autor de una novela anterior, The Tattooed Soldier¸ que fue finalista del premio PEN USA West Award para Ficción, y de un libro de no ficción, Translation Nation. "Quise tomar el concepto completo del empleado doméstico y del inmigrante como persona pasiva sin educación", dice, "para hacerlo estallar y subvertirlo".

También le puede interesar: Entrevista al escritor Carlos Fuentes.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO