Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Aleph de Paulo Coelho

Autor brasileño éxito de ventas regresa con una novela sobre una crisis espiritual.

In English | La nueva novela de Paulo Coelho, Aleph, comienza con una cita del cuento homónimo del famoso escritor Jorge Luis Borges. El relato de Borges cuenta la historia de un engreído poeta cuya actividad intelectual es descrita como “continua, apasionada, versátil y del todo insignificante”. Es imposible no pensar en este personaje al leer las hazañas del narrador de Coelho, un alter ego semificcional también llamado Paulo, quien, a pesar de su profesión de escritor, se siente ahogado por la rutina diaria y pasa por una crisis de fe.

Vea también: Don Miguel Ruiz comparte su sabiduría tolteca en Los cuatro acuerdos.

Aleph por Paulo Coelho

Foto: Cortesía de Random House, Inc.

Ilustración de portada.

¿La solución a su problema? Animado por su maestro espiritual —enigmáticamente (y de manera poco imaginativa) llamado “J”— Paulo, de 59 años, decide recorrer el mundo en busca de respuestas. Después de todo, desenfadadamente nos dice que: “Viajar nunca es cuestión de dinero, sino de coraje”.

El viaje de Paulo lo lleva a lugares tales como las ciudades de Túnez y Novosibirsk, Rusia, mientras habla en eventos ante multitudes de fieles lectores y socializa con un elenco de excéntricos personajes.

Un clarividente de Marruecos que arruina la cena al predecir con exactitud un accidente automovilístico, cuando lo único que le interesaba a Paulo era hablar “con amigos que compartieran la pasión por las Harley-Davidson clásicas”. Un traductor, maestro de Lengua jubilado de nombre Yao, que cita pasajes del Tao Te Ching; y una joven violinista turca, Hilal, que se presenta a Paulo de una forma que en cualquier otro contexto, salvo el universo de ensueño en el que transcurre Aleph, sería interpretado como una vulgar manera de seducirlo: “Mi nombre es Hilal, ¿no te acuerdas? Vine a encender el fuego secreto”. Es con Hilal que Paulo experimenta el “aleph,” el mítico “punto en el que se cruzan todos los lugares y todos los tiempos”.

Siguiente: Un malestar que se remonta a la Inquisición española. >>

En este libro, todos hablan en máximas cargadas de múltiples sentidos u obviedades que pueden significar muchas cosas o, lo más probable, absolutamente nada. Al enfrentar a un matón en un restaurante ruso, Yao dice que no tiene miedo porque “solo los vivos mueren”. El matón se tranquiliza. Meditando sobre las dificultades para comunicarse con los demás, Paulo reflexiona: “El problema con las palabras es que nos dan la ilusoria sensación de que estamos haciéndonos entender, así como entendiendo lo que los demás dicen”.

El lector podría encontrar difícil captar la supuesta importancia de estas cavilaciones cuando casi todos los personajes recurren a frases cursis tipo tarjeta Hallmark y verborrea esotérica. Peor aún, nos enfrentamos con esbozos de personajes a merced de una trama débil. En pocas palabras: Durante su viaje, Paulo descubre que su malestar proviene de haber hecho daño a Hilal en una vida anterior. Como sacerdote católico durante la Inquisición, torturó a la muchacha a raíz de acusaciones de adorar al demonio y permaneció en silencio cuando fue condenada a morir en la hoguera. Paulo expía sus pecados durante el tramo transiberiano de su peregrinaje.

Coelho dice haberse inspirado en el cuento de Borges para escribir su novela. Si bien podría resultar injusto comparar a ambos escritores —Coelho ha vendido más de 130 millones de libros, aunque no ha alcanzado el reconocimiento literario de Borges—, no es la calidad de la escritura, sino la solemnidad carente de humor de la novela lo que genera el llamativo contraste. Aunque ambas historias tratan sobre el “aleph”, a Coelho le toma 269 páginas concluir que sólo a través del presente podemos redimir nuestro pasado. Las tribulaciones a las que somete a sus lectores no justifican esta definitivamente vápida realización.

También le puede interesar: La impactante novela debut de Justin Torres, We the Animals.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO