Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

70 años de carrera

La legendaria actriz estrena <i>Life Without Makeup</i>, monólogo sobre su vida.

Rita Moreno en su camerino

Foto: Berkeley Repertory Theatre

In English | "Siento que podría continuar eternamente", dice Rita Moreno, reflexionando sobre el más reciente capítulo de su vida y de su carrera. La ganadora de los premios Tony, Oscar, Emmy y Grammy vuelve a las tablas y a la televisión. También  proyecta  escribir un libro sobre su vida. "Soy la Betty White de este año", bromea durante el almuerzo en uno de los patios de su hogar, en Berkeley Hills, California.

Vea también: Preguntas y respuestas con Rita Moreno.

Su jovialidad contradice el difícil año que ha vivido Moreno, de 79 años. Primero, falleció su marido; luego debió someterse a una cirugía de reemplazo de rodilla. Sin embargo, apenas dos meses después de haber dejado el hospital, la actriz y bailarina volvió a los escenarios, sentada en una silla. Pasó este verano recorriendo diariamente la costa de California, grabando una nueva telecomedia en Los Ángeles y ensayando una nueva obra en Berkeley.

Su deslumbrante casa, con un gran patio al frente y una chimenea en el exterior, queda a pocos minutos del teatro donde ha interpretado a mujeres de carácter como a la soprano María Callas, en Master Class; a Amanda Wingfield, en The Glass Menagerie (El zoo de cristal), de Tennessee Williams; y, dentro de poco, a ella misma.

Life Without Makeup, la historia de Rita Moreno, se estrenará en el Berkeley Repertory Theatre en septiembre. Escrita por Tony Taccone, director artístico del teatro, la obra es la culminación de muchas horas, a menudo emocionalmente extenuantes, de entrevistas con la actriz.

En escena, Moreno (nacida Rosita Dolores Alverío) recuerda el tormentoso viaje por mar desde Puerto Rico hasta Nueva York con su familia, cuando tenía 5 años. Describe el apartamento que compartían con otras tres familias, la fábrica explotadora donde ella y su madre trabajaban, y las clases de baile. A los 9 años, dice, estaba "trabajando el circuito de los bar mitzvá como una versión en miniatura de Carmen Miranda”. Su madre confeccionó el sombrero decorado con frutas. 

Más tarde, para mantener a su madre y a una serie de padrastros consecutivos, tomó algunos papeles en películas que consideraba degradantes y un asalto a su dignidad: una india esclava muda fugitiva , una polinesia con sarong, una árabe con turbante. E incluso después de su sonado éxito en Amor sin barreras, los papeles que le ofrecían eran en su mayoría novias de hampones, madres de pandilleros o madamas de burdeles. 

Siguiente: Todo sobre su monólogo. >>

En su monólogo, Moreno  habla de los hombres —principalmente, de su tumultuosa relación con Marlon Brando (que estaba más celoso de Elvis Presley que de sus citas con Howard Hughes)—. Describe a magnates depredadores sexuales que conoció a lo largo de su carrera, y revive una cita a ciegas con un hombre llamado Lenny Gordon, quien terminó siendo su marido durante 35 años, hasta su muerte, en el 2010.

El enorme talento musical de esta estrella se observa en los números de The Electric Company y West Side Story, y en clásicos como “Stormy Weather” y “Broadway Rhythm” .

Moreno divierte a su público con sus anécdotas de sucesos tras bastidores durante el rodaje de West Side Story (Amor sin barreras). ¿El director Jerome Robbins? “El hombre era un genio absoluto", si bien su visión artística por momentos reflejaba algunas elecciones poco iluminadas, afirma. "Nos agrupó a todos en una pandilla de "negritos", expresa Moreno en la obra. Robbins insistía en que los personajes puertorriqueños hablaran con acento y llevaran el mismo maquillaje oscuro: "maquillaje compacto número 10, llamado con acierto Texas Dirt (polvo de Texas)". 

Derribar barreras y romper con los estereotipos hispanos ha sido "una feroz lucha durante gran parte de mi vida", afirma Moreno. Pero eso está cambiando. Ahora, en la nueva comedia de Fran Drescher, Happily Divorced (Felizmente divorciada)", que se estrenó en TV Land en junio, representa a una madre judía. "Sabes", expresa Moreno, mientras termina su almuerzo, "nunca creí que viviría para ver el día en que gente como yo interpretara a una anciana judía. Y disfruto cada instante".

Moreno deja claro en su espectáculo que no tiene intención de parar. "La gente dice que cuando llegas a cierta edad, te tranquilizas", sostiene. "Dicen que a medida que tus huesos se empiezan a calcificar tienes que ir mucho más lento…  El sosiego nunca me ha servido de mucho…  Imagino que si mantengo mi espíritu en forma, los huesos se cuidarán solos".

Siguiente: ¿Por qué Moreno decidió poner en escena un monólogo autobiográfico en este momento? >>

Preguntas y respuestas con Rita Moreno

AARP VIVA: ¿Por qué decidió poner en escena un monólogo autobiográfico en este momento?

RM: Creo que mucha gente no sabe nada acerca de mi vida. Tengo todos estos premios y no conocen las luchas que hay detrás de ellos. Durante Master Class, solía entretener a Tony [Taccone, el director de la obra] con historias sobre Hollywood; un Hollywood que ya no existe, y me decía: "Realmente, eres un dinosaurio. Deberías escribir sobre esto, porque nadie va a conocer esa parte de Hollywood". Hace unos dos años, me dijo: "Sabes, tienes 78 años. Te lo voy a pedir una vez más". Y pensé: "Tiene razón". 

AARP VIVA: Tony Taccone escribió el guión de esta obra. ¿Qué se siente al leer un guión sobre uno mismo?

RM: Durante un año y medio, Tony me entrevistó todas las semanas. Me dijo que tomaría tres horas cada vez, y yo contesté: "Eso no es nada, sabes, soy una charlatana". Pero esas sesiones fueron mortales. Fueron una paliza para mí y también para él, porque él también se involucró mucho en la historia. Vio todas las películas que he hecho, lo cual es una maldición. Tuvo que ver algunas de esas películas del Oeste espantosas donde yo interpretaba a muchachitas indias y cosas por el estilo. Actuaba de cualquier cosa que tuviera piel oscura. Era muy necesario ver esas espantosas películas para entender mi situación. Eran papeles humillantes. No las he vuelto a ver.

AARP VIVA: Su marido, Lenny Gordon, falleció el año pasado a los 90 años. Este debe haber sido un año muy duro.

RM: Me sacó adelante en momentos muy difíciles de mi vida. Pero ya sabes, dos meses después de la muerte de Lenny, tuve mi cirugía de rodilla; y dos meses más tarde, hice mi primer espectáculo sentada en una silla. Debía algunos conciertos, y no soy nada si no obro responsablemente. En realidad, terminó siendo algo muy bueno. Me distrajo. De repente, era amada de nuevo, esta vez por el público en lugar de sólo por Lenny. Sencillamente, lo haces, y de algún modo, te fortalece.

AARP: Este año cumple 80 años. ¿Va a bajar el ritmo?

RM: ¡De ninguna manera! Quiero decir, no, en absoluto. Es lo que hago. Sabes, sin duda me aquietaré cuando la otra rodilla ceda o pase algo más, pero no pienso en eso. En este instante, me encuentro en un lugar fantástico, y creo que es así porque, básicamente, tengo trabajo, y estoy muy unida a mi hija y a mis muchachitos [sus nietos].

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO