Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Consejos de moda para quienes suben y bajan de peso Skip to content
 

10 consejos de moda para quienes suben y bajan de peso con frecuencia

Qué ropa comprar cuando tu peso fluctúa y necesitas cierta flexibilidad.

Kim Whitley, Dawn McCoy, Bronwyn Berry

GREG DOHERTY/GETTY IMAGES; AMANDA EDWARDS/GETTY IMAGES; PRESLEY ANN/PATRICK MCMULLAN VIA GETTY

In English |  Es perfectamente normal que las mujeres mayores de 50 años experimenten pequeñas fluctuaciones de peso de alrededor de cinco libras debido a los cambios hormonales, la retención de líquidos y el hecho de que la digestión se hace más lenta. Pero algunas de nosotras somos realmente culpables cuando se trata de la dieta y el ejercicio. Subimos y bajamos de peso con tanta frecuencia que tenemos el armario lleno de ropa de tres tallas distintas. Pero esta es la cuestión: además de que el ver ropa de varias tallas en el armario provoca estrés, tener todas esas prendas es caro, ocupa mucho espacio y no es necesario. Si te identificas con esto, tal vez sea hora de crear un guardarropa flexible que se vea fantástico sin tener que aumentar o reducir las tallas. Aquí te presentamos 10 soluciones favorables para tu cuerpo.

1. Deja que el cuerpo y la mente se olviden de las tallas

En vez de conservar la ropa que hoy te queda chica o aquella a la que recurrirías si aumentaras 20 libras, trata de tener un guardarropa que incorpore un poco más de flexibilidad. Abrir el armario y vestirte no debería ser una parte deprimente de tu día.

2. Trata de no alejarte de tu talla "media" más frecuente

Esto te ayudará a crear un guardarropa realista al elegir nuevas piezas. Olvídate de las prendas muy ajustadas y de las carpas. Dona o deshazte de cualquier cosa extrema y de toda prenda que apriete o aplaste tus partes más gruesas, flojas o hinchadas (por si no lo sabes, todos tenemos problemas con esto) o que te obligue a retener la respiración y llevar dos fajas modeladoras por debajo. No olvides incluir en ese grupo toda prenda demasiado grande que no defina mínimamente el cuerpo.

3. Primero, concéntrate en las partes donde aumentas y bajas de peso

Esto quiere decir que debes observar tu cuerpo objetivamente y sin disfraces, y determinar en qué zonas se producen las mayores variaciones de peso. ¿Eres de las personas que suben de peso por debajo de la cintura y acumula las libras adicionales en el estómago, el trasero y los muslos? ¿O el peso extra va directamente a tu parte superior: pecho, tórax y cintura? ¿O tu mayor preocupación es que ganas peso mayormente alrededor de la cintura? ¿O aumentas de peso en todos lados y tus curvas se estiran al máximo por encima y por debajo de la cintura? Ahora, comienza a construir un guardarropa de prendas que potencien tu cuerpo cuando estés más delgada y cuando estés más robusta. 

4. Si subes de peso en la parte inferior necesitas volumen debajo de la cintura

Comienza a coleccionar prendas de moda que estén siempre de tu lado, como faldas amplias de corte "A", vestidos al cuerpo con volados en la falda y pantalones de pierna ancha que lleguen a los tobillos.

Regina King y Carmen Madrid

GETTY IMAGES (2), PARAS GRIFFIN; CARLOS TISCHLER

Regina King luce una falda amplia y un top entallado; Carmen Madrid viste pantalones de pierna ancha.

5. Si aumentas de peso en la parte de la cintura necesitas espacio allí y en el abdomen

El abdomen más grande es un intruso que llega con la menopausia. Los vestidos sueltos y las túnicas eliminan la preocupación de por dónde comienza la cintura, o incluso si existe. No uses cinturones, prendas con lazo o cinturón, ni blusas que van dentro del pantalón o la falda. Ponte camisetas más largas sin mangas debajo de camisetas amplias más cortas para lograr una solución a la moda. Los pantalones deben ser angostos, pero elige los que tienen la cintura total o parcialmente elastizada, o un par de leggings (ver consejo N.º 8). 

Donna Karan y Patrika Darbo

BRIAN ACH/GETTY IMAGES FOR URBAN ZEN; BRANDON WILLIAMS/GETTY IMAGES

La diseñadora Donna Karan y Patrika Darbo con túnicas asimétricas y pantalones negros.

6. Si aumentas de peso en la parte superior del cuerpo necesitas moldear el área por encima de la cintura

Las camisas, blusas y los vestidos de estilo envolvente esculpen el cuerpo y le dan forma de X, lo que define más la silueta y ayuda a equilibrar las proporciones entre la parte superior y la parte inferior. Las envolturas reales —o sus hermanas, las envolturas falsas— crean un marcado cuello en V, lo que alarga visualmente el torso y fortalece los hombros. El lazo que se ata en la cintura (que en algunos casos puede ser suplantado por un elástico invisible) es ajustable y se expande o contrae con el cambio de peso.

Kim Whitley y Bronwyn Berry

GREG DOHERTY/GETTY IMAGES; PRESLEY ANN/PATRICK MCMULLAN VIA GETTY IMAGES

Kym Whitley con una blusa de estilo envolvente en tono lavanda pálido y pantalones amarillo canario; Bronwyn Berry con un vestido metálico de estilo envolvente.

7. Si subes de peso en todos lados debes usar un solo color

Un estilo monocromático es la forma más simple de crear la ilusión de una silueta más delgada. Puedes combinar negro con negro, blanco con blanco o, por ejemplo, usar todo rojo; el color único hace que el ojo se mueva en sentido vertical. Reducir el vestuario a unos pocos colores en vez de un arcoíris indiscriminado es una buena decisión. Y al combinar texturas y estampados aumentas el estilo mientras mantienes constante el tema del color. Busca prendas tejidas y básicas que tengan algo de estructura y haz que una modista agregue un panel elástico a la cintura de los pantalones o las faldas cuando sea necesario.

Effie T. Brown, Cybill Shepherd y Gabrielle Carteris

NICHOLAS HUNT/WIREIMAGE/GETTY IMAGES; ALBERT L. ORTEGA/GETTY IMAGES; MICHAEL TRAN/FILMMAGIC/GETTY IMAGES

Effie T. Brown vestida de negro de pies a cabeza; Cybill Shepherd en rojo monocromático con túnica lisa hasta la rodilla; Gabrielle Carteris con un traje de pantalón blanco.

8. Haz de los leggings tu nueva prenda de base

No importa en qué parte del cuerpo aumentes de peso: con leggings es fácil llevar blusas más sueltas y largas, y usar una prenda encima de otra. Tus piernas siempre serán una parte relativamente delgada de tu cuerpo (incluso si son musculares, rellenas y con curvas), de modo que busca leggings en telas gruesas y opacas. Totalmente aceptables ahora como pantalones, los leggings dan un aspecto elegante cuando se combinan con túnicas hasta la mitad del muslo o más largas, blusas blancas luminosas, chaquetas y suéteres. Agrega unas botas a tono con el color de los leggings —de cualquier estilo, desde botas cortas hasta las que llegan a la rodilla— y ya tienes un "look". Elige leggings de imitación cuero o imitación gamuza para un efecto moderno y pulido y, créeme, nadie los confundirá con un pantalón para el gimnasio o de yoga. ¿La mejor parte? Se estiran junto contigo.

9. Aprende a amar los estampados

No hay nada como un vestido estampado para mantener los ojos en movimiento y alejarlos de áreas específicas del cuerpo. Para quienes suben y bajan de peso con las dietas y aman las prendas cómodas, de calce simple y con el aspecto chic de una cálida bata de baño, esta es otra solución para la cual no importa en qué zona del cuerpo se sumen o pierdan las libras. Sin arrugas ni telas que tironean, ni problemas para lucirlos, estos vestidos se adaptan a tu cuerpo. Búscalos con un largo hasta la rodilla o a mitad de la pantorrilla en estampados florales, artísticos o tropicales que te hagan sonreírle a la balanza. 

Dawn McCoy y Bevy Smith

AMANDA EDWARDS/GETTY IMAGES; LEON BENNETT/GETTY IMAGES FOR ESSENCE

Dawn McCoy con un vestido estampado de estilo envolvente a mitad de la pantorrilla; Bevy Smith con un vestido envolvente floreado.

10. Por último, invierte en sostenes

Quienes suben y bajan de peso con facilidad necesitan sostenes en varias tallas y estilos para manejar los cambios de peso. No hay forma de evitar esto. Cuando aumentes de peso, tendrás exceso de piel por encima del sostén, doble seno, tirantes ajustados y grasa en la espalda. Cuando bajes de peso, las copas te quedarán grandes y flojas, los tirantes te quedarán grandes y la banda del sostén te quedará floja aun cuando la cierres en los ganchos más ajustados. Los sostenes hacen toda la diferencia en cómo se ve la forma de tu cuerpo y cómo te queda la ropa, sin que importe la talla. Gasta el dinero cuando y según sea necesario. ¡Me lo agradecerás! 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.