Skip to content
 

La menopausia es única y distinta en cada mujer

Por qué es importante que evites las comparaciones de los síntomas con los tuyos.

La menopausia es única y distinta en cada mujer - Dos mujeres conversando

Thomas Barwick/Getty Images

¿Deberías poner atención a comentarios sobre tu menopausia? Quizá no sin antes consultar con tu médico.

Si diste a luz hijos, seguramente recuerdas los consejos y comentarios de otras mamás con respecto a tu embarazo. Si optaste por la anestesia epidural para contrarrestar el dolor del parto, seguramente no faltó alguien que criticara tu rechazo a un parto natural. Si no amamantaste a tu bebé, quizá recibías críticas por no haber intentado lo suficiente. Si tardaste en recuperarte de una cesárea, no habrá faltado un pariente que comentara sus dudas sobre tu caso.

Resulta que este tipo de reacciones y comentarios nada diplomáticos acerca de una experiencia personal e intransferible —el embarazo y el parto— no desaparecen cuando termina la época fértil.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Si atraviesas el climaterio (que también se conoce como perimenopausia) o la menopausia, y te atreves a hablar abiertamente sobre ello, advertirás que otras mujeres enseguida compararán sus síntomas con los tuyos y te darán todo tipo de consejos sobre cómo abordarlos. Incluso te juzgarán por buscar alivio para tus síntomas, sobre todo si sucumbes a tratamientos tipo terapia de reemplazo hormonal u hormonas bioidénticas.

Hace unos días compartí en mi muro de Facebook que me iba muy bien con la terapia de reemplazo hormonal y que me gustaría que otras mujeres se informaran acerca de esta opción. No soy médico, y por tanto no tengo ninguna intención de recomendar tratamientos para la menopausia. Solamente compartía el hecho de que a mí me iba bien con el tratamiento.

Lo que pasó a continuación me recordó exactamente lo que había pasado durante mis dos embarazos. Esta vez, recibí todo tipo de críticas y alternativas para mis síntomas propios del climaterio.

En un comentario, una persona decía que ella tomaba un producto natural que le había eliminado casi por completo los síntomas. Le expliqué que yo ya lo había probado y que no me había dado ningún resultado.

Otra me contó que ella estaba en contra de la terapia de reemplazo hormonal y que era mejor tomar productos con soja, aunque también explicó que sus síntomas eran muy leves. Le aclaré que mis síntomas me debilitan tanto que realmente temo el día en que tenga que interrumpir la terapia de reemplazo hormonal (aunque seas buena candidata a este tratamiento, se recomienda que la duración no pase los cinco años).

Una tercera me dijo que ella no había tenido ningún síntoma y que quizá debería considerar mi historial médico de familia. ¿Habría heredado yo los síntomas de mi madre? La felicité por no tener síntomas y le dije que mi doctora conocía mi historial médico y era quien me había recomendado la terapia.

El colmo fue cuando alguien me sugirió que con cambios de estilo de vida: ejercicio, comida sana y un descanso adecuado yo debería ser capaz de lidiar con los síntomas de la menopausia, sin necesidad de tomar hormonas.

Pero llevo toda una vida haciendo ejercicio, ahora practico yoga diariamente, no tengo sobrepeso, mi alimentación es saludable, y ¡duermo más horas que mis hijas adolescentes!

Una vez más expliqué que mis síntomas de ansiedad, ataques de pánico, sofocos, insomnio, transpiraciones nocturnas, fatiga extrema, cambios de humor y falta de concentración eran tan extremos y de tal intensidad que mientras pueda —y a menos que mi médico me diga lo contrario— seguiré con la terapia de reemplazo hormonal. Cuando la dosis es la correcta, me siento como cuando tenía 40 años (tengo 53), sin síntoma alguno y con ganas de trabajar, divertirme con la familia y disfrutar de la vida.

Mi mensaje no es que te sometas a la terapia de reemplazo hormonal; sino más bien, que no te dejes llevar por los comentarios y críticas de tus amigas o familiares cuando te decidas por el tratamiento que se adecue mejor a ti y a tus síntomas del climaterio.

Al igual que no deberíamos permitir que otros interfieran en cómo manejamos nuestros períodos, embarazos y partos, tampoco deberíamos dejar que la opinión de los demás afecte el cómo abordamos el climaterio y la menopausia.

No eres menos mujer por acudir al médico y pedirle que te recete algo que alivie tus síntomas, que seguramente son muy diferentes de las de otras mujeres, tanto en número como en intensidad. Infórmate, consulta con uno o más especialistas, y cuando decidas qué tratamiento utilizar en tu caso, no permitas que nadie te haga dudar de esa decisión.

Tu menopausia es única, y tú también.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto