Skip to content
 

Pedro Armendáriz: un actor que dejó huella

Supo conquistar su México natal y Hollywood.

  • Cortesía Everett Collection

    Carisma y talento

    La edad de oro del cine mexicano se apoyó fundamentalmente en el carisma de sus actores. Pedro Armendáriz, que falleció en 1963 a los 51 años, fue mucho más que una estrella de cine. Interpretando a pescadores, revolucionarios, campesinos, indios y aventureros, llegó a representar la esencia misma del hombre mexicano: nobleza, sacrificio y sentido del humor. Armendáriz supo colaborar con grandes talentos de la época como los directores Emilio “El Indio” Fernández y John Ford, dejando una marca artística imposible de igualar.

    1 of 17
  • Mondadori/Getty Images

    Vida de altibajos

    La vida de Armendáriz fue marcada con igual intensidad por la tragedia y la buena fortuna. Nació el 9 de mayo de 1912, en la Ciudad de México, hijo de un adinerado distribuidor de repuestos para ferrocarriles. Era niño cuando perdió a sus padres, pero fue recibido cálidamente por familiares en Estados Unidos. Se mudó a Texas a los 9 años y se instaló en California a los 14. Estudió periodismo, regresó a México y empezó a trabajar escribiendo artículos para una revista turística.

    2 of 17
  • Mondadori/Getty Images

    Primeras experiencias

    En 1935, después de estudiar actuación en un taller de teatro, Armendáriz consiguió un papel secundario en el largometraje María Elena, filmado en Veracruz, sobre unos marineros que descubren una isla habitada por mujeres. El arte de actuar profesionalmente en una filmación no le resultó fácil al joven Armendáriz. Uno de los camarógrafos en esa producción era Gabriel Figueroa, quien sería uno de los mejores iluminadores del séptimo arte. Además, en la filmación Armendáriz conoce al bailarín Emilio Fernández, futuro director de cine.

    3 of 17
  • ZUMA Press, Inc./Alamy Stock Photo

    Comienza el ascenso

    Poco después de María Elena, el director Miguel Zacarías descubrió a Armendáriz mientras recitaba un monólogo de Hamlet en perfecto inglés delante de dos turistas norteamericanas. Impresionado ante el carisma del actor, Zacarías le ofreció el protagónico de Rosario, junto a la hermosa Gloria Morel. Los actores compartieron un romance fugaz, malogrado por la madre de Morel, que atacó físicamente a Armendáriz cuando este le pidió la mano de su hija.

    4 of 17
  • Archivo Agencia EL UNIVERSAL/Newscom

    Campanas de boda

    En 1938, después de haber participado en varias películas, Armendáriz filma El indio y se establece como uno de los actores imprescindibles del cine mexicano. Mientras tanto, conoce a Carmelita Pardo, una joven actriz de belleza frágil y delicada. Escapándose de la madre de Carmelita, que también en este caso se opone furiosamente a una posible boda, los enamorados abandonan la filmación de Borrasca humana en Acapulco, viajan a la Ciudad de México y se casan el 19 de junio de 1939.

    5 of 17
  • Archivo Agencia EL UNIVERSAL/Newscom

    Papá orgulloso

    Mientras Armendáriz se encuentra participando en una obra teatral en San Antonio, Texas, su hijo Pedro nace en abril de 1940. Como su padre, se convertiría en un famoso actor de cine y televisión. Al regresar a México, Armendáriz acelera sus esfuerzos por conseguir más papeles, deseoso de darle a su hijo una infancia tan cómoda como la suya. Después de filmar Mala yerba y El jefe máximo, alquila una cómoda casa en la colonia Portales, cerca del río Churubusco.

    6 of 17
  • PA Images/Alamy Stock Photo

    Amistad que naufraga

    En 1942, Armendáriz se involucra en el debut como director de su amigo y futuro maestro del cine mexicano, “El Indio” Fernández. La isla de la pasión se basa en la fascinación de Fernández por las islas Clipperton, y la pugna entre Francia y México por su dominio. Durante la filmación, surgió una confrontación entre Armendáriz y Fernández. Cuando finalizó el rodaje, el actor se vio obligado a trabajar en la radio por falta de oportunidades fílmicas.

    7 of 17
  • Cortesía Everett Collection

    Llega Dolores

    Luego de pasar 15 años triunfando en Hollywood, Dolores del Río regresa a México y comienza una fructífera colaboración con “El Indio” Fernández, el iluminador Gabriel Figueroa y Armendáriz como su coprotagonista favorito. La primera película de este nuevo equipo, Flor silvestre (1943), inaugura oficialmente la edad de oro del cine mexicano. Armendáriz interpreta al hijo de un hacendado que decepciona a su padre volviéndose revolucionario y casándose con una bellísima pero humilde campesina. Fue un gran éxito de taquilla.

    8 of 17
  • Oferta de AARP

    Suscríbete a nuestro Boletín y diviértete cada día con reseñas de cine, música y libros, horóscopos y juegos.
    Únete a AARP hoy mismo y disfruta la vida un poco más.

    9 of 17
  • AP Photo

    Años dorados

    Pese a los frecuentes arranques temperamentales de Fernández hacia sus colaboradores, el equipo creativo se abocó a una serie de obras maestras. María Calendaria (1943), Las abandonadas (1944) y Bugambilia (1944) continuaron exaltando la figura de Armendáriz como ícono mexicano. En 1945, la estrella de cine mudo Mary Pickford lo invitó a pasar un tiempo en Los Ángeles y Nueva York, donde apareció en la radio, otorgó entrevistas y consideró algunos guiones. Hollywood lo estudiaba con interés.

    10 of 17
  • Cortesía Everett Collection

    ‘La perla’

    En 1945, el genial novelista estadounidense John Steinbeck contacta al “Indio” Fernández para proponerle una adaptación de The Pearl, trágica historia sobre la codicia y la mezquindad humana. El rodaje se lleva a cabo en Acapulco con un Armendáriz que siguió un estricto régimen de deportes y alimentación para ponerse en forma. Acompañado por María Elena Marqués y retratado por la fotografía expresionista de Gabriel Figueroa, Armendáriz aporta su formidable talento dramático a una de las mejores películas del cine mexicano.

    11 of 17
  • Collection Christophel/Alamy Stock Photo

    Bofetada famosa

    En Enamorada (1946), el director Fernández combina historia revolucionaria, drama con elementos trágicos y también un poco de comedia. Enamorada encuentra al cine mexicano todavía en pleno esplendor, representado por la elegancia de sus dos protagonistas: Pedro y María Félix. Alentado por los excesos artísticos de su director, Armendáriz lastimó a María Félix, arrancándole un arete durante la famosa escena del cachetazo en el atrio de una iglesia. Arrepentido, esa noche le hizo llegar un ramo de flores.

    12 of 17
  • Cortesía Everett Collection

    Por fin, Hollywood

    Hollywood aparece de la mano de uno de sus mejores directores, John Ford, quien se traslada a México para filmar The Fugitive y contrata a Pedro en el papel de un cruel teniente de policía. El reparto incluye a Henry Fonda y Dolores del Río. En enero de 1947, nace Carmen, la segunda hija de Pedro y Carmelita. Ya completamente realizado en su vida personal, Armendáriz empieza a filmar películas a un ritmo todavía más intenso.

    13 of 17
  • Cortesía Everett Collection

    Entre Hollywood y México

    Un fragmento de la prensa mexicana se ensaña con el actor por su éxito en Hollywood. Pero, encantado con su personalidad avasalladora, John Ford lo contrata para Fort Apache (1948) y la extraordinaria 3 Godfathers (1948), películas donde comparte reparto con John Wayne y entabla una gran amistad con el mítico cowboy. Al año siguiente, filma We Were Strangers bajo la dirección de John Houston. En 1948, sin olvidar al “Indio” Fernández, filma otro clásico mexicano junto a María Félix: la poética Maclovia.

    14 of 17
  • Cortesía Everett Collection

    Una de James Bond

    A principios de los años 60, Armendáriz fue diagnosticado con un cáncer incurable. Para dejarle dinero a su familia, aceptó un papel importante en From Russia With Love, la segunda película de James Bond, y quizás la mejor de toda la serie. Interpretó a un espía turco y las escenas que comparte con Sean Connery —bajo la dirección de Terrance Young— son excelentes. Armendáriz pasó gran parte de la filmación —que incluye formidables secuencias de acción— soportando dolores fuertes.

    15 of 17
  • Mondadori/Getty Images

    Inolvidable vida… y muerte

    Hospitalizado en Los Ángeles y sabiendo que la muerte lo acechaba, Armendáriz eligió darse un balazo en el corazón para terminar su sufrimiento. Falleció el 18 de junio de 1963. Su filmografía de más de 100 películas se vuelve todavía más prodigiosa considerando que tenía solamente 51 años. Estuvo felizmente casado con su esposa hasta el final de su vida, y sus dos hijos establecieron exitosas carreras en el mundo del entretenimiento.

    16 of 17
  • 17 of 17

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.