Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Un huracán llamado María Félix

Recordando a la legendaria actriz a 100 años de su nacimiento.

Retrato de la actriz mexicana María Félix y un recorrido a su carrera

Roger Viollet/Getty Images

La actriz mexicana María Félix nos dejó 47 películas y una carrera para recordarla como 'La Doña'.

"María bonita, María del alma". Con estas palabras y una melodía seductora celebró su belleza el compositor y cantante Agustín Lara, uno de los tantos famosos que la adoraron y pretendieron su amor. Y es que María Félix fue quizás la actriz más legendaria de toda Latinoamérica, símbolo perfecto de la mujer hispana, con su larga cabellera negra y ojos de fuego. En una sociedad machista como la mexicana, "La Doña" triunfó con una actitud orgullosa y la decisión consciente de tomar absoluto control de su destino. Falleció el día de su cumpleaños, el 8 de abril del 2002, a los 88 años de edad. Nos dejó 47 películas y un legado artístico que perdurará para siempre.

María de los Ángeles Félix Guereña nació en el estado de Sonora, México hace exactamente 100 años. Fue probablemente su padre - inflexible y autoritario - quien provocó todo lo que ocurriría después. En su autobiografía, la actriz confiesa haberse llevado mal con sus hermanas y albergar sentimientos románticos hacia su hermano Pablo. Aparentemente para evitar una posible reacción violenta de su padre, Pablo fue enviado a una escuela militar, donde murió bajo circunstancias misteriosas. El dolor de esa pérdida marcaría a La Doña para siempre.

Desesperada por escapar de la tiranía de su padre, María se casó a los 17 con un vendedor de cosméticos. El matrimonio no fue duradero, pero María tuvo con este primer esposo a su único hijo, el actor Enrique Álvarez Félix.

Recuperándose de su divorcio, María se traslada a la Ciudad de México, donde se convertiría en una gran estrella de la edad de oro del cine mexicano.   

Durante su carrera María Félix devoró la pantalla grande con sus facciones perfectas y una personalidad avasalladora. Era la mujer fatal, la rebelde sin frenos, una diva volcánica imposible de domar. Debutó en 1942 junto a su futuro esposo Jorge Negrete en El peñón de las ánimas. Al año siguiente encarnó a Doña Bárbara después de que el novelista venezolano Rómulo Gallegos, al verla, exclamara que había encontrado a su heroína literaria en una mujer de carne y hueso. Fue así cómo adquirió, gracias a la tercera película de su filmografía, el apodo de "La Doña".

El inicio de su carrera coincidió con el apogeo histórico del cine en México, una era dorada como no ha conocido ningún otro país latinoamericano y que suele situarse desde mediados de la década de los 30 hasta finales de los 60. Más allá de ser éxitos de taquilla, los mejores ejemplos de este período fueron aclamados tanto en Estados Unidos como Europa. Hollywood buscó a la Félix, pero ella prefirió consagrarse al cine de sus raíces.

Aparece Emilio 'El Indio' Fernández

Enamorada, una adaptación cinematográfica de La fierecilla domada de Shakespeare, le consigue a María su primer premio Ariel como mejor actriz en 1946. El premio Ariel, creado ese mismo año, es el máximo galardón otorgado por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas al cine mexicano. Su actuación también le valió ser nominada para la Palma de Oro en Cannes en 1947. 

La cinta marcó el inicio de su colaboración con uno de los principales directores del cine mexicano, el también guionista y actor Emilio 'El Indio' Fernández. Habiendo encontrado a una de sus mejores intérpretes, Fernández continúa colaborando con la diva en filmes como Río escondido (por el cual Félix también obtuvo un premio Ariel) y Maclovia.

En una entrevista realizada durante los últimos años de su vida, La Doña confesó que nunca le faltó dinero, ni tampoco ser amada - porque fue querida intensamente por tantos hombres - pero que sí les tenía envidia a las personas con un intelecto formidable.

"Era una persona muy culta, de un tremendo ingenio, y por eso no encajaba bien en el ambiente del cine”, cuenta Isidro Olace, el veterano actor de 78 años famoso por interpretar al personaje de Kalimán en la radio mexicana. “Tenía sus opiniones hechas y se codeaba con Carlos Fuentes, Octavio Paz, todos los grandes pensadores de México. Y hablaba de tú a tú con ellos, intercambiaba opiniones”.

Olace conoció a La Doña en 1945, y compartió con ella una amistad que continuó hasta 1980, cuando el actor se mudó a Los Ángeles. A fines de los años 60, a pedido de la misma Félix, Olace dirigió el único radioteatro en el que participó la diva, una adaptación de Doña Bárbara.

Quizás esta predilección por la intelectualidad la atrajo hacia el legendario compositor Agustín Lara, con quien estuvo casada entre 1945 y 1947, inspirando no sólo la famosa María bonita, sino también otras joyas del cancionero popular como Aquel amor y Noche de ronda. Junto a Lara, María pasó a formar parte del epicentro de la cultura mexicana en los años 40.

Siempre inquieta, María buscó nuevos horizontes cinematográficos. Participó en varias producciones europeas filmadas en España - incluyendo Mare nostrum (1948), La corona negra (1951) y Faustina (1956). Se transformó en emperatriz romana para Mesalina (1951), en ese momento la película más cara del cine italiano. Trabajó con el maestro francés Jean Renoir en la película French Cancan (1954) junto al venerable actor Jean Gabin. Amante del tango, vivió tres años en Buenos Aires, donde conoció a Evita Perón y protagonizó el melodrama La pasión desnuda (1953).

El enemigo y competidor de los inicios de su carrera, el cantante Jorge Negrete, se convirtió en su tercer esposo. Fue un matrimonio malogrado por la inesperada muerte de Negrete en Los Ángeles en 1953. María se casó una vez más, con un banquero francés, una unión que duraría 18 años.

“La gente decía que María era una mujer enigmática, y es cierto que ésa era la impresión que daba,” cuenta Olace. “Tenía un trato para el público y la prensa, y otro muy distinto - mucho más natural - en su vida íntima. Siempre me decía: Hay que envejecer con categoría; es lo único que vale. Y también: más vale llegar tarde que llegar fea."

Fue festejada y homenajeada hasta el hartazgo durante sus últimos años. Tuvo la desgracia de sufrir la muerte de su único hijo, en 1996, uno de los momentos más tristes de una vida marcada por el triunfo artístico y comercial, la ruptura de arquetipos y la independencia. Cuando desapareció su diva favorita, el cine mexicano nunca fue igual.

Celebrando a la Diva

El centenario de María Félix no ha pasado desapercibido en México, donde varias instituciones están homenajeando a la diva. El pasado 8 de abril se inauguró la librería María Félix en la cineteca de la ciudad de México. En este espacio, que cuenta con más de 10.000 títulos, se llevará a cabo en mayo una exposición fotográfica dedicada a la actriz, seguido de un ciclo con proyecciones de sus películas más notables. A su vez, los usuarios del metro en la capital mexicana deberían pasar por la estación Bellas Artes, donde se exhiben temporalmente catorce vestidos originales y accesorios diversos que en algún momento fueron usados por La Doña. En la estación Zapata se inauguró otra exposición, presentando 28 fotos de tamaño grande. Y las tradicionales "mañanitas", claro, no podían faltar. La canción fue entonada junto a "María bonita" en la estación de metro Polanco, donde se inauguró una exposición con más de cien fotos titulada "100 años de esplendor - María Félix 1914-2014".

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO