Skip to content

Informe de AARP: Casi el 40% de los hispanos que cuidan de un ser querido son milénicos

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Miguel Arteta: “La compasión ya casi no tiene cabida en el mundo”

El director de ‘Beatriz at Dinner’ cuenta de su colaboración con Salma Hayek.

Retrato de Miguel Arteta en medio del set de grabación de la película Beatriz at Dinner

Lacey Terrell/Roadside Attractions

El director de cine de origen puertorriqueño, Miguel Arteta, colabora en un proyecto con Salma Hayek 20 años después de conocerse.

Miguel Arteta (Puerto Rico, 1965), debutó en el festival de Sundance en 1997 con la magnífica Star Maps, desgarradora historia de un inmigrante cuyo sueño de convertirse en estrella de Hollywood es aplastado por su propio padre. Salma Hayek, una mexicana que sí pudo triunfar en la meca del cine, se convirtió desde entonces en su admiradora. Después de Star Maps, Arteta se dedicó sobre todo a la televisión e hizo algunos filmes más comerciales como Cedar Rapids (2011) y Alexander and the Terrible, Horrible, No Good, Very Bad Day (2014). Veinte años después de que se conocieran, Hayek y Arteta por fin colaboran en un nuevo proyecto. De alguna manera, Beatriz at Dinner es un regreso a sus orígenes para Arteta; al igual que en Star Maps, utiliza el humor y un tono lírico para narrar una historia que no deja de ser trágica.

Creo que Beatriz at Dinner va a ser percibida de un modo muy diferente por el público anglo y el latinoamericano.

Efectivamente, hay una diferencia en la respuesta y yo lo atribuyo a que nosotros tenemos una tradición de realismo mágico tanto en la literatura como en el cine. Eso ayuda a que podamos detectar estos cambios de tono, más que otras audiencias.

Veo similitudes entre el personaje de Beatriz y el de Teresita de Star Maps. Ambas son mujeres cuya sensibilidad las hace, digamos, “no aptas” para este mundo.

En el caso de Beatriz, ajustarse a la realidad es difícil porque no se puede ser tan puro; no se puede creer en la compasión de una manera tan completa, tan intensa. El mundo no está hecho para una persona que tiene sentimientos tan puros. Además, Beatriz siente las cosas de una manera muy profunda, ha tratado de llevar al mundo en sus hombros y está cansada. Eso es lo que quisimos decir con la película: que la compasión ya casi no tiene cabida en el mundo.

Sin embargo, es interesante como a pesar de su fragilidad interna, Beatriz no se amedrenta ante estas personas tan poderosas. Si ellos no le dan su lugar, ella lo toma.

Ella representa, y así esperamos que lo vea la gente, lo que es un inmigrante. Es decir, una persona inteligente, trabajadora, respetuosa, pero también dispuesta a decir la verdad. Y para mí como persona de otra cultura, estas cualidades son muy importantes, y son muy verdaderas en nuestra comunidad. Salma Hayek tiene todas esas cualidades que van más allá de la belleza por la que es muy reconocida. Su personalidad engloba esos atributos que son típicos de casi todos los inmigrantes.

El papel fue escrito para ella, ¿verdad?

Sí. Mike White, el escritor había conocido a Salma y se le ocurrió esta historia para ella. Él se dio cuenta que debajo de todo el glamur, hay una persona con mucha compasión. Además, Salma, como Beatriz, también creció en un medio que estaba cerca del mar, de la naturaleza, y eso le da otro tipo de conocimiento, de sabiduría. Beatriz sueña con volver a un lugar que ya no existe; al mundo natural de su pueblo en México que no había sido contaminado por la ambición de los países industrializados. Esa nostalgia, creo yo, le es común a todos los inmigrantes y eso es lo que queremos decir con la película.

Los inmigrantes compartimos la sensación de que queremos volver a un lugar donde no se puede ya volver, aunque vuelvas físicamente, emocionalmente ya no está ahí.  Por otro lado, yo creo que todas las personas, sean inmigrantes o no, tienen ese sentimiento de querer volver a tiempos más simples. Eso nos une como humanidad, la añoranza de un hogar imposible, que ya no existe. Nosotros queremos que la gente piense en eso, porque ahora la sociedad está muy dividida, y en vez de acusar a los inmigrantes porque nos quitan trabajo, deberíamos buscar lo que nos une, que ese sentimiento más tierno que se ha perdido.

¿Cómo se dio la relación con Salma?

Salma vio mi película Star Maps e inmediatamente me contactó. Ella fue la primera estrella de cine que reconoció mi trabajo y me dijo que le gustaría colaborar conmigo. Así que la conozco desde hace muchos años. Estuvimos a punto de hacer otra película hace 10 años, y también me contactó para hacer Ugly Betty, así que ella ha sido muy, muy bondadosa conmigo por mucho tiempo.

Su personalidad es mucho más expresiva, exuberante, y aquí está completamente contenida. ¿Eso requirió de una gran labor de dirección?

No, para nada. Hablamos mucho acerca de los temas de la película antes de empezar a filmar. Yo la recogía e íbamos en el carro juntos. Su actuación es intuitiva. Ella tuvo la confianza de que proyectaba lo que el personaje estaba sintiendo por dentro. De hecho, en el fondo la única diferencia entre Salma y Beatriz en cuanto a la personalidad es que Salma tiene muy buen sentido del humor y Beatriz no entiende de cosas livianas.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO