Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Un museo para los amantes del cine (¡por fin!)

El Academy Museum of Motion Pictures, un sueño durante un siglo, abre este mes en Los Ángeles. ¿Vale la pena visitar?

El nuevo Museo de la Academia de Cinematografía abre oficialmente sus puertas al público el 30 de septiembre.

JILL CONNELLY/BLOOMBERG VIA GETTY IMAGES

In English

Al igual que todas las grandes producciones de Hollywood, tardó años en hacerse realidad, costó cientos de millones de dólares, se vio afectado por el caos de la producción y las diferencias creativas, y acabó por tardar mucho más en completarse de lo que nadie esperaba. Pero el 30 de septiembre por fin abre sus puertas en Los Ángeles el tan anhelado Academy Museum of Motion Pictures (enlace en inglés). ¿Qué contiene? ¿Vale la pena el viaje? ¿Qué tal es la tienda de regalos? A continuación, las respuestas a estas y otras preguntas que se hacen muchos amantes del cine.

¿Por qué no hubo hasta ahora un museo del cine?

La respuesta se remonta a los albores de Hollywood. Ya en la época del cine silente, miembros fundadores de la Academy of Motion Picture Arts and Sciences como Mary Pickford y Douglas Fairbanks trataron de que se creara un museo del cine, pero nunca lograron que se pusiera en marcha el proyecto. Más tarde, en la década de 1950, Walt Disney y Jack Warner intentaron construir uno cerca del Hollywood Bowl, pero quedaron enredados en demandas y política local, y acabaron dándose por vencidos. ​​

La Academia estuvo a punto de lograrlo en el 2007, e incluso contrató al arquitecto francés Christian de Portzamparc para diseñar un centro de ocho acres en Hollywood, pero el colapso financiero del 2008 puso fin abrupta y definitivamente a ese plan y la Academia terminó por vender el terreno. Pero en el 2012, Dawn Hudson, la nueva directora ejecutiva de la Academia, revivió el sueño; encontró una ubicación perfecta —300,000 pies cuadrados en el distrito Fairfax de Los Ángeles— y recaudó $484 millones para hacerlo realidad. ​​

¿Qué tiene de especial el lugar? ​​

Digamos mejor, ¿qué no tiene de especial? Es difícil imaginar un lugar más apropiado para un museo del cine. En la década de 1920, Cecil B. DeMille, uno de los magnates del cine silente y otro de los fundadores de la Academia, construyó un aeródromo en esta esquina de Fairfax y Wilshire para su flotilla de dirigibles y circo aéreo. Al final, la Mercury Aviation Company de DeMille se fue a pique después de que se desplomó el mercado de valores en 1929.

En 1939, se edificó en la propiedad la tienda por departamentos May Company Wilshire, donde el arquitecto Albert C. Martin Sr. diseñó un revolucionario edificio Art Deco con una sección cilíndrica que se asemejaba a un gigantesco tubo de lápiz labial y que se alzaba por encima de la silueta original de Los Ángeles. El Museo de Arte del condado de Los Ángeles tomó posesión del edificio en mayo de 1994, y lo bautizó LACMA West, hasta que la Academia logró adquirir la propiedad en el 2014 y le dio finalmente el nombre de Saban Building (después de que Haim Saban y su esposa donaran más de $50 millones al museo).

En el 2017, se contrató al famoso arquitecto italiano Renzo Piano para remodelar y reutilizar el edificio, que ya era un hito histórico de Los Ángeles, con una fecha de apertura originalmente prevista para el 2020. Pero los traspiés de financiación, una pandemia global y otros contratiempos, como el descubrimiento de fósiles de osos perezosos de la Edad de Hielo bajo los cimientos, retrasaron hasta ahora su finalización.

Las zapatillas de rubí de Judy Garland están en exhibición en el museo Academy Museum of Motion Pictures.

DAVID CRANE/MEDIANEWS GROUP/LOS ANGELES DAILY NEWS VIA GETTY IMAGES

Los zapatitos de rubí que usó Judy Garland en "El mago de Oz" se exhiben en el Academy Museum of Motion Pictures.

¿Qué artículos de la colección del museo merece la pena ir a ver?

La obra maestra de este museo ha de ser el par de zapatitos de rubí de Dorothy, de The Wizard of Oz, un calzado con una historia que tiene tantos giros como una novela de suspenso de Dan Brown. Se sabe que cinco pares sobrevivieron después de la producción de la película. Un par estuvo enterrado durante 30 años en un almacén de MGM, al estilo Indiana Jones, hasta su desentierro accidental en la década de 1970. Otro par estaba en exhibición en el Museo de Judy Garland en Grand Rapids, pero en el 2005, ladrones amantes de la película se los robaron (finalmente las autoridades de Míchigan recobraron los zapatos en el 2018).

Ahora hay un par en exhibición, bien seguro tras una vitrina de cristal, en el museo de la Academia. Además de los zapatitos de rubí, hay muchos otros artefactos históricos que disfrutar: el único molde de fibra de vidrio que sobrevive del tiburón Bruce de la película Jaws (que cuelga de manera amenazadora sobre una escalera); la máquina de escribir que se usó para el guion de Psycho, de Alfred Hitchcock; las tabletas de The Ten Commandments; un traje espacial de la película 2001: A Space Odyssey; estantes llenos de estatuillas de los premios Óscar (prestadas por ganadores como Sidney Poitier y Barry Jenkins); una capa que usó Bela Lugosi en Dracula; y —prepárate para maravillarte— una bata que usó Jeff Bridges en The Big Lebowski. ​​

 

Una mujer sosteniendo un trofeo Oscar en la exposición Oscar Experience del Academy Museum of Motion Pictures.

JILL CONNELLY/BLOOMBERG VIA GETTY IMAGES

Un visitante del museo disfruta de la exhibición Oscar Experience.

¿Cuánto cobra el museo?

La entrada cuesta $25, pero añade $15 y puedes entrar a la exhibición Oscar Experience, un ambiente de inmersión que permite que la gente común avance hasta un podio y pretenda aceptar un premio de la Academia frente a una multitud virtual. Tienes la oportunidad de sujetar una estatuilla (idéntica a la que se entrega la noche de los premios Óscar), pero no puedes llevártela a casa. En vez de ello, se te enviará por correo electrónico un video de tu discurso de aceptación. Pero al igual que durante los premios de la Academia, sé breve, solo tendrás unos segundos antes de que la orquesta comience a tocar para que te bajes del escenario. Y no olvides darle las gracias a tu representante.

¿Tiene el museo un restaurante y qué tal es?

¿Ofrecen cena? El restaurante del museo, Fanny's —que lleva el nombre de Fanny Brice, la Funny Girl original— promete ser una sensación de por sí. Bill Chiat, accionista gerente (que ayudó a crear Republique, Bestia, Otium y Tartine, junto con otros lugares de gran interés en Los Ángeles) se inspiró en los restaurantes de la edad de oro, como el Brown Derby y Chasen's, para crear el espacio. En otras palabras, habrá muchos cubículos de piel roja, terciopelo y mohair, y un estilo de servicio a la antigua que incluye camareros que cortan la carne al lado de la mesa, sommeliers que sirven el vino y capitanes de camareros enchaquetados que vigilan que los comensales estén satisfechos.

No se ha revelado aún el menú preciso, pero es probable que el servicio diurno incluya ensaladas y sándwiches, mientras que la cena reflejará un ambiente más formal e incluirá principalmente cocina del país. Fanny's también celebrará fiestas privadas, organizadas por el chef más famoso de Hollywood, Wolfgang Puck (que durante muchos años ha estado a cargo del servicio de comidas del baile del gobernador durante los premios Óscar).

¿Qué tal es la tienda de regalos y qué souvenirs vale la pena comprar?

Por supuesto, la verdadera prueba de un gran museo es su tienda de regalos, y el museo de la Academia no decepciona. No podrás comprar los zapatitos de rubí de Dorothy, pero puedes hacerte con la mejor alternativa: un bolso que imita el par de zapatos (creado por la vestuarista cinematográfica de Once Upon a Time in Hollywood, Arianne Phillips, en colaboración con Jeremy Scott, de Moschino). También hay estatuillas Óscar de Legos, joyas creadas por la vestuarista de Black Panther, Ruth Carter (lamentablemente no hay vibranio), bolsas de la Academia y toneladas de camisetas, entre ellas una Crooklyn coleccionable especial de Spike Lee. Aún no se han dado a conocer los precios, pero, como todo verdadero creativo de Hollywood, espera superar el presupuesto.

Ben Svetkey es un escritor que contribuye artículos sobre cine y entretenimiento. Es director editorial de Los Angeles Magazine, fue uno de los principales redactores de The Hollywood Reporter y de Entertainment Weekly, y es el autor de la novela hollywoodense Leading Man.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.