Skip to content
 

Cuando los mundos chocan

Este documental analiza el choque de las culturas del Viejo y del Nuevo Mundo.

In English | Rubén Martínez sostiene que, aunque When Worlds Collide, el documental de PBS que escribió y condujo, se refiere primordialmente a los primeros 100 años del colonialismo español en América, es sorprendentemente relevante debido al debate actual sobre la inmigración. “El tema de la inmigración puede parecer un poco distante de los temas del documental”, afirma, “pero de lo que estamos hablando es el largo camino que los inmigrantes del Estados Unidos actual han recorrido en los últimos siglos, en términos de herencia cultural y política”.

Martínez, profesor de la Loyola Marymount University y autor de Crossing Over: A Mexican Family in the Migrant Trail (Cruzando la frontera: La crónica implacable de una familia mexicana que emigra a Estados Unidos), ha recorrido el mundo de habla hispana para ilustrar de qué manera este choque cambió todo: desde la comida hasta cuestiones monetarias, desde la religión hasta la creación de la raza mestiza. A pesar del gran alcance del impacto, el relato comienza y termina, literalmente, en casa.

P. El documental When Worlds Collide comienza y termina con usted empujando el cochecito de sus mellizas por un parque de Los Ángeles. ¿Por qué?

R. Decidimos comenzar y terminar en Los Ángeles porque todo lo que mencionamos en el documental tiene una presencia real o un eco simbólico en las calles de Los Ángeles y de otras ciudades. En el sudoeste de Estados Unidos, tenemos una larga historia de contacto entre estadounidenses y latinoamericanos, y este hecho no se ha convertido en parte de nuestra conversación nacional. Esta historia recién está comenzando a ser parte de la historia nacional. El debate sobre la historia latinoamericana implica analizar la historia profunda de Estados Unidos; el Imperio español estuvo aquí antes que el Imperio británico.

P. ¿Cuáles son las mejores y las peores cosas que los colonizadores españoles hicieron en el Nuevo Mundo?

R. La grandeza de la música latinoamericana actual, obviamente, no sería tal sin la llegada de la guitarra. En ese entonces, se las llamaba laúdes. Toda esta nueva expresión cultural tuvo lugar a pesar de que al mismo tiempo había tanta muerte y enfermedad, tanto sufrimiento siendo ignorado. ¿Lo peor? “La quemada”: la quema de todas las ciudades indígenas, la destrucción material de una cultura y su historia. El grado de brutalidad con que los españoles hicieron esto fue asombroso.

P. ¿Cuál fue el concepto o el artefacto más importante que el Viejo Mundo le brindó al Nuevo y viceversa?


R. Del Viejo al Nuevo Mundo, la Iglesia. En esa época, la Iglesia era una institución omnipresente en la vida española. Los españoles le impusieron este otro orden a la cultura indígena, que era panteísta. Había tantos santos católicos, que los indígenas pudieron elegir entre ellos. Los indígenas terminaron haciendo suya una religión extranjera que fue impuesta brutalmente.

Del Nuevo Mundo al Viejo, la gran literatura que Latinoamérica le devolvió a Europa y al mundo después de la conquista. El español que hablamos no es el español que se hablaba en España. Nosotros les devolvimos su lengua llena de nuevas palabras, ritmos y significados. Hubo una revolución lingüística que tuvo lugar después de la conquista. Latinoamérica tomó la magnífica tradición romántica española, y le devolvimos a España una poesía y una literatura fantástica, que continúa hasta el presente.

P. ¿El escribir el libro Crossing Over: A Mexican Family on the Migrant Trail (Cruzando la frontera: La crónica implacable de una familia mexicana que emigra a Estados Unidos) le sirvió para su trabajo en este documental?

R. Claro que sí. Cuando estaba viajando e investigando para ese libro, me fascinó la manera en que los inmigrantes que vivían en pequeños pueblos estadounidenses se estaban creando un espacio cultural nuevo. Ésta es la América indígena descubriendo Estados Unidos. Había algo nuevo y dinámico, un poco temeroso a veces, pero el modo en que trataban la cultura pop estadounidense, especialmente los jóvenes, era algo nuevo. Esta sensación de contacto resonaba en mi cabeza mientras trabajaba en este proyecto.

P. El documental habla mucho acerca de la cultura mestiza. ¿Se está creando una nueva cultura hispana en Estados Unidos? ¿Cuáles son sus características?

R. Hay grandes áreas del sudoeste y de los pueblos de la región central del país que han recibido flujos masivos de inmigrantes latinoamericanos, quienes crearon enclaves migratorios. Es difícil hablar sobre una época en la que la dispersión geográfica de otros grupos de inmigrantes fuese tan grande. El “crisol de razas” es un ideal estadounidense muy preciado, pero cuando hablamos del mismo, no podemos decir que, realmente, se traduzca en la cultura mestiza. Creo que significa que las diferencias se convierten en similitudes, conformando una cultura norteamericana central. En lugares como Los Ángeles y en barrios latinos de larga data, existen muchas evidencias de que esta cultura no se está diluyendo. Los niños hablan “Spanglish”, entienden el español, pero responden en inglés. Luego, observas la comida y la música; todavía está ahí. Esta cultura, tal vez porque está cerca, del otro lado de la frontera, probablemente tenga mucho que ver con esto (el por qué no ha sido absorbida del todo por el crisol). Y esto, el poder ser mexicano y norteamericano, es la definición más aproximada de lo que es ser mestizo, donde estas diferencias están continuamente en contacto.

P. Usted también menciona el modo en que la historia española ha sido dejada fuera de los libros de texto. ¿Qué sucesos deberían incluirse?

R. La historia anterior a 1492 es tan importante; el modo en que, en aquella época, los españoles consideraban las diferencias religiosas y raciales. Habían acabado con 700 años de dominación (por parte de los moros); se creían superiores a los musulmanes y los judíos, estaban llenos de orgullo. Esta actitud llega a América, vigorosa, en el momento mismo del contacto inicial. Y no podemos subestimar el impacto que tuvo.

P. ¿Cree que, al ver esto, las generaciones más viejas y las más jóvenes tendrán una perspectiva distinta sobre lo que se les presenta?

R. Los adultos mayores latinos poseen una noción particular de una historia de razas mixtas que, probablemente, pertenezca a la “vieja escuela”. La generación mayor, si concurrió a la escuela primaria en Latinoamérica, ha recibido una educación signada por grandes pinceladas, grandes figuras históricas, como Benito Juárez, y esto es una parte maravillosa de nuestra historia, pero es historia de la vieja escuela. La generación más joven vive estos temas históricos de un modo mucho más dinámico. Un joven latino de 20 años en Los Ángeles habla Spanglish, escucha bachata, sale con gente de múltiples orígenes étnicos. Esa forma de experimentar la cultura y la historia está, en cierto modo, más cerca del siglo XVI. Podría decirse que, de muchas maneras, el siglo XVI vio nacer la globalización; había un gran dinamismo, todo era nuevo. Hoy, como resultado de la globalización, existe una frescura y un dinamismo en los contactos interpersonales que se puede observar en la cultura popular.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO