Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Cantinflas: 10 películas inolvidables

Vistazo a la carrera del comediante mexicano y sus actuaciones más memorables.


spinner image Escena de la película El Portero, de Cantinflas, 1950
Cantinflas en la película "El portero", 1950, dirigida por Miguel M. Delgado.
POSA FILMS, S.A. / GETTY IMAGES

Inefable Cantinflas. Icono cultural, adorado en el mundo entero. Cuenta la leyenda que cuando era joven, Mario Moreno tuvo un ataque de pánico escénico mientras presentaba su acto cómico en una carpa rodante. Se olvidó su monólogo y lo reemplazó con una verborragia feroz, demostrando un talento especial para decir nada, pero con muchas palabras. El público respondió con carcajadas, el actor tomó nota, y así nació el entrañable Cantinflas.

Moreno manejaría su carrera sabiamente, colaborando con talentosos guionistas y directores de la edad de oro del cine mexicano. Repasando su extensa filmografía, hemos elegido diez títulos que confirman su fama como el mejor cómico de toda Latinoamérica.

spinner image Image Alt Attribute

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Ahí está el detalle (1940)

spinner image Escena de la película Ahí Está El Detalle, de Cantinflas, 1940
Cantinflas en la película "Ahí está el detalle", 1940, dirigida por Juan Bustillo Oro.
BUSTILLO ORO / GETTY IMAGES

Muchos críticos consideran que Ahí está el detalle es no sólo la mejor película de Cantinflas, sino también una de las mejores producciones en la historia del cine mexicano. Dirigida por Juan Bustillo Oro, le permitió a Cantinflas improvisar, desencadenando por primera vez al personaje soñador, pícaro y legendariamente locuaz que confundiría a todos los que cruzan su camino con sus interminables monólogos. La escena del juicio en el tribunal fue inspirada por las declaraciones del notorio criminal mexicano Álvaro Chapa. La trama, que confunde a un perro rabioso llamado Bobby con un gangster del mismo nombre, es en realidad una excusa para que Cantinflas siembre el caos a su alrededor, estrategia que seguiría utilizando en todas sus películas.

Los Tres Mosqueteros (1942)

spinner image Escena de la película Los Tres Mosqueteros, de Cantinflas, 1942
Cantinflas en la película "Los tres mosqueteros", 1942, dirigida por Miguel M. Delgado.
POSA FILMS, S.A. / GETTY IMAGES

A comienzos de los años 40, Cantinflas protagonizó varias películas que parodiaban clásicos del cine y la literatura: Ni Sangre Ni ArenaRomeo y JulietaEl Circo (inspirado en Carlitos Chaplin) y esta desopilante —y bastante fiel, por cierto— versión de la novela de espadachines de Alejandro Dumas. Cantinflas interpreta a D’Artagnan, claro. O, como él mismo lo pronuncia, “DE-Artagnan”. El formato narrativo comienza y termina en el presente. Cuando Cantinflas se queda dormido en un set de cine, la película dentro de otra película comienza a generar un gag tras otro. Lo mejor de todo es el contraste entre los trajes y la ambientación de época con los parlamentos absurdos del protagonista.

A volar joven (1947)

spinner image Escena de la película A Volar Joven, de Cantinflas, 1947
Cantinflas en una escena de la película "A volar joven" de 1947.
CORTESÍA EVERETT COLLECTION

La premisa central de esta excelente película se presta para todo tipo de enredos cómicos. Cantinflas interpreta a un peón que está profundamente enamorado de una sirvienta que trabaja en la misma hacienda que él. Mientras tanto, el dueño de la hacienda ha decidido que Cantinflas será el esposo ideal para su hija —una muchacha que de bonita no tiene nada—. Como es de esperar, el cómico hace todo lo posible para zafarse del compromiso, haciéndose arrestar en la fuerza aérea, donde cumple su servicio militar. Algunas escenas memorables incluyen una divertidísima batalla de coplas, además de las lecciones de aviación (de ahí el título de la cinta) que Cantinflas recibe de un profesor para nada experto en la materia.

El Bombero Atómico (1950)

spinner image Escena de la película El Bombero Atómico, con Cantinflas y Elisa Quintilla, 1952
Cantinflas y Elisa Quintanilla en una escena de la película "El bombero atómico", 1952, dirigida por Miguel M. Delgado.
POSA FILMS, S.A. / GETTY IMAGES

El Bombero Atómico coincide con el absoluto apogeo del cine mexicano, y también con un momento en la carrera de Cantinflas en el que la estructura de sus comedias estaba ya plenamente desarrollada —fórmula que le permitió filmar un éxito tras otro. Continuando con el entrañable personaje 777 de El Gendarme Desconocido (1941), Cantinflas interpreta a un bombero que recibe la inesperada visita de su ahijada, ahora huérfana. El hombre decide adoptarla y cambia de profesión, convirtiéndose en un intrépido policía que inclusive se disfraza para pasar desapercibido. Cuando una banda de cacos secuestra a la ahijada, Cantinflas hace todo lo posible por rescatarla.

Around The World In 80 Days  (La vuelta al mundo en 80 días) (1956)

spinner image Escena de la película Around the World in 80 Days, de Cantinflas, 1956
Cantinflas en la película "La vuelta al mundo en 80 días" en 1956.
CORTESÍA EVERETT COLLECTION

Esta ganadora del Oscar a mejor película de 1956 está lejos de ser lo mejor de Cantinflas. Pero significó su internacionalización. Para contratarlo, los productores de la película aceptaron cambiar el personaje de la novela original de Julio Verne. Passepartout, el criado francés de Phileas Fogg, se transformó en un español, Juan Picatoste, que participa en una graciosa corrida de toros. Cuando la cinta se estrenó en Latinoamérica, Cantinflas fue mencionado como su protagonista absoluto, eclipsando al verdadero héroe del film, interpretado por David Niven. En sus negociaciones con Hollywood, Cantinflas hizo todo lo posible para preservar su personaje de siempre. El resultado final, de tres horas de duración, es un entretenimiento colorido aunque algo superficial.

El Bolero de Raquel  (1957)

spinner image Escena de la película El Bolero de Raquel con Cantinflas y Elaine Bruce, 1957
Cantinflas y Elaine Bruce en una escena de la película "El bolero de Raquel", 1957, dirigida por Miguel M. Delgado.
POSA FILMS, S.A. / GETTY IMAGES

Hay películas que se centran alrededor de un concepto irresistible, y el de esta película es claro. En una de las escenas más desfachatadas de su carrera, Cantinflas invade el escenario de un teatro de variedades y ejecuta una interpretación para la leyenda del “Bolero” de Maurice Ravel. El título es ocurrente. En México, “bolero” es un limpiabotas. Cantinflas interpreta a un humilde bolero que decide instruirse y se enamora de su maestra (Manola Saavedra). Una de las películas más cálidas de Cantinflas, muestra su gran habilidad para actuar junto a niños. Fue además su primer film en colores —un detalle que beneficia la famosa escena del “bolero bailarín”—.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

El Analfabeto (1961)

spinner image Escena de la película El Analfabeto, de Cantinflas, 1961
Cantinflas en una escena de la película "El analfabeto", 1961, dirigida por Miguel M. Delgado.
POSA FILMS, S.A. / GETTY IMAGES

Patrón: “Inocencio, ¿terminaste el ataúd?”.  Cantinflas: “Sí, señor, y en madera de sauce llorón, para que haga juego con los dolientes”.  “¿Y qué tal te quedó?”. “Pues quedó bien, pero le va a quedar mejor al muerto”. Estas son tan sólo algunas de las perlas que contiene esta gran película.

La era de oro del cine mexicano había concluido y la industria local se asentaba en las producciones a todo color, pero el sentido del humor de Cantinflas gozaba de plena salud. En El Analfabeto, actúa como Inocencio Prieto y Calvo, un trabajador desventurado que recibe una carta informándole de una rica herencia. Sin embargo, hasta que no aprenda a leer, el analfabeto se quedará sin su dinero.

El Padrecito (1964)

spinner image Escena de la película El Padrecito, con Cantinflas y Angel Garasa, 1964
Cantinflas y Angel Garasa en una escena de la película "El Padrecito", 1964, dirigida por Miguel M. Delgado.
POSA FILMS / GETTY IMAGES

Durante los años 60, algunas películas de Cantinflas colocaron al humor en segundo plano, intentando dar una fuerte lección de valores morales a los espectadores. El Padrecito fue criticada por algunos como una burla a la religión. Sin embargo, representantes de la iglesia católica la apoyaron abiertamente.

Cantinflas es el Padre Sebastián, asignado a un pueblo mexicano para ayudar a un sacerdote avejentado. Al principio la población lo rechaza, pero El Padrecito se gana el cariño de todos abriendo una escuela y luchando por los derechos de los obreros. Una de las comedias más suaves de Cantinflas, recordada por su calidez humana.

 

Su Excelencia (1967)

spinner image Escena de la película Su Excelencia, de Cantinflas, 1967
Cantinflas en una escena de la película "Su excelencia", 1967, dirigida por Miguel M. Delgado.
POSA FILMS, S.A. / GETTY IMAGES

Su Excelencia fue quizás la película más ambiciosa de Cantinflas, un intento claro de incursionar en la alegoría política, promoviendo un discurso contra los grandes poderes y a favor de la paz. El actor interpreta a Lopitos, un torpe burócrata de la para nada importante “República de los Cocos”. A raíz de una casualidad, Lopitos es nombrado embajador, intentando resolver el conflicto que separa ideológicamente a los superpoderes de “Dolaronia” y “Pepeslavia”. Pese a que la visión política de la cinta es un poco simplista, el discurso final del embajador sigue vigente hasta el día de hoy. Su Excelencia muestra al comediante como un creador activo, filmando películas que reflejaban, a través de las décadas, las respectivas realidades del momento.

 

Patrullero 777 (1977)

spinner image Escena de la película El Patrullero 777, con Cantinflas y Wolf Rubinski, 1978
Cantinflas y Wolf Rubinski en una escena de la película "El patrullero 777", 1964, dirigida por Miguel M. Delgado.
POSAS FILMS / GETTY IMAGES

Durante la última etapa de su carrera, Cantinflas fundó su propia compañía para producir películas de bajo presupuesto. Patrullero 777 es su antepenúltima obra, una crítica despiadada de la policía y la sociedad mexicana a fines de los años 70. Diógenes Bravo es el Patrullero 777, que contrariamente a las costumbres de sus colegas, no acepta sobornos y lucha por defender los derechos del ciudadano común. Lejos del alto nivel técnico de las producciones de los años 50, esta película no tiene una trama convencional, sino más bien presenta varias escenas cómicas unidas entre sí por su protagonista. Hasta el final, sin embargo, Cantinflas conservó ese talento tan especial para ganarse el corazón de los espectadores.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?