Skip to content
 

El exótico Hotel Marigold

Jubilados ingleses se mudan a India y sobrevienen situaciones comiquísimas.

    
Director: John Madden
Clasificación PG-13. Duración:124 minutos
Protagonistas: Judi Dench, Bill Nighy, Tom Wilkinson, Maggie Smith

In English |  Llega el momento, queridos contemporáneos, en que nos corresponde portarnos conforme a nuestro grupo demográfico (en inglés) y dirigirnos al cine local para ver una película hecha específicamente para nosotros, no en el sentido de complacernos de una manera torpe, sino de lograr una identificación emocional, comunicando que —los autores— nos conocen y comprenden.

Vea también: Eva Mendes es Girl in Progress.

Judi Dench y Celia Imrie en una escena de The Best Exotic Marigold Hotel.

Foto de Ishika Mohan/Cortesía de Fox Searchlight Pictures

Judi Dench como Evelyn y Celia Imrie como Madge en 'The Best Exotic Marigold Hotel.'

The Best Exotic Marigold Hotel (El exótico Hotel Marigold) se anota puntos instantáneos al reunir bajo el mismo techo a cuatro de los diez mejores actores mayores de 50 años del cine actual (Judi Dench, Bill Nighy, Tom Wilkinson y Maggie Smith).

Interpretan a jubilados británicos con distintas experiencias que, dejándolo todo atrás, se han mudado a la pintoresca y sobrepoblada ciudad de Jaipur, India, donde esperan encontrar la felicidad de los años dorados en un lujoso (pero barato) hotel señorial que prometían los folletos.

Lo que encuentran, sin embargo, es un tristemente decrépito cascarón de edificio, rodeado de bulliciosas multitudes y ruidosos automóviles, donde los teléfonos no funcionan y la comida no se parece en nada a la del londinense Claridge. Para casi todos, la sensación no es tanto la de alejarse de su elemento, como la de haber caído en una dimensión desconocida.

Es cierto que es un montaje improbable y que los personajes desempeñan papeles algo predecibles, pero aun así The Best Exotic Marigold Hotel logra sacar a la luz descarnadas verdades respecto a lo que significa envejecer en un mundo que te deja de lado (en este caso, literalmente).

El personaje de Wilkinson, juez jubilado, parece ajustarse mejor que los otros a la transición. Creció en la India, y ha vuelto principalmente para atar ciertos cabos sueltos de su juventud. Por otra parte, Muriel (interpretada por Maggie Smith) se considera visitante pasajera. Solo vino a que le practicaran un reemplazo de cadera, ya que en Inglaterra hubiera tenido que esperar seis meses. Nighy y Penelope Wilton interpretan a un matrimonio que encuentran que India es desconcertante, pero sus respectivas respuestas al remolino de alimentos extraños e idiomas indescifrables no podrían ser más distintos el uno del otro. En el papel de ama de casa que acaba de enviudar, Dench es el centro de la película. Sus blogs diarios, escritos para los hijos que dejó atrás, proporcionan la narración.

Hay otros jubilados en la trama: Ronald Pickup es un Don Juan irascible y obsesionado con la juventud que considera que India es un lugar donde puede vivir negándose a admitir su edad, y Celia Imrie se ve atractiva en el papel de la coqueta Madge, que ha pasado por todos los hombres de dinero que conoce en Inglaterra y ve un nuevo campo de oportunidades en la India.

Desesperado por mantener feliz a este grupo variopinto vemos a Sonny, dueño del Hotel Marigold, interpretado con energía (a ratos inquietante) por Dev Patel, corazón y alma de la popular película Slumdog Millionaire, que ganó un Oscar. Que Patel llegue a ganarse el afecto del público es un tributo a su singular atractivo. Después de todo, interpreta a un personaje que ha traído a un grupo de viejos del otro lado del mundo bajo pretextos falsos.

Uno se pregunta, desde luego, en qué momento preciso esta gente concluyó que sería buena idea vivir en India el resto de la vida. Es una lástima que no leyeran la revista AARP the Magazine.(en inglés). Un reciente artículo recomendaba sitios como Belice, España y Portugal. ¿Pero la India? No tanto.

Ah, pero nada de eso importa. Desde el principio, el director John Madden deja en claro que, cuando haya caído el último pedazo de yeso del techo y los residentes hayan aceptado por fin el curry, todos se sentirán contentos con el lugar que han elegido. Y nosotros también quedaremos contentos, contentos de haber pasado un rato con personas encantadoras en un mundo fascinante y muy distinto al nuestro.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO