Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

6 formas económicas de cuidar de tu mascota mientras estás fuera de casa

Prueba estas soluciones económicas cuando debas regresar al trabajo o viajar.

Un perro con mirada triste acostado sobre un tapete y al lado de unas botas en la puerta de una casa

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English | Durante la pandemia, muchas personas abrieron sus hogares a un animal necesitado y disfrutaron de su compañía mientras estaban aisladas. Una encuesta reciente de la American Society for Prevention of Cruelty to Animals (ASPCA) —en inglés— revela que unos 23 millones de hogares estadounidenses adoptaron una mascota. Los resultados también demuestran que, hasta ahora, la mayoría de los animales recién adoptados se quedan en esos hogares y no han sido devueltos a los refugios.

Si adoptaste un amigo peludo, a estas alturas tu mascota es parte de la familia, acostumbrada a tu compañía las 24 horas del día, los siete días de la semana. Pero es posible que debas regresar al trabajo o hacer un viaje de trabajo pronto. Tu primer impulso de llevar a tu mascota contigo podría no ser una opción. La Society for Human Resource Management reporta que solo el 7% de los empleadores permiten mascotas en el lugar de trabajo. Los recargos en los llamados hoteles que aceptan mascotas pueden oscilar entre $30 y $90 por noche. Si viajas en avión, debes estar preparado para pagar hasta $100 por llevar a tu mascota en la cabina, o $200 si registras tu mascota como equipaje, lo cual sería muy estresante y costoso.​

Entonces, ¿cómo puedes brindarle cuidados asequibles mientras no estás en casa? Los servicios profesionales para mascotas pueden ser costosos. Encontrar la mejor solución y la más económica comienza con determinar cuánto tiempo a solas puede tolerar tu mascota sin estrés indebido o problemas de comportamiento, así como averiguar qué recursos están disponibles.​

1. Ajustar los cuidados durante el día a su horario

Es posible que tu mascota no necesite tanta atención durante el día como crees. Los perros adultos necesitan de 12 a 14 horas de sueño al día y suelen estar activos durante solo cuatro o cinco horas. Los gatos pueden dormir de 16 a 20 horas al día y tienden a ser más activos al amanecer y al anochecer. No gastes dinero en una guardería de tiempo completo si todo lo que necesitan es una salida rápida al aire libre. La gente suele pensar que los gatos son más fáciles; parece que disfrutan de su soledad más que los perros, y una caja de arena elimina la necesidad de pasearlos. Pero la noción de que todos los felinos son independientes es un concepto erróneo, dice Marny Nofi, gerente sénior de Ciencias del Comportamiento de la ASPCA. Ella recomienda prestar atención a cualquier cambio en los hábitos de tu gato después de que haya pasado un tiempo solo. "Jugar a morder, saltar, vocalizar en exceso o comportarse de forma destructiva pueden ser señales de que tu gato no está recibiendo lo suficiente de ti o de su entorno", señala. La edad también es una consideración. Los gatos jóvenes, que necesitan más atención, estarán más tranquilos y se comportarán mejor si no pasan horas solos. Las mascotas mayores pueden ser más sensibles que otras a los cambios de rutina.​​ Del mismo modo, la tolerancia de un perro a la soledad depende de su personalidad, señala Carly Loyer, gerente de investigación del equipo de Ciencias del Comportamiento de la ASPCA. "Los signos de ansiedad incluyen nerviosismo, jadeo y cambios en la postura y el lenguaje corporal, que pueden incluir tensión, cola baja, orejas hacia atrás, ceño fruncido, ojos muy abiertos, temblores, lloriqueos o tratar de irse contigo mientras te preparas para salir". La mayoría de los perros saludables pueden retener la vejiga hasta ocho horas o más, pero dejarlos salir al menos cada seis horas es mejor y menos riesgoso para tus alfombras. ​​


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


2. Ajusta lentamente un nuevo horario

A la mayoría de los animales no les gusta un cambio repentino en su horario, y si desapareces repentinamente durante ocho horas al día, simplemente se pondrán más ansiosos. Para aclimatar a tu gato o perro al cambio, los expertos recomiendan que visualices un nuevo día de trabajo y ajustes las cosas lentamente según el caso. "De esta manera, tu mascota puede comenzar a acostumbrarse a un nuevo horario para caminar, alimentarse, tomar siestas y jugar", señala Loyer.

Practica darle a tu perro períodos más largos de soledad, con música suave o la televisión de fondo, mientras vas a la tienda o trabajas en el jardín. Ofréceles golosinas masticables saludables, sugiere Loyer, o peluches junto con sus alimentos favoritos que hayan sido congelados, como mantequilla de maní, comida enlatada para perros, yogur o requesón bajo en grasa. Varíalas durante la semana. Asimismo, Nofi aconseja darle a tu gato juguetes y cajas de cartón para que juegue o torres rascadoras para que las use. Estas son formas económicas de mantener a tu mascota más tranquila si te retrasas por algún motivo.

3. Las puertas para perros ahorran dinero

Si tienes un patio cercado, podrías considerar una puerta para mascotas, lo que podría ahorrarte el costo de contratar un paseador de perros. HomeAdvisor.com estima que el costo de comprar e instalar una puerta para gatos está entre $75 y $400. Un costo típico para una puerta para perros es de $100 a $2,000. Las mejores son herméticas y a prueba de manipulación y tienen un sistema de bloqueo. También debes buscar una puerta que solo se abra con un microchip en el collar de tu mascota; de lo contrario, ese adorable mapache podría seguir a tu mascota al interior. No será nada divertido. ​

Es posible que una puerta para mascotas no funcione para todos los perros y gatos. Por ejemplo, si tu mascota se asusta terriblemente con los truenos u otros ruidos fuertes, una puerta podría no ser una buena solución. También debes asegurarte de que tu cerca sea lo suficientemente segura para evitar que otros perros —o coyotes— entren a tu patio. ​​

4. Busca ayuda de tus amigos y vecinos

 ​​¿No quieres una puerta para mascotas? Si trabajas cerca de casa, visita a tu perro a la hora del almuerzo, si puedes, y préstale la mayor atención posible por la noche y los fines de semana. Además, busca ayuda de los demás. Vetstreet.com, que ofrece consejos de veterinarios, sugiere que alguien que tu gato conozca lo visite a diario si vas a estar fuera más de 24 horas. Eso es cierto incluso si dejas provisiones por un período más largo, ya que la comida y el agua pueden volverse rancias y la caja de arena puede llenarse. O pídele a un amigo o familiar que visite a tu perro para partir el día y reducir su sensación de aislamiento. Si conoces a otros amantes de perros o gatos en tu edificio o calle, pueden turnarse para hacer visitas a la hora del almuerzo. El objetivo es organizar visitas de mascotas o hacer que tu mascota se quede en casa cuando trabajas o viajas, y viceversa. De lo contrario, dependiendo de tu mascota, una persona que se ocupe puede costarte, en promedio, alrededor de $25 por 30 minutos o de $75 a $85 por noche.

5. Encuentra a los cuidador​es

Si debes pagar por los servicios, pregunta a tu veterinario, adiestrador de perros local, refugio de animales o vecinos para obtener buenos consejos, sugiere Loyer. Lo más barato no es necesariamente mejor, pero es una buena idea obtener varias opciones. Amplía tu sistema de soporte utilizando aplicaciones como Rover.com, Wag! y Thumbtack, que ofrecen una variedad de servicios, y reduce tus opciones a una o dos personas que hayas seleccionado y evaluado adecuadamente y puedas utilizar de manera constante. "A las mascotas con problemas de comportamiento subyacentes, como ansiedad o miedo, les irá mucho mejor con los cuidadores que conocen y en los que han llegado a confiar que con una serie de personas extrañas", señala.

Al elegir un paseador, cuidador o proveedor de cuidado diurno (suponiendo que a tu perro le guste jugar con otros), considera cuánta atención requiere tu mascota en función de su nivel de energía, deseo de contacto humano, horario para ir al baño y necesidades médicas, señala Loyer. Y quienquiera que elijas, asegúrate de hacer una verificación de antecedentes. Algunas aplicaciones las requieren para los cuidadores. Algunos paseadores de perros y cuidadores de mascotas, pero no todos, están asegurados y cuentan con fianzas o el respaldo de un veterinario local. Insiste en las referencias de clientes anteriores y planifica una salida a caminar para ver cómo la persona maneja a tu perro. Tal como lo harías con una niñera, proporciona tu información de contacto, instrucciones específicas y cómo deseas que la persona responda en caso de que surjan ciertas situaciones.​​

6. Solo elige a los profesionales

​Por último, si tu perro o gato tiene problemas graves (por ejemplo, mucho estrés o agresión), Loyer sugiere que te pongas en contacto con un entrenador o asesor de comportamiento, quien puede ofrecerte consejos y trucos para ayudar a tu amigo de cuatro patas a adaptarse a una nueva rutina. El costo, según estimaciones de la ASPCA, será de unos $200 la hora. "Es mejor identificar los problemas y tratarlos temprano, en lugar de esperar a ver si empeoran", señala ella. "Generalmente, es más difícil tratar la ansiedad por separación que prevenirla". La ASPCA tiene información sobre cómo obtener tratamiento para una mascota difícil. Aplazar el tratamiento solo hará que sea más difícil para tu mascota y más costoso para ti. ​​​

Patricia Amend es autora y editora de estilos de vida desde hace 30 años. Ha sido redactora de planta en la revista Inc., periodista en Fidelity Publishing Group y redactora principal en Published Image, una empresa de educación financiera que fue adquirida por Standard & Poor's.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.