Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Deducir de los impuestos las donaciones caritativas Skip to content
 

¿Ya no se pueden deducir las donaciones caritativas? Los jubilados tienen una buena solución

Los jubilados mayores de 70 años y medio pueden usar las distribuciones de sus cuentas IRA, si lo hacen correctamente.

Persona diligencia un cheque

Getty Images        

In English | Este año, es posible que te decepciones al enterarte de que ya no puedes deducir tus donaciones caritativas de tus impuestos. Esto se debe a que la ley impositiva del 2017 casi duplicó la deducción estándar, con lo que bajó mucho el número de personas que detallan sus deducciones.

Bajo la ley antigua, uno de cada cinco declarantes obtenían una deducción por donaciones, según el Tax Policy Center (en español); ahora, solo se espera que lo hagan un 8%. No pagas más impuestos como resultado de este cambio, pero tampoco te reconocen por tu generosidad.

Sin embargo, si eres jubilado y tienes más de 70 años y medio, tienes una solución alternativa que preserva los beneficios impositivos de las donaciones, incluso si no detallas tus deducciones. Una vez que cumples esta edad, debes comenzar a sacar distribuciones mínimas obligatorias de tu cuenta personal de jubilación (IRA) todos los años. Con algo que se conoce como una distribución calificada de beneficencia, puedes donar toda o parte de tu distribución mínima obligatoria, con un límite de $100,000 al año, directamente a organizaciones benéficas.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Si bien no obtienes una deducción por tu donativo, tampoco debes impuestos sobre esa distribución de tu cuenta de jubilación. A un contribuyente cuya categoría impositiva es un 22%, donar una distribución mínima obligatoria de $5,000 le ahorra $1,100 en impuestos federales sobre la renta, igual que si hubiera podido deducir ese donativo.

Aunque esta regla se convirtió en una parte permanente del código tributario en el 2015, la nueva ley impositiva del 2017 la ha vuelto más atractiva. “Si perdiste la deducción de las donaciones caritativas, esta regla ahora vale todavía más”, dice Mark Luscombe, analista principal de impuestos federales en Wolters Kluwer Tax & Accounting. “Tiene aún más sentido”.

Pagar menos impuestos no es el único posible beneficio. Al renunciar a ese ingreso de la distribución mínima obligatoria, reduces tu ingreso bruto ajustado en tu declaración de impuestos. Y un menor ingreso bruto ajustado puede significar menos impuestos sobre tu Seguro Social, primas de Medicare más bajas, o la oportunidad de tener derecho a otras deducciones o créditos impositivos que de otra manera no habrías podido obtener.

Para hacer una distribución calificada de beneficencia, solo dale instrucciones a la empresa que administra tu cuenta IRA para enviar toda o parte de tu distribución mínima obligatoria a una o más organizaciones benéficas. La empresa debe enviar el dinero directamente a la organización benéfica, o enviarte un cheque girado a nombre de esa organización para que tú lo reenvíes (para que se considere como una distribución calificada de beneficencia, no puedes recibir el dinero y luego donarlo). Esta estrategia no te servirá para tus impuestos del 2018, ya que la donación debe realizarse durante el año calendario para el que presentas la declaración de impuestos, pero te servirá para ahorrar el año entrante.

Si donaste tu distribución mínima obligatoria en el 2018, ahora tienes otra tarea que hacer: inclúyela correctamente en tu declaración. Este puede ser un dolor de cabeza al presentar tu declaración de impuestos, según Tim Steffen, director de planificación anticipada en Baird Private Wealth Management. “Hasta los contadores pueden confundirse”.

Esto se debe a que la empresa de corretaje o de fondos que mantiene tu IRA reportará la distribución en el formulario 1099-R como una distribución normal de la IRA. Luego, tú debes indicar en tu declaración que es una distribución calificada de beneficencia y no está sujeta a impuestos. “El fideicomisario de la IRA no sabe si la organización benéfica reúne los requisitos”, explica Steffen. “La responsabilidad de verificarlo no recae en ellos”. No te olvides de obtener una carta de la organización benéfica para documentar tu donación.

Por último, si donas tu distribución mínima obligatoria directamente a una obra benéfica, no puedes también deducir esa cantidad como una donación caritativa si todavía detallas tus deducciones. “Eso es duplicar las deducciones”, dice Steffen. “Es un error”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO