Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

5 lugares sorprendentes donde se esconden los autores de fraudes contra Medicare

Las estafas relacionadas con los seguros médicos pueden aparecer en los momentos —y los lugares— menos esperados.

Mujer sosteniendo un auricular de teléfono desde la sala de su casa

Getty Images

In English | Es triste pero cierto: Medicare, un programa indispensable de seguro médico para las personas mayores de Estados Unidos, pierde cada año miles de millones de dólares a causa de fraudes. Los delincuentes responsables perjudican no solo a los más de 60 millones de beneficiarios de Medicare, sino también a cada uno de los contribuyentes cuyos impuestos ayudan a financiar el programa.

Por eso, las personas mayores de este país deben saber que estos ladrones no se esconden solo en consultorios médicos, hospitales y clínicas. Allan Medina, quien dirige la Unidad contra el Fraude en la Atención Médica del Departamento de Justicia, le explicó a AARP que los autores de fraudes contra Medicare buscan a sus víctimas en algunos lugares inesperados.

Mentir por dinero

El fraude contra Medicare consiste en mentir por dinero, dice Medina, y alcanza "proporciones desmesuradas". El funcionario, de 39 años, habló con AARP el martes —designado como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez— y señaló cinco lugares sorprendentes donde operan los autores de estos fraudes.

Allan Medina

DEPARTAMENTO DE JUSTICIA

"Las personas deben mantenerse informadas, y si algo no parece estar bien, deben denunciarlo".

— Allan Medina, funcionario del Departamento de Justicia

1. En las ferias de salud. A algunos visitantes se les ha ofrecido realizar una prueba genética "gratuita" de detección de cáncer, para lo cual llenaron un cuestionario, revelaron su número de Medicare y se les tomó una muestra de ADN del interior de la boca. Pero esta prueba no es gratuita, sino que la paga Medicare. "Estamos hablando de unos $6,000", dice Medina, quien señala que los delincuentes son vendedores que, en muchos casos, pagan comisiones de soborno a médicos corruptos para que estos firmen las órdenes médicas correspondientes. Peor aún, los estafadores pueden pedir más pruebas —de detección de alergias, por ejemplo— y enviar la factura a Medicare.

2. Por teléfono. A veces se busca cometer la misma estafa con una llamada telefónica no solicitada. Los televendedores han llamado a beneficiarios de Medicare para insistir en que se sometan a alguna prueba costosa. "Si no quiere perder sus beneficios, usted debe hacerse esta prueba", se les advierte. Se trata de una vil mentira.

3. En una consulta de telesalud. Según autoridades del Departamento de Justicia, algunos ejecutivos de empresas de telesalud han pagado a médicos para que expidan, de forma innecesaria, pedidos de equipo médico duradero, pruebas genéticas y otras pruebas de carácter diagnóstico, así como recetas de analgésicos. En algunos casos el médico tiene una breve conversación telefónica con el paciente; en otros, no hay ningún contacto en absoluto. En julio del año pasado, el dueño de una empresa de telesalud en el sur de Florida se declaró culpable de haber generado y vendido órdenes médicas que se utilizaron para cometer fraudes contra Medicare que superaron los $21 millones.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


4. En la calle. Algunos delincuentes, conocidos como reclutadores de pacientes o vendedores, "salen a la calle, a las paradas de autobús, a los hogares de ancianos... ese tipo de lugares", dice Medina. Para iniciar la conversación con una persona mayor, posiblemente le digan: "Oiga, parece que le duele la rodilla. Si me da su número de Medicare, le consigo un masaje".

El estafador puede vender los datos de Medicare del paciente a una empresa fabricante de equipos médicos duraderos o a un laboratorio dudosos. Luego, se tramitan facturas fraudulentas y Medicare termina cargando con el costo.

5. En tu hogar. Los cuidados de salud en el hogar consisten en servicios médicamente necesarios que se prestan a tiempo parcial por orden de un médico y están cubiertos por Medicare. Estos servicios podrían ser, por ejemplo, cuidados especializados de enfermería o sesiones de fisioterapia. Los estafadores mienten en la evaluación de los pacientes y exageran las necesidades que estos tienen. Según Medina, el autor del fraude tiene la siguiente mentalidad: "Mientras más enfermo está el paciente, más dinero se recibe".

Qué puedes hacer para detener estos fraudes?

  • Protege el número de tu tarjeta de Medicare, así como tus demás datos confidenciales de carácter personal o financiero.
  • Examina la explicación de beneficios (EOB). Si ves que se han cobrado servicios de atención médica que nunca recibiste, denúncialo.
    • Presenta una denuncia por internet ante Medicare.
    • O puedes presentar la denuncia llamando al 800-MEDICARE (800-633-4227). Los usuarios de dispositivos TTY pueden llamar al 877-486-2048.
    • Si estás inscrito en un plan de Medicare Advantage, llama al Medicare Drug Integrity Contractor (contratista para la integridad de medicamentos cubiertos por Medicare) al 877-7SAFERX (877-772-3379).

Katherine Skiba cubre temas de estafas y fraudes para AARP. Anteriormente, fue periodista con el Chicago Tribune, U.S. News & World Report y el Milwaukee Journal Sentinel. Recibió la Beca Nieman de Harvard University y es la autora del libro Sister in the Band of Brothers: Embedded with the 101st Airborne in Iraq.

 

La Red contra el Fraude, de AARP, puede ayudarte a identificar y evitar las estafas. Inscríbete para recibir nuestras Alertas de vigilancia, consulta nuestro mapa de rastreo de estafas (en inglés) o llama gratis a nuestra línea de ayuda especializada en fraudes al 877-908-3360 si tú o un familiar sospechan que han sido víctimas de una estafa.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.