Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

El fraude del impostor: cómo trabajan los estafadores

Una pareja de Utah asume una misión para prevenir estafas después de perder sus ahorros.

Machel Andersen en el comité de envejecimiento del Senado.

Comité del Senado sobre Envejecimiento

In English | Machel Andersen, quien fue víctima de una estafa de impostores del Seguro Social, testifica en una audiencia del Comité del Senado sobre Envejecimiento en enero.

Mientras le daba la noticia a su esposo, Machel Andersen lloraba. "He hecho lo peor del mundo; nos arruiné", exclamó.

"¿Me fuiste infiel?", preguntó él.

Andersen, una residente de Utah de 56 años, mantuvo sus votos matrimoniales, pero fue engañada y traicionada por dos estafadores despiadados. En transacciones que sucedieron durante ocho días antes de la Navidad pasada, ella perdió $154,646, todos los ahorros de la pareja.

La estafa de la que fue víctima se detuvo cuando los delincuentes aumentaron sus exigencias al decirle que debía hipotecar el hogar de la pareja en North Ogden, Utah. Ella les dijo que la residencia ya se había saldado y que no podía pedir un préstamo sin informar a su esposo, quien los estafadores le habían dicho que no involucrara. Luego le dijeron que tenía que pagarles $200,000 o perdería la casa.

¿Te están estafando?

Andersen llamó a un amigo, quien le preguntó si la estaban estafando. Ella respondió que no, pero hizo una búsqueda en internet y descubrió la verdad: le habían dicho una serie de mentiras para encubrir un robo a gran escala.

El dinero perdido —enviado vía transferencias bancarias a Bank of China en Hong Kong— era todo lo que ella y su esposo tenían en su cuenta corriente, de ahorros y en certificados de depósito, además de fondos de una cuenta de inversión.

Al preguntarles si había alguna posibilidad de recobrar sus pérdidas, su esposo, el representante estatal de Utah Kyle Andersen, dijo: "Absolutamente ninguna".

El pasado 6 de diciembre, cuando los dos impostores engañaron a Machel Andersen, ella estaba ocupada y distraída. A la hija de la pareja la habían operado recientemente, por lo que Andersen estaba cuidando de sus tres nietos (el más pequeño era un bebé de 7 meses).

Entonces, en su celular, escuchó tres mensajes de voz automatizados que decían que su número de Seguro Social había sido "comprometido".

Cuando devolvió las llamadas, un hombre se identificó como un funcionario de la Oficina del Inspector General de la Administración del Seguro Social. El individuo usó el nombre de un funcionario real y le dio su supuesto número de identificación.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El pretexto: un cartel de drogas y una escena de crimen sangrienta

Él dijo que encontraron un auto registrado en el nombre de Andersen en una escena de crimen sangrienta en Texas, cerca de la frontera mexicana, y que un cartel de drogas en México había usado su número de Seguro Social para crear varias cuentas de banco.

Luego el estafador le pasó el teléfono a alguien que decía ser un miembro de la Administración de Control de Drogas (DEA). Ese hombre usó el nombre de un funcionario de la DEA.

Continuaron mintiendo: su familia corría peligro; el cartel y el Gobierno de EE.UU. la estaban vigilando; y sus cuentas financieras iban a ser confiscadas como parte de la investigación de la DEA. Para proteger el dinero, le dijeron que tenía que transferirlo a una "cuenta segura en el extranjero".

Le dijeron que recuperaría el dinero eventualmente, pero que si no cooperaba, sospecharían que ella estaba trabajando con el cartel y sería arrestada.

"Pasé la semana entera fingiendo que todo estaba bien, tratando de proteger" a mi familia.

- Machel Andersen

Durante días ella obedeció; llevaba a su nieto bebé con ella a instituciones financieras para reunir el dinero y seguía la orden del delincuente de ponerlo en altavoz (ella colocaba el celular en su bolso) y enviarle recibos.

Cuando un empleado del banco le preguntó a Andersen por qué estaba enviando tanto dinero al extranjero, respondió como le habían ordenado: estaba comprando artículos electrónicos.

Al contemplarlo ahora, ella quisiera que los empleados bancarios le hubieran hecho más preguntas para detener la estafa de seis cifras. El esposo piensa lo mismo.

Kyle Andersen, de 63 años, está elaborando una ley que requiere que las instituciones financieras de Utah exhiban claramente advertencias de fraude, refuercen la capacitación de sus empleados para lidiar con fraudes y hagan más estrictas las normas de las transferencias bancarias internacionales de más de $10,000 de cuentas de consumidores.

Cuentan su historia para evitar que otras personas sean víctimas

Representante de Utah, Kyle Andersen y su esposa Machel Andersen.

Utah Reps / Flickr

El representante de Utah, Kyle Andersen, y su esposa, Machel Andersen, en su ceremonia de juramento.

En enero, los Andersen viajaron a Washington para que ella pudiera testificar en una audiencia del Comité Especial del Senado sobre Envejecimiento acerca de la alta cantidad de estafas de impostores del Seguro Social, que provocaron 450,000 quejas a la oficina de vigilancia de la agencia, o más de 1,230 por día, y llevaron a casi $38 millones en pérdidas durante los 12 meses que terminaron el pasado 30 de septiembre.

En el 2019, la DEA emitió alertas sobre las estafas de extorsión relacionadas con agentes especiales falsos, pero el portavoz de la agencia Michael D. Miller dijo esta semana que la DEA no rastrea el número de esos casos.

Refiriéndose a los delitos, Kyle Andersen le dijo a AARP: "Esto es un acto malvado, y la única manera de detener el mal es a través de la legislación y toda la publicidad".

Él dice que ha escuchado de al menos otras 50 víctimas de estafa desde que su esposa fue engañada. Otros legisladores y grupos han respaldado su medida, pero él cree que la aprobación del proyecto de ley tomará tiempo y ha decidido no postularse para la reelección en noviembre. Tiene planes de conseguir otro empleo y reconstruir las pérdidas de la pareja.

Los estafadores dejaron a los Andersen con menos de $1,000, y según su esposo, Machel ha empezado a trabajar en el consultorio de un dentista.

En la puerta: una mujer con una diadema navideña

La Navidad del 2019 tuvo su angustia, pero también hubo bondad. Un día, sonó el timbre y Machel Andersen le abrió la puerta a una mujer que llevaba puestas unas astas de reno. La mujer le dio una caja. "Gracias. ¿Quién eres?", preguntó Andersen.

"Soy anónima", contestó la mujer, quien le dejó la caja con $500 adentro.

"No fue la única vez que ocurrió", dijo Kyle Andersen, mientras recordaba recibir tarjetas de regalo para restaurantes y llamadas de amigos que prometían, "Estamos aquí para ti, y a ti y a tu familia no les faltará nada".

Cuando se enteró de la estafa, Kyle Andersen corrigió a su esposa cuando ella le dijo que los había arruinado; le aseguró, "Cariño, eso no es lo peor del mundo. Vamos a estar bien. No has destruido nuestra relación".

Machel Andersen le dijo al Comité del Senado sobre Envejecimiento que habían trabajado duro para ahorrar dinero y esperaban poder viajar y hacer labores misioneras para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. "Ahora no podemos", comentó. "En su lugar, tendremos que trabajar".

Se puede decir que la pareja ahora tiene una nueva misión. "Tal vez escuchar mi historia protegerá a alguien más", les dijo a los senadores, que aplaudieron su valentía al hablar de lo que sucedió. "Quizás mi historia ayudará a detener a los estafadores de una vez por todas".

5 señales de una estafa de impostor

Puedes presentar quejas sobre impostores del Seguro Social a la Oficina del Inspector General de esta entidad y a la Comisión Federal de Comercio.

La Oficina de Protección Financiera del Consumidor advierte que los estafadores saben que la gente está reconociendo sus tácticas y adaptándose.

Iphone con un el texto en inglés 'alerta estafador llamando'

Tekimageon / Alamy Stock Photo

1. Amenazas de arresto o acción legal. Si recibes una llamada amenazante en la que dicen que hay un problema con tu número de Seguro Social o tus beneficios, es una estafa. La Administración del Seguro Social (SSA) nunca te amenazará con arrestarte o tomar acción legal si no pagas un cargo o multa de inmediato.

2. Correos electrónicos o mensajes de texto con información de identificación personal. Si hay un problema legítimo con tu número o registro del Seguro Social, la agencia te enviará una carta por correo.

3. Errores ortográficos y de gramática. Si un estafador envía un correo electrónico con cartas o informes falsificados que parecen ser de la SSA o de su Oficina del Inspector General, lee con cuidado. La correspondencia puede incluir el lenguaje que usa el Gobierno o un membrete que parece oficial, pero a menudo tiene errores ortográficos y de gramática.

4. Pedidos de pago mediante tarjeta de regalo o prepagada, efectivo o transferencia bancaria. Si necesitas enviar pagos al Seguro Social, la agencia te enviará una carta por correo con instrucciones y opciones de pago.

5. Ofertas de aumentar tus beneficios por una tarifa. El Seguro Social nunca prometerá aumentar tus beneficios ni ofrecerá ayuda adicional por una tarifa.

La Red contra el Fraude, de AARP, puede ayudarte a identificar y evitar las estafas. Inscríbete para recibir nuestras Alertas de vigilancia, consulta nuestro mapa de rastreo de estafas (en inglés) o llama gratis a nuestra línea de ayuda especializada en fraudes al 877-908-3360 si tú o un familiar sospechan que han sido víctimas de una estafa.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO