Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

No te preocupes si notas pequeños cambios en tu puntaje de crédito

Por qué los números no siempre reflejan tu solidez financiera.

Mecanismo de ruedas metálicas que se ajustan una a la otra y con las palabras buen crédito, mal crédito

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English 

Te reconozco, lector perfeccionista: consultas a menudo tu puntaje de crédito y te sientes mal cuando baja algunos puntos. A juzgar por los correos electrónicos que recibo, diría que no estás solo. Las personas se inquietan porque su puntaje es bueno, pero no excelente, o es excelente pero no es perfecto.

Tal vez sea porque siempre estamos midiendo nuestras vidas por medio de los números, como el nivel de colesterol o el millaje por galón del auto. O tal vez se deba a que vemos tantos anuncios publicitarios que ofrecen monitorear el crédito. Y sí, necesitas un buen puntaje de crédito. En ciertas ocasiones, ese número de tres dígitos puede marcar una diferencia crucial, por ejemplo, cuando solicitas un préstamo o una tarjeta de crédito, o cuando alquilas un apartamento.

Pero yo estoy aquí para decirte que un puntaje de crédito bueno es suficiente y un puntaje perfecto no es tan importante. No te mide como persona. No tiene sentido consultar tu puntaje constantemente, y a veces es perjudicial. "Me encuentro con una cantidad sorprendente de personas tan obsesionadas por su puntaje de crédito que temen tomar medidas financieras adecuadas", señala Kelley Long, una planificadora financiera de Tucson, Arizona.

Por eso, no exageres la importancia de tu puntaje.

Aprende lo esencial

Tu informe es el historial de todas las facturas que has pagado en tu vida. Las agencias de informes de crédito —las más grandes son Experian, Equifax y TransUnion— llevan un registro independiente de tus tarjetas de crédito y tus préstamos, la deuda que acumulas y los pagos que realizas. Esos datos se ingresan a las fórmulas de las empresas de calificación de crédito —principalmente, FICO y VantageScore— que generan un número en una escala que va de 300 a 850. Los prestamistas y otras empresas utilizan esos puntajes para decidir tu solvencia, las tasas de interés que te cobrarán y los riesgos financieros que asumen en tu caso. Son varios los factores que afectan tu puntaje; el más importante es tu historial de pago, por lo que para mantener o mejorar tu puntaje ten como prioridad realizar todos los pagos de tu deuda y hacerlo puntualmente.

El puntaje abre puertas

Un puntaje de crédito que se sitúe en torno a los 750 puntos o por encima de esa cifra te coloca en una buena posición para poder optar por las mejores tasas de interés en préstamos e hipotecas, indica Colleen McCreary de Credit Karma, un sitio web de finanzas.

Si planeas no contraer deudas por el resto de tu vida, es probable que tu puntaje de crédito sea mucho menos importante que si llegaras a necesitar una hipoteca. Pero un buen puntaje puede serte útil aun cuando creas que ya no necesitarás pedir un préstamo. Puede reducir la prima del seguro de tu auto en muchos estados o rebajar el monto de tu garantía de alquiler. Por otro lado, un puntaje bajo puede tener un efecto negativo cuando solicitas empleo. Así que cada tantos meses, consulta tus informes de crédito (en annualcreditreport.com —en inglés—) para detectar problemas y errores, y obtén tu puntaje una vez al año, y entre seis y nueve meses antes de solicitar un préstamo importante. Entonces, a menos que haya un problema, no te obsesiones. Muchos bancos permiten que sus clientes obtengan sus puntajes sin cargo alguno. También puedes acceder gratuitamente al puntaje de VantageScore en los sitios web Credit Karma y Credit Sesame.

Los números pueden mentir...

Los puntajes no siempre reflejan tu solidez financiera. Alguien que contrae deudas con muchas tarjetas de crédito y realiza los pagos mínimos puede tener un buen puntaje de crédito, pero se encamina a un infierno de deudas. Por el otro lado, si has cancelado tu hipoteca, evitas las deudas y no usas tu tarjeta de crédito, puede que no tengas el historial de crédito necesario para obtener un buen puntaje.

...y jugar con ellos puede ser perjudicial

Algunos factores que pueden mejorar tu puntaje son espadas de doble filo. Por ejemplo, un historial crediticio prolongado genera un puntaje más alto. Pero no es beneficioso mantener activas una docena de cuentas de crédito antiguas, e incluso podría ser una invitación al fraude, afirma Long. También es posible que tu puntaje caiga momentáneamente si pides un préstamo y el prestamista solicita tu puntaje de crédito. Pero eso no debería impedirte comparar precios cuando gestiones una hipoteca o un préstamo para comprar un auto.

El peor motivo para preocuparse demasiado por el puntaje de crédito es estar en problemas, haciendo malabares con facturas que no puedes pagar. Si te asesoras y trabajas con una agencia de asesoramiento de crédito seria, perjudicarás tu puntaje. Pero acepta esa consecuencia. Es posible que la cancelación de tu deuda te proyecte hacia un futuro financiero sólido, y una baja de tu puntaje crediticio no será una tragedia.

Linda Stern, exredactora de temas relacionados con Wall Street en Reuters, ha escrito sobre finanzas personales desde la década de 1980.