Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

Exclusiva de internet…

Sándwiches de queso a la plancha para adultos

Para muchos de nosotros, acordarnos de los sándwiches de queso a la plancha nos remonta a nuestra infancia o a nuestros hijos. Un queso derretido y suave entre dos rebanadas de pan doradas a la perfección siempre ha sido el favorito en la niñez y ahora se está mejorando con una versión para adultos.

“Disfrutar de un sándwich de queso a la plancha es una experiencia estadounidense por antonomasia y al ser alguien cuya pasión es educar a la gente sobre quesos de Estados Unidos, quise ofrecer a las personas la oportunidad de darse el gusto de probar un sándwich de queso a la plancha actualizado, entretanto que recuerdan los sándwiches de su infancia”, dice la escritora Laura Werlin, cuyo libro Great Grilled Cheese: 50 Innovative Recipes for Stovetop, Grill and Sandwich Maker (Queso a la plancha: 50 innovadoras recetas para hornalla, plancha o sandwichera, Stewart, Tabori & Chang, 2004, soló en inglés) ofrece excelentes variaciones de este clásico.

Para preparar un sándwich hay que pensar. En primer lugar, hay que tener en cuenta el pan. Marlena Spieler, autora del libro Grilled Cheese: 50 Recipes to Make You Melt (Queso a la plancha: 50 recetas para derretirlo, Chronicle Books, 2004, soló en inglés), escribe lo siguiente: “El pan tiene que ser lo suficientemente ligero para crujir y no debe resaltar sobre el queso. Aunque  me gusta el pan integral de centeno (pumpernickel) compacto y oscuro, no es el mejor para un sándwich de queso a la plancha”. Casi todos los tipos de pan acompañan bien, siempre y cuando no resalten sobre el queso. Spieler sugiere utilizar pan de masa fermentada (sourdough), pan de centeno (rye), pan de salvado (focaccia), pan pita, pan integral de centeno oscuro ligero (light pumpernickel), pan con romero y, por supuesto, el clásico blanco.

Werlin está de acuerdo: “Una de las mejores cosas acerca de los sándwiches de queso a la plancha es que usted puede utilizar casi cualquier tipo de pan de su gusto. Sin embargo, para prepararlo a diario, pienso que el sourdough (en español: masa fermentada para hacer pan) es el mejor. Por lo general, el sourdough en rebanadas tiene el espesor adecuado y su sabor intenso le otorga el contraste perfecto al queso derretido”.

A continuación, el caballo de batalla: el queso. “Utilice un queso que cuando se derrita, exude humedad, incluso que sea fibroso. Los quesos duros, tales como el parmesano, no se derriten, aunque agregan sabor debido a su gusto a nuez. De tal manera que, una o dos pizcas de este queso, junto un con queso que se derrita bien hacen un sándwich fabuloso”, sugiere Werlin.

Para lograr un sándwich suave y perfecto, Laure Werlin recomienda los siguientes quesos para derretir: mozzarella, Monterey jack, Colby, Cheddar joven, Havarti, Fontina, Gouda, Gruyère, Swiss, Emmentaler, provolone (que no sea añejo), Asiago joven y Brie.

Para agregar el toque adulto al sándwich, tanto Werlin como Spieler se atienen a su imaginación, a las verduras y el refrigerador. “Agregar otros ingredientes tiene mucho que ver con mis preferencias y mi estado de ánimo. A veces pruebo cosas nuevas, tales como una nueva mostaza, salsa picante de mango (chutney), verduras cocidas o encurtidas, carne del día anterior, salame, un poco de pasta de aceitunas, o pasta de tomate deshidratada”, dice Spieler.

Werlin se inspira en las pizzas. “Usted puede combinar dos o tres tipos de queso, agregar hierbas o especias, añadir diferentes tipos de carnes ahumadas, e incluso convertir un sándwich de queso a la plancha en un postre, dependiendo del queso que utilice”.

¡Así es, un sándwich de queso a la plancha de postre! “De alguna manera, los sándwiches de queso a la plancha dulces son más agradables debido a que son tan poco comunes”, dice Werlin. “Los quesos frescos, tales como el ricotta, el queso de cabra, el fromage blanc y otros quesos suaves y cremosos, quedan mejor en un sándwich de queso a la plancha junto con ingredientes dulces, tales como azúcar, fruta seca o fresca y, créanlo o no, chocolate”. De hecho, ella los llama “pudín que se puede comer con las manos”.

Mientras que, para los niños, el acompañamiento perfecto para un sándwich de queso a la plancha puede ser leche o sopa de tomate, para los adultos se acompaña bien con cerveza y vino. “Si se usa queso de cabra, yo escogería Sauvignon Blanc. Para un tradicional Cheddar con manzanas y jamón, escoja uno con ligeramente más cuerpo, tal como Chardonnay ligero, o mejor aún, amontillado. El aficionado tradicional a vinos tintos casi siempre encontrará que un Pinot Noir con sabor a fruta acompaña mejor”, recomienda Werlin. “Si busca un vino que acompañe bien en general”, agrega, “opte por un vino blanco ligero con sabor a fruta, tal como Riesling o Chenin Blanc”.

Preparación
Laura Werlin ofrece los siguientes consejos prácticos para preparar un sándwich de queso a la plancha perfecto:
1.    Agregue mantequilla al pan y no a la plancha. De esta manera, la mantequilla se esparce uniformemente y se logra un sándwich bien crujiente.
2.    Ralle el queso para que se derrita más rápido (antes de que el pan se tueste demasiado).
3.    Utilice una sartén antiadherente, en lugar de una de hierro, que es más difícil de limpiar.
4.    Cubra el sándwich durante la primera parte de la preparación, para que el queso se derrita más rápido.
5.    Es mejor usar mantequilla, ya que le otorga gran sabor y textura. Sin embargo, si prefiere aceite, use aceite de oliva normal y no el extra virgen.
6.    Presione el sándwich con una espátula después de darle la vuelta, para lograr la relación perfecta entre el pan y el queso.

sándwiches sándwiches de queso a la plancha para adultos

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO