Skip to content
 

Manuel Villacorta: “¡Para de hacer dieta y aprende a vivir!”

Hablamos con el nutricionista sobre su nuevo libro y la relación entre la salud intestinal y la pérdida de peso.

Manuel Villacorta

Cortesía de Manuel Villacorta

Manuel Villacorta.

El reconocido dietista Manuel Villacorta se lanza nuevamente al competitivo mundo de los libros de nutrición que prometen revelar el secreto para una vida larga y saludable. Esta vez el título de su obra es Flat Belly 365: The Gut-Friendly Superfood Plan to Shed Pounds, Fight Inflammation, and Feel Great All Year Long. Lo interesante es que, aunque nada más de hojearlo se nos hace agua la boca, no parece un libro de recetas, sino más bien una pequeña enciclopedia científica. Villacorta, por cierto, obtuvo su maestría en nutrición y ciencias de los alimentos en San Jose State University y desde la primera página se nota el rigor extraordinario con el que ha escrito el texto. Conversamos con él sobre el mismo:

Manuel, cuándo nos hablan de dietas por lo general pensamos en un cuerpo esculpido, hermoso y la belleza casi todos la asocian lamentablemente con superficialidad. ¿No te preocupaba que el público recibiera tu libro con cierta indiferencia, como otro libro de dieta común y corriente?

No, porque precisamente insisto en presentarlo de un modo en que no puedan verlo como un plan o una dieta. Lo digo en el libro y se lo digo también a mis pacientes, a todos, desde el instante en que entran a mi consultorio por primera vez, esto no es una dieta. Es un cambio de [estilo de] vida. Lo que propongo es que aprendas a comer, a nutrirte, y eso es lo que vas a hacer por el resto de tu vida.

¿Propones una manera distinta de modificar el estilo de vida?

En el libro hablo fundamentalmente de la importancia del intestino, ese órgano olvidado que es realmente el centro de una buena salud. Hay estudios que demuestran el vínculo fuerte que hay entre el intestino y la depresión, por ejemplo. Al intestino tenemos que verlo como un jardín de bacterias; es importante hacer crecer tu propio jardín de bacterias. ¿Cómo? Con alimentos probióticos y prebióticos.

¿Prebióticos? Háblame de eso; creo que estamos más familiarizados con el término “probiótico”.

¡Claro! Los prebióticos son el combustible para ayudar a que los probióticos prosperen y se multipliquen. La calidad de la dieta tiene mucho que ver con la salud intestinal e ingerir probióticos y prebióticos mantendrá tu intestino saludable. Los probióticos son un buen tipo de bacterias, organismos vivos y activos que ayudan a mantener el sistema digestivo sano. Mientras más probióticos vivan en nuestro sistema gastrointestinal, más saludable es nuestro microbioma. Y un microbioma saludable significa un riesgo menor de enfermedades crónicas como baja inmunidad, diabetes tipo 2, trastornos gastrointestinales e incluso depresión, entre otros. Los probióticos se pueden encontrar en alimentos fermentados como el yogur, el kéfir y el chucrut.

Dame, por favor, ejemplos de alimentos prebióticos.

Los prebióticos son fibra que se encuentra en alimentos como aguacates, batatas, avena, cebollas, ajo y puerros, entre otros.

Carátula del libro Flat Belly 365

Cortesía Health Communications, Inc.

Carátula del libro de Manuel Villacorta "Flat Belly 365".

Hay un segmento del libro dedicado a explicar los tipos de grasa y dices que “no todas las grasas fueron creadas igual”.

En el cuerpo tenemos básicamente tres tipos de grasa: la grasa subcutánea, que es esa que está pegada a la piel; la grasa del tejido adiposo, que está principalmente en el abdomen y los muslos; y la grasa visceral que es la más peligrosa porque es la que rodea los órganos. Estas se combaten e eliminan fácilmente con superalimentos antiinflamatorios, como las grasas saludables.

¿Quieres decir, combatir la grasa con grasa?

Exactamente. La grasa natural de algunos alimentos como el aguacate, las nueces, los alimentos con omega-3, nos ayudan a reducir esa grasa abdominal y visceral y reducir la inflamación, que es muy peligrosa. La inflamación está asociada al cáncer [así como a otras enfermedades crónicas].  

¿Cómo se relacionan la salud intestinal y la pérdida de peso?

Existen muchas evidencias de que la combinación correcta de bacterias intestinales puede mejorar el peso de una persona. Los investigadores ahora pueden identificar a un individuo como obeso o delgado simplemente observando sus bacterias intestinales.

¿Quién se puede beneficiar de este libro?

Hombres y mujeres que no solo buscan reducir su grasa abdominal, sino también prevenir enfermedades crónicas y mantener sus intestinos sanos. También pueden beneficiarse quienes desean instrucciones paso a paso, como un plan para programar sus comidas, hacer listas de compras y recetas para cocinar en casa.

Sé que estás familiarizado con AARP, así que ya sabes que nuestros lectores son principalmente personas mayores de 50 años.

¡Claro! Yo acabo de cumplir 50 y ya me llegó mi membresía.

Pareces estar orgulloso de tu edad.

Bueno, la digo precisamente para que mis pacientes y el público se sientan confiados en que se puede utilizar el poder de los alimentos para obtener salud y además frenar los signos visibles del paso de los años. Cuando le digo a un paciente nuevo mi edad, creo que es más receptivo a escucharme y aceptar mis consejos.

¿Qué le aconsejarías a una persona mayor de 50 años que busca mejorar su alimentación?

Que nunca es tarde. Para que tengan idea de lo rápido que comienzan a verse los resultados les cuento que hace poco atendí a un paciente obeso de 52 años. Tenía el colesterol malo en las nubes y el colesterol bueno muy mal también. Los triglicéridos también altos, todos sus niveles estaban mal y el sobrepeso era evidente. Cuando regresó a mi consulta, cuatro semanas después, había bajado cinco pulgadas de abdomen, el colesterol se había anivelado y los triglicéridos estaban mucho mejor. Hasta me confesó que ahora estaba teniendo más sexo. ¿No es fantástico?

¿Cuál es tu próximo proyecto?

No me he puesto a pensar en el próximo, pero aquí hablando contigo se me ocurrió que podría ser sobre el intestino y la depresión. Pero mi misión seguirá siendo la misma, ayudar a que todos entiendan que la salud no depende de una dieta sino de un estilo de vida. Tienes que aprender a entender tu cuerpo y usar ese conocimiento para lograr un cambio. Voy a seguir diciéndoles: ¡para de hacer dieta y empieza a vivir!


Sabías que:

Los científicos han trasplantado bacterias intestinales de ratones obesos a ratones delgados, obteniendo como resultado un aumento de peso en los ratones delgados, sin que se sometieran a algún cambio en la dieta. El mismo resultado se produjo cuando el microbioma de ratones delgados se trasplantó a ratones obesos y estos perdieron peso.


¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO