Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Luis Reyes, el chef salvadoreño propietario de Lauriol Plaza - AARP Skip to content
 

Luis Reyes, el chef que empezó lavando platos

Hoy el salvadoreño es propietario de Lauriol Plaza. Su historia y sus recetas.

Chef Luis Reyes

Luis Reyes

Chef Luis Reyes.

Aunque llegó al mundo de la cocina por azares del destino, el chef Luis Reyes lo hizo con paso firme. Quien llegara a este país como inmigrante indocumentado, hoy en día es copropietario de dos de los restaurantes más importantes del mapa gastronómico de la capital estadounidense. Entre ambos dan empleo a más de 350 personas.

Una infancia rodeada de pobreza y privaciones en El Salvador, hizo que desde muy pequeño, Reyes pusiera su mira en el Norte. Con una maleta llena de incertidumbres y miedos, dejó su pueblo para iniciar la odisea. Cruzó el desierto y como muchos otros, casi pierde la vida en el intento.

En 1976, finalmente se estableció en Washington, D.C. Apenas llegó, comenzó la búsqueda de empleo y 15 días más tarde, logró colocarse en uno de los restaurantes más prestigiosos de la ciudad, Prime Rib. Ahí empezó lavando platos e inició su carrera de chef. Fue allí donde conoció al mesero Raúl Sánchez, quien meses después no solo se convertiría en su socio, sino también en un gran amigo.

La primera aventura empresarial de Sánchez y Reyes fue en1979, con La Plaza, restaurante que eventualmente cerraron para luego abrir el célebre Lauriol Plaza. En 1990, nació Cactus Cantina, que también resultó ser todo un éxito.

Lee más sobre la historia de este gran personaje: filántropo, activista político y un ejemplo de superación, digno de ser emulado.

¿Vislumbrabas tu vida como un profesional de la cocina?

No lo planeé, sino que mi sueño era venir a Estados Unidos, porque para mí era una de las únicas formas de poder salir adelante. No tenía oportunidades allá; yo era el responsable de mi mamá. Mi preocupación: quería hacer algo…

¿Cómo aprendiste el arte de cocinar y quiénes fueron tus mentores?

Estando en Prime Rib me entró un deseo enorme de aprender. Empezaba leyendo libros de cocina, revistas, aprendiendo todo lo (que veía) en Prime Rib. Cuando ya vine a La Plaza, ahí tuve algunos mentores, unos chefs españoles y una señora mexicana. Además me fui a Dallas, Texas, y ahí entré a trabajar en un restaurante que se llamaba Pappasitos Cantina. Yo era el sub chef, detrás de un señor mexicano. Vi el equipo que se usaba, vi la cocina, hice una maldad [llevando a algunos de los empleados conmigo a Washington, D.C.] ¿no? una maldad corporativa, pero bueno, aprendimos y no les dije nada.

¿Cuándo creaste tu primer platillo y en qué te inspiras?

Hemos creado varios platos que, por cierto, andan por ahí en muchos restaurantes. Uno de los platos que ha sido popular es un plato de lengua de res y dije: ¿cómo le pongo? Lo hice con una salsa con vino madeira que es un poco dulce y dije, le voy a poner “Lengua a la portuguesa” y creo que muchos restaurantes la sirven todavía.

¿Nos puedes compartir uno de tus secretos de cocina?

Uno de mis secretos es tener buen producto, no escatimar. Tener carnes, pescados, vegetales y especias de primera calidad. Uno va aprendiendo a través del tiempo. La calidad es lo que a la gente le gusta.

Si tuviera que elegir, ¿cuáles son para ti los alimentos más nutritivos, aquellos que no deben faltar en la mesa de una persona adulta?

Los vegetales. A mí me encanta la coliflor, se pueden hacer muchas cosas con la coliflor, es bien nutritiva y no tiene grasa. Se puede hacer al grill, se puede hacer crema, en vez de un “mashed potato”, por ejemplo, se puede hacer un “mash” de colifor; a la parrilla, salteada, sancochadita; llena y es nutritiva. Me encanta el brócoli “steamed” con un poquito de aceite de oliva y limón.

Llena el espacio: La cocina latina es...

Muy interesante, muy extensa y muy variada; es una de las mejores cocinas que hay en el mundo.

Hablando de la profesión ¿Cuál ha sido tu mayor logro? y ¿cuál ha sido el momento más difícil?

Uno de los momentos difíciles fue al principio en La Plaza. Ahí, nos costó levantar el negocio, gracias a Dios resolvimos eso.

El mayor logro fue cuando abrimos las puertas de aquí, del Lauriol Plaza. Estábamos en la (calle)18 y la (calle) S. Estuvimos rentando ahí y tuvimos ciertos problemas con el dueño del edificio. Se dio la oportunidad acá de comprar el terreno, de construirlo; sacamos los préstamos y cuando abrimos Lauriol Plaza, ese fue uno de los momentos más bonitos y emotivos. Dijimos: bueno ahora tenemos algo nuestro, el restaurante, el terreno y el edificio, ya de acá no nos va a sacar nadie.

¿Cuáles son tus utensilios de cocina favoritos?

El cuchillo y la tabla de cortar.

¿En la cocina, cuéntanos algo que te fascine?

Me encanta ver la cocina cuando está en acción, y todo está listo, preparado y está trabajando como una máquina, todo perfecto, todo sincronizado…

¿Qué receta te gusta hacer para un grupo grande de invitados?

Me encanta hacer una parrillada con ribeye, con una salsita de chimichurri. Es muy fácil y muy buena.

¿Quién cocina en casa?

Mi señora. De vez en cuando yo preparo desayunos. Si tenemos algunos invitados, ahí yo intervengo, pero por lo general cocina ella.

Los amores de tu vida son

Mis dos hijas y el restaurante.

¿Quién es la persona más importante para la que te ha tocado cocinar? ¿A qué otra celebridad te gustaría cocinarle?

Tuvimos el gusto de cocinarle a Bill Clinton, Laura Bush, George Bush hijo, Barbara Bush, Marilyn Quayle, las niñas de Obama, las hijas de George Bush Jr. y entre otros han venido actores y políticos. El que quisiera que viniera es Barack Obama. No ha venido. No sé qué le pasa, se la pierde ¿verdad?

Además de la cocina, sabemos que te encanta la política. Háblanos del Movimiento Cívico Salvadoreño Empresarial.

He estado involucrado en esto de la política desde siempre. He sido progresista, me molestan las injusticias, me molestan los abusos, las corrupciones en nuestros países; odio las violaciones a los derechos humanos. El Movimiento Cívico Salvadoreño Empresarial lo creamos con el fin de incidir en nuestro país, en las políticas del gobierno, de cualquier gobierno que sea; poder tener voz como salvadoreños que vivimos en el exterior, que nos tomen en cuenta; que aquí estamos para exigir un buen gobierno en nuestro país y ayudar cuando haya necesidades…

¿Qué opinas?

0 |

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO