Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Entrevista a la chef Pati Jinich - Comida mexicana - Video para enseñar a comer a los niños - AARP Skip to content
 

Pati Jinich, la intelectual de la cocina mexicana

Su conocimiento de la historia de México complementa la riqueza de los sabores que prepara en su programa, Pati’s MexicanTable.

Pati Jinich nunca pensó que su carrera de analista política le iba a servir para el oficio que desempeña en la actualidad: ser la chef instructora del programa Pati’s Mexican Table del Instituto Cultural de México en Washington, D.C.

Chef Pati Jinich, Top, 10, chefs, latinos

Penny De Los Santos

La chef Pati Jinich.

“Era muy romántica, idealista, quería ayudar a México y a sus inmigrantes con ideas, artículos, ensayos”, dice Jinich, hija de padre arquitecto y joyero —que ahora es “restaurantero”— y de madre corredora de arte y dueña de su propia galería.

Jinich dice que desde pequeña su vida familiar giró alrededor de la cocina. Cuando emigró con su esposo a Texas en 1996, empezó a enseñarles a sus vecinos y amigos sobre cocina mexicana. Luego sirvió de asistente de producción de la serie de cocina de PBS, New Tastes from Texas.

Pero fue mucho después de haber trabajado como analista política en Washington, D.C., que se lanzó al vacío para incursionar en su “verdadero amor”, la cocina. El éxito no tardó. Jinich acaba de publicar su primer libro, Pati’s Mexican Table, ha aparecido en Food Network, en el Today Show de la NBC, en CNN, Fox News y NPR, y ha sido invitada a ilustres cocinas como la de Blair House, la casa oficial del vicepresidente de EE. UU.

“Siento que ahora estoy mucho más en contacto con la gente, ya sea con mis recetas, historias o programa de televisión. La comida es la manera de conocer tanto una familia como una cultura, de conocer una generación o un país”, asevera la chef.

Al final, para Jinich, la política y la cocina se pueden compaginar bien. “Compartir la comida es la manera más pacífica de arreglar diferencias”, enfatiza.

Conozca un poco más a esta joven chef.

P: ¿Por qué decidió vivir entre sabores, olores, ollas y sartenes?

R: Fue una intensa nostalgia la que me motivó a cocinar. Estando lejos de mi país, extrañé lo que me hacía sentir querida y acompañada. Pero no fue hasta que emigré a Texas, hace 17 años, que empecé a cocinar.

P: ¿Cómo aprendió el arte de cocinar y quién es su mentor/mentora?

R: Cada vez que tenía un tiempo libre, tomaba clases de cocina. Pero hace ocho años tomé un curso formal e intensivo en L’Academie de Cuisine por las noches y aunque estaba centrado en la cocina francesa, aprendí muchísimo. Pero para la cocina mexicana, empecé a hacer mi propia investigación viajando a México a estados como Oaxaca, y visitando como gitana diferentes cocinas.

Mentor es alguien con quien tienes una relación cercana, alguien que te toma de la mano. Hay un sinfín de chefs, académicos y cocineros a quienes admiro enormemente, entre ellos: Patricia Quintana, Diana Kennedy y Ricardo Muñoz Zurita, de los chefs de comida mexicana. También cociné con las recetas y libros del famoso chef Jacques Pépin. Lo admiro muchísimo porque encontró la manera de simplificar una cocina muy complicada, la francesa.

P: ¿En qué se inspira para crear los platillos?

R: Me gusta tomar dos caminos en mi cocina. Uno es recrear las recetas que han pasado de generación en generación y por otro lado me encanta crear mis propios platillos usando ingredientes mexicanos. Me inspira el tener esa libertad; uno debe tener un espíritu juguetón y aventurero.

P: ¿Cuáles son sus ingredientes favoritos?

R: Los chipotles en adobo y los chiles poblanos. Me gustan todos; la gente piensa que son picosos, pero son maravillosos y la mayoría —de los cientos de chiles que existen—no pican. Se pueden utilizar como verduras, como el chile ancho, el mulato, el guajillo, que tienen la textura ideal para preparar muchas recetas.

P: ¿Nos puede compartir uno de sus secretos de cocina?

Principalmente hay que tener paciencia para tener un buen resultado final. En la parte práctica, tengo siempre a la mano chipotles en adobo; y los frijoles refritos enlatados me han sacado de miles de apuros.

P: Si tuviera que elegir, ¿cuáles son para usted los alimentos más nutritivos, aquellos que no deben faltar en la mesa de una persona adulta?

P: Otra vez, los chiles frescos y secos. Están llenos de vitaminas A, B y C, aceleran el metabolismo y ayudan no solamente a digerir más rápido sino a abrir el apetito de una manera sana. Elemental me parece el jitomate (tomate), aguacate (que tiene la grasa sana que necesitamos), pepinos y limones verdes.

P: Llene el espacio: La cocina latina es…

R: Cálida, deliciosa, divertida.

P: Hablando de su profesión ¿Cuál ha sido su mayor logro? y como anécdota, ¿cuál ha sido su momento más difícil?

R: Un momento difícil fue dejar el Diálogo Interamericano en Washington [donde sirvió de analista de política] porque sentía que me estaba tirando al abismo y dejando algo para lo que me había preparado toda la vida. Pero nada más vivimos una vez y siento que entre más grande somos, más éxito vamos a tener cuando logramos un cambio. Eso precisamente se convirtió en logro, al poder combinar los estudios que he hecho a lo largo de mi vida sobre México, con mi profesión.

P: ¿Cuál es su utensilio favorito en la cocina?

R: Mi exprimidor manual de limones de metal. Me lo regaló mi mamá y es bien, bien pesado; pero me encanta.

P: ¿A qué se asemeja la buena cocina?

R: A tener una buena relación con tu pareja o con un buen amigo. Es como tener una amistad de muchos años; a veces la relación no es sencilla, pero siempre es divertida.

P: En la cocina, díganos algo que le fascine y algo que le moleste

R: Me gusta poner música latina y country. También cuando está soleado, me pone muy alegre cocinar. Me gusta explorar otras cocinas, me han invitado al National Press Club, al Blair House, al Banco Interamericano de Desarrollo. Cada cocina refleja la personalidad del chef ejecutivo. Por otro lado me requete choca que suene el teléfono mientras estoy cocinando.

P: ¿Qué receta le gusta cocinar para un grupo grande de invitados?

R: Me gusta que la gente se pueda preparar las cosas a su gusto, me divierte poner las fuentes grandes de salsas y guacamoles, chilorios, arroz, tortillas, ensaladas —la gente cree que no hay ensaladas mexicanas y las hay riquísimas—.

P: ¿Le gusta que sus invitados estén en la cocina con usted o prefiere elaborar sus creaciones sola y después presentar el plato?

R: ¡Me encanta que estén conmigo! Les brindo una cerveza y yo me sirvo una copita de vino.

P: ¿Quién cocina en casa?

R: Yo sobre todo. Mi esposo no cocina absolutamente nada pero se come todo.

P: Los amores de su vida son:

R: Mis hijos y mi esposo.

P: Finalmente, a nivel personal ¿sin qué platillo no podría vivir?

R: Me costaría mucho trabajo vivir sin salsa verde y sin frijoles.

También le puede interesar:

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO