Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Guía de viaje para visitar Seattle Skip to content
 

Ideas turísticas para una breve visita a Seattle

Crea un itinerario exclusivo en torno a estas atracciones.

Atracción Great Wheel de Seattle

Danita Delimont / Alamy Stock Photo

In English | Enmarcada por distantes cumbres nevadas, un lago centelleante y un vasto estuario repleto de vida salvaje, Seattle —la Ciudad Esmeralda— está entre los centros urbanos más llamativos de Estados Unidos. También es un puerto principal para los cruceros que recorren Alaska y la región del Pacífico en el noroeste del país, lo que da a los más de un millón de pasajeros que embarcan o desembarcan allí entre abril y octubre la oportunidad de explorar esta dinámica ciudad de 725,000 habitantes.

Puede que no tengas tiempo para todos los lugares que mencionamos si vas a estar en la ciudad un día o dos solamente —los turistas pasan horas nada más que en la zona del Pike Place Market—, pero puedes elegir entre ellos y crear tu propio itinerario estelar. La mayoría de estos lugares están agrupados cerca de la zona costera, así que podrás llegar a muchos de ellos a pie.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Space Needle, en inglés, (la aguja espacial) se construyó para la futurística Feria Mundial de 1962. A 605 pies por encima del Seattle Center (el antiguo sitio de la exposición, a solo dos minutos del centro en el monorriel de los años 60 que todavía funciona), esta elevada estructura parece un plato volador sobre un pedestal aerodinámico. Un viaje de 43 segundos en elevador te llevará a la plataforma de observación, con vistas espectaculares de la ciudad, las montañas y el agua (cuando está despejado), además del único piso de cristal giratorio del mundo. Aunque la entrada es cara, el Seattle CityPass concede descuentos en esta y algunas otras atracciones principales, dos de ellas también en el Seattle Center: Chihuly Glass and Garden (en inglés), una serie de galerías repletas de las creaciones fantasmagóricas de Dale Chihuly, el artista del vidrio del estado de Washington, y el Museum of Pop Culture (en inglés), una colección que desafía los géneros e incluye guitarras de Jimi Hendrix, vestuarios de Star Trek y más, todo dentro de un edificio ondulado de colores nacarados diseñado por el arquitecto Frank Gehry. (El CityPass para la Space Needle y los dos museos cuesta $59 para adultos y $49 para personas de 65 años o más).

Estarás a un breve paseo del Olympic Sculpture Park, un parque gratuito del Museo de Arte de Seattle (en inglés), ubicado sobre el agua. Es un lugar fantástico para disfrutar de arte contemporáneo de primera categoría y de vistas del estrecho de Puget y las montañas olímpicas. Abre media hora antes del amanecer y cierra media hora después del atardecer.

El campus principal del SAM ($19.99 para adultos y $17.99 para personas de 65 años o más) está a poco más de una milla al sur del parque y contiene una colección global: cerámicas mayas antiguas, pinturas de Matisse y Monet, fotografías africanas contemporáneas y una impresionante exhibición de intrincados canastos, máscaras dramáticas y otros artefactos nativos de la región del noroeste Pacífico. Ten en cuenta que cierra los lunes y martes.

Personas paradas afuera del famoso mercado Pike Place en Seattle

TravelMuse / Alamy Stock Photo

El museo está a tan solo una cuadra del Historic Pike Place Market, una de las atracciones más populares de Seattle. Establecido en 1907 en una colina sobre la zona costera del centro, las 500 tiendas, vendedores, restaurantes y bares que se encuentran en varios niveles en su interior parecen explotar con flores y productos agrícolas frescos, mariscos prístinos, artesanías del noroeste y multitudes que vienen a comprar y a mirar boquiabiertas. Puede que los pescadores que arrojan los salmones sean la oportunidad fotográfica más famosa del mercado, sobrepasando el Starbucks, uno de los primeros, en el antiguo edificio cuyas ventanas muestran el logo de la sirena con torso desnudo que usó el omnipresente proveedor de café de Seattle en la década de 1970. Las opciones para comer oscilan entre lugares casuales —por ejemplo, macarrones con queso, abundantes y empalagosos, de Beecher's Handmade Cheese— y alimentos sofisticados del noroeste del Pacífico, como el salmón rey del río Skagit a la brasa y budín de pan con moras en Matt's in the Market.

El mercado también está cerca de la zona céntrica costera (en inglés), que resplandece estos días gracias al reemplazo ya casi completo de una descomunal autopista elevada con un bulevar hermoso. Por aquí no te puedes perder el Acuario de Seattle (en inglés) con su colección de nutrias marinas, pulpos ondulantes y más de 10,000 criaturas del estrecho de Puget y más allá, o las vertiginosas vistas desde la Seattle Great Wheel, una rueda de la fortuna de 175 pies con más de 500,000 luces LED que producen espectáculos gratuitos de luces nocturnas psicodélicas. Si te gustan las ostras recién desbulladas, toma asiento en el bar de 21 pies de largo de Elliott's Oyster House, donde suelen ofrecer docenas de variedades mayormente regionales.

Pioneer Square, el primer barrio de Seattle, también está bastante cerca (como a media milla de la Great Wheel), anclado por un tótem Tlingit de 60 pies y una pérgola de hierro de 1909. Hoy día sus edificios históricos con fachadas de ladrillo a cara vista albergan galerías y restaurantes modernos como London Plane, una florería-panadería-cafetería. Si quieres conocer el juguetón Seattle de antes con todos sus defectos, la excursión subterránea Bill Speidel's Underground Tour te llevará por tiendas subterráneos y calles enterradas cuando la ciudad se reconstruyó tras un incendio en 1889.

Para ver una zona diferente de la ciudad dirígete a Capitol Hill (en inglés), justo afuera del corazón de la ciudad. Lo corona el verde Volunteer Park, donde deberían exponer Budas serenos y otros artefactos del Seattle Asian Art Museum nuevamente a principios del 2020, cuando se complete una renovación de varios años del edificio Art Deco de 1933. En frente del museo hay una vista fantástica de la aguja espacial a través de una escultura de Isamu Noguchi, negra con forma de dona, que se dice inspiró el éxito musical "Black Hole Sun" de Soundgarden, la banda grunge de Seattle. El restaurante Monsoon está como a media milla del parque y es uno de los destinos principales para cocina vietnamita innovadora.

Si te interesa la aviación, querrás ir al Museum of Flight (en inglés) ($25 para adultos, $21 para personas de 65 años o más; gratis de 5 a 9 p.m. el primer jueves de cada mes), el cual está justo afuera del límite sur de Seattle y a unos 20 minutos en auto de la Space Needle. Es una de las colecciones del aire y del espacio más grandes del país, cuyas exposiciones incluyen el primer avión a reacción Air Force One, el único Concorde de la costa oeste y un adiestrador de fuselaje completo del transbordador espacial de la NASA. Para recordarnos lo profundas que son las raíces tecnológicas por aquí, el museo también cuenta con el granero de madera de dos pisos donde nació Boeing Airplane Company, la primera gran empresa tecnológica de la ciudad, en 1916, mucho antes de que las más nuevas, Amazon y Microsoft, ayudasen a definir el Seattle moderno.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO