Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

12 parques naturales en América Latina

De México a Argentina, una guía para un recorrido intrépido y ecológico.

  • Getty Images

    Antecedentes

    In English | América Latina posee una gran biodiversidad, además de recursos naturales que la ubican entre una de las regiones más importantes del mundo. Hoy, sus reservas y áreas protegidas, muchas de ellas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, continúan funcionando como refugio y hábitat de tribus indígenas, además de cientos de especies animal y variedad de flora. Estas maravillas naturales se consolidan como espacios verdes, en algunos casos insondables, que atraen a los más intrépidos. Aquí te traemos algunos de los parques naturales más impactantes.

    1 of 15
  • Victor Korchenko/Getty Images

    Cenotes de Yucatán, México

    En estas imponentes formaciones naturales con espejos de agua y paredes de roca con vegetación, llamados cenotes, parece que el tiempo se hubiera detenido. Los mayas los consideraban portales sagrados de comunicación con los dioses y refugio en épocas de sequía. Ubicados a poca distancia de lugares turísticos, como Cancún o Tulum, cada uno tiene una leyenda relacionada con su origen y paisaje. Se puede practicar scuba en unos y bañarse en otros, pero la mayoría se presta para que tomes y te lleves unas fotografías surrealistas. Uno de los más recomendados es Ik Kil, cerca de Chichén Itzá.

    2 of 15
  • Patrick Escudero/Getty Images

    Parque Nacional Alejandro de Humboldt, Cuba

    Este parque en Cuba es uno de los lugares con mayor diversidad biológica del mundo, y con el ecosistema montañoso mejor preservado del Caribe. Contemplar su paisaje te hará sentir como en una pintura de bosques, montañas, ríos cristalinos, cascadas y especies de animales protegidos, como loros cubanos y pájaros carpinteros. El parque se ubica a unas 25 millas de Baracoa, de donde se puede partir en taxi y llegar tras un recorrido de aproximadamente 90 minutos. Lleva el nombre del explorador alemán, Alejandro de Humboldt, quien lo vio por primera vez en 1801.

    3 of 15
  • Kryssia Campos/Getty Images

    Parque Nacional Volcán Poás, Costa Rica

    Con 8,885 pies de altura, el Poás es un volcán muy imponente, que lo ubicas en Alajuela, al norte de San José, Costa Rica. En su inmenso cráter reposa una laguna hirviente de colores cambiantes, y a su alrededor te toparás con lagunas, aves, musgos, helechos y exóticas orquídeas. Aunque también se pueden apreciar fumarolas, ya que hace muchos años que el volcán no presenta amenaza de erupción. Toma una caminata guiada por los distintos senderos. Es mejor visitarlo entre las 8 a.m. y la 1p.m.

    4 of 15
  • Ben Pipe Photography/Getty Images

    Lago Atitlán, Guatemala

    Considerado uno de los lugares más hermosos de Centroamérica, el Lago Atitlán se formó hace unos 84,000 años a causa de una erupción volcánica colosal. A casi tres horas de la capital, está rodeado por tres imponentes volcanes, el Atitlán, el Tolimán y el San Pedro. En sus aguas puedes bañarte o hacer recorridos en bote. Sus alrededores son ideales para senderismo, ¡con suerte observarás al hermoso Quetzal!, ave nacional de Guatemala. También puedes visitar los pueblos vecinos como Santa Cruz la Laguna y San Pedro, o Panajachel, un poco más festivo.

    5 of 15
  • THOMAS COEX/Getty Images

    Parque Nacional Canaima, Venezuela

    Es el hogar del Salto de Ángel que, con una caída de agua de 2,648 pies, es el mayor salto de agua conocido en el mundo. Ubicado al sureste de Venezuela, en el estado de Bolívar, este parque guarda su encanto en los ríos y los saltos de agua, a los que podrás llegar mayormente en canoas que se incluyen en los paquetes turísticos. Además, verás especies como osos hormigueros, zorros, jaguares y halcones. Su extensión de 12,000 mi2, lo convierte en la sexta reserva más grande del mundo.

    6 of 15
  • Oferta de AARP

    Disfruta tu membresía de AARP y ahorra en hoteles, alquiler de autos, cruceros y vuelos. ¡Unete!

    7 of 15
  • Stefano Paterna/Alamy

    Valle del Cocora, Colombia

    Se trata de un valle ancho y verde, donde se levanta un conjunto de elegantes palmas de cera, el árbol nacional de Colombia, que alcanza más de 196 pies de altura. Podrás caminar por su selva húmeda, cabalgar en medio de bosques de niebla o acampar en sus alrededores A 30 minutos en auto está el pueblo de Salento, donde entre calles coloniales se disfruta un delicioso café. El Valle es también una de las entradas al Parque Nacional Natural los Nevados.

    8 of 15
  • Maxime Dube/Alamy

    Parque Nacional Huascarán, Perú

    El Huascarán es un refugio hidrológico, gracias a que se encuentra entre unos 660 glaciares, 300 lagunas, unas tantas quebradas y un nevado de 22,205 pies, del mismo nombre. Ubicado en la Cordillera Blanca, la cadena montañosa más alta de las zonas tropicales, este parque es hogar de osos de anteojos, pumas, venados y cóndores. Podrás practicar esquí, trekking y bicicleta. Su temperatura oscila entre 28° F y 59° F. Para llegar deberás tomar un vuelo de 55 minutos desde Lima hasta Huaraz.

    9 of 15
  • Sean Crane/Getty Images

    Parque Nacional Madidi, Bolivia

    Ideal para quienes buscan turismo de aventura o ecoturismo. Este paraíso tropical, ubicado al norte de La Paz, cerca del Beni, es un lugar perfecto para adentrarse en la selva y ver monos, jaguares, reptiles, flores exóticas, plantas medicinales y escuchar el canto de cerca de mil especies de pájaros. Además es el hogar de seis tribus indígenas que mantienen vivas sus tradiciones y que se han integrado al ecoturismo con actividades como la pesca y la elaboración de artesanías. La mejor época para visitarlo está entre abril y octubre, cuando hay menos lluvias.

    10 of 15
  • John Michaels/Alamy

    Parque Nacional Lençóis Maranhenses, Brasil

    Experimenta la mística sensación de un lugar donde no se siente el paso del hombre. Lençóis Maranhenses es una maravilla natural en la costa brasileña, concebida así en 1981 para proteger las 580 mi2 de un extraordinario ecosistema conformado por dunas y lagunas cristalinas. La aventura comienza en la población de Barreirinhas, a donde se llega desde São Luís en un vuelo de 40 minutos. El parque no tiene carreteras de acceso, por lo que se debe ir acompañado de un guía. Visítalo entre junio y septiembre cuando las lagunas están llenas.

    11 of 15
  • Inge Johnsson/Alamy

    Parque Nacional Iguazú, Argentina

    Ubicado en el noreste de la provincia de Misiones, a 10 millas de la localidad de Puerto Iguazú, esta maravilla natural resguarda las imponentes cataratas de Iguazú, que se extienden hasta Brasil y cuentan con unos 275 saltos de agua de hasta 260 pies de altura. El paisaje del parque está enmarcado en una vegetación subtropical, con abundantes helechos y lianas. Podrás visitar el salto más alto conocido como Garganta del Diablo, ir al Centro Interpretación de la Naturaleza “Ibyrá-retá” , o pasear en el tren ecológico de la selva.

    12 of 15
  • Gavin Hellier/Getty Images

    Parque Nacional Rapa Nui, Isla de Pascua, Chile

    Este misterioso lugar está en la Isla de Pascua, a 2,299 millas de la costa chilena. Su paisaje conserva los vestigios arqueológicos de la cultura Rapanui, como los megalíticos centros religiosos y “los moais”, antiquísimos gigantes esculpidos en piedra, que hoy todavía generan preguntas acerca de cómo fueron hechos y transportados. Para llegar al parque es necesario tomar un avión desde Santiago. El parque fue creado en 1935 y desde entonces es un destino turístico al que siempre se quiere volver.

    13 of 15
  • Getty Images

    Glaciar Perito Moreno, Argentina

    Ubicado dentro del Parque Nacional Los Glaciares, el Perito Moreno es el más visitado por su magnificencia y por ser el único visible desde tierra. Resulta un espectáculo observar esta majestuosa masa de hielo rodeada de bosques y montañas, mientras se disfruta el silencio del lugar, interrumpido cada tanto por el desprendimiento de enormes trozos de hielo. Se encuentra a 29 millas de El Calafate, a donde se llega tras un vuelo de dos horas y media desde Buenos Aires.

    14 of 15
  • Denis Tangney Jr./Getty Images
    15 of 15

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO