Skip to content
 

Lo que debes saber antes de viajar en avión con tu mascota

Las últimas reglas y consejos para un vuelo seguro y cómodo con tu perro, gato u otro animalito.

Perro pequeño dentro de un maletín de viaje a bordo de un avión

nadisja/Getty Images

In English

Si estás pensando en llevar a tu perro (¡o tu halcón!) en un próximo viaje en avión, tendrás que revisar las normas más recientes de las aerolíneas con respecto a los animales que pueden ir de acompañantes en los vuelos y planificar con cuidado para que ambos —tú y tu mascota— tengan un vuelo sin inconvenientes.

Te presentamos estos son consejos. 

Primeros pasos

1. Programa una cita con el veterinario antes del vuelo. Antes de comprar un pasaje aéreo, lleva a tu mascota al veterinario para hacerle un chequeo y saber si es buen candidato para viajar en avión. Algunos animales tienen problemas con los viajes debido a enfermedades, lesiones, su edad o su temperamento, advierte la Asociación Estadounidense de Medicina Veterinaria (AVMA). Es probable que tu mascota también necesite un certificado de buena salud, emitido por el veterinario. Las aerolíneas, por lo general, exigen que este documento sea expedido diez días antes del viaje, junto con el certificado de vacunación antirrábica y otras vacunas. 

2. Revisa las reglas de las aerolíneas para las mascotas. Las normas pueden variar considerablemente, ya sea con respecto a las restricciones de peso, los cargos o el tamaño aceptable del transportador de mascota. La mayoría de las aerolíneas exige que el bolso para mascotas (también llamado transportín o cargador) quepa debajo del asiento frente a ti. Ese espacio es muy pequeño. El bolso contará como la única pieza de equipaje de mano que se permite. En Qatar Airways, no puedes llevar perros o gatos en la cabina, pero sí puedes viajar con un halcón. En sitios como BringFido.com o PetFriendlyTravel.com (en inglés) encontrarás una recopilación de las normas de las principales compañías aéreas.

3. Piensa dos veces antes de declarar que tu perro (o serpiente) es un animal de apoyo emocional. Durante años, muchos pasajeros decían que sus mascotas eran animales de apoyo emocional para evitar pagar los cargos de transporte de perros y gatos o para llevar en la cabina animales atípicos, como cerdos, pavos reales, ardillas o serpientes. Eso se acabó en diciembre del 2020, cuando el Departamento de Transporte de Estados Unidos dictaminó que solo los perros adiestrados que “realizan tareas para el beneficio de una persona con alguna discapacidad” pueden clasificarse como animales de servicio. Después de esa resolución, muchas aerolíneas, entre ellas Alaska, American, Delta, Frontier y Southwest, anunciaron que ya no permitirían el transporte de animales de apoyo emocional. Para volar con un animal de servicio, tienes que llenar este formulario del Departamento de Transporte (en inglés).


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


4. Si el perro es grande, déjalo en casa. No te gustará que tu perro viaje en la bodega de carga. Además de otros problemas, el ambiente desconocido puede ser estresante, tu mascota estará separada de ti (lo que aumenta su estrés) y los encargados del equipaje que van con prisas no siempre manejan los contenedores para mascotas con cuidado. Solo tres aerolíneas grandes —Alaska, American y Hawaiian— continúan transportando animales en la bodega, y no en todos los vuelos. “Es difícil tener personal dedicado exclusivamente a los animales, y hay cuestiones de responsabilidad legal”, explica Erin Ballinger, editora de destinos en BringFido.com. Si tu perro viaja en la bodega de carga, busca vuelos directos en los momentos del día en que las temperaturas son más agradables (como a primera hora de la mañana o al anochecer durante el verano). Las reglamentaciones federales prohíben que las empresas aéreas expongan a los animales a temperaturas inferiores a 45 °F o superiores a 85 °F por más de cuatro horas durante la salida o la llegada del vuelo o durante las conexiones.

5. Investiga el historial de seguridad de las aerolíneas, particularmente si tu mascota va a viajar en la bodega. Entre el 2015 y el 2020, Alaska Airlines fue la empresa aérea que tuvo el índice más bajo de incidentes con mascotas —como muertes, lesiones y pérdidas—, a pesar de transportar muchos más animales que sus competidores. Los números totales son, de todos modos, relativamente bajos. De los aproximadamente 2.7 millones de mascotas que volaron en aerolíneas estadounidenses en ese período, se reportaron 112 muertes de animales al Departamento de Transporte (las aerolíneas están obligadas a reportar a ese departamento los incidentes relacionados con animales acompañantes que ocurren en la bodega del avión). En este informe (en inglés) de Veterinarians.org se puede ver cuáles son las aerolíneas con los mejores historiales de seguridad.

6. Presta atención a las restricciones de raza y edad. La mayoría de las aerolíneas no aceptan algunos tipos de perros, como pitbulls y las razas de hocico corto como los bulldogs y los pugs, que son más propensos a sufrir problemas respiratorios. También puede haber restricciones para ciertas razas de gatos. A modo de ejemplo, United no acepta gatos burmeses, exóticos de pelaje corto, himalayos ni persas, por lo que debes revisar las reglas con detenimiento. Las regulaciones federales requieren que las mascotas tengan al menos ocho semanas de edad para viajar en avión, pero las aerolíneas pueden tener sus propias reglas. United, por ejemplo, exige que los perros y los gatos tengan al menos cuatro meses de edad, y Delta pide que tengan al menos diez semanas.

7. Debes anticipar altos cargos para el viaje en cabina. Llevar a tu perro en la cabina te costará unos $95 en Southwest y $125 en American, Delta y Jet Blue para vuelos nacionales (Hawaiian Airlines cobra $35 para vuelos entre las islas y $175 para todos los demás vuelos). Esas tarifas son para el viaje de ida solamente; pagarás la misma cantidad en el viaje de vuelta. Los cargos de las aerolíneas y vuelos internacionales pueden ser más altos.

8. Conoce las reglas sobre la rabia con respecto a los perros. Si estás retornando a Estados Unidos desde un país de alto riesgo de transmisión de rabia, asegúrate de que el certificado de vacunación contra la rabia de tu perro esté al día. El personal del aeropuerto no aceptará certificados vencidos, y deberás solicitar un permiso de importación de perros a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Los perros vacunados en Estados Unidos por un veterinario autorizado pueden volver a ingresar al país desde un sitio de alto riesgo si cumplen con estas pautas de los CDC: tienen un microchip y un certificado válido de vacunación contra la rabia emitido en Estados Unidos, tienen al menos seis meses de edad, están sanos a su llegada y arriban en uno de los 18 aeropuertos aprobados. Antes de viajar al extranjero, consulta en el consulado o la embajada del país de destino para conocer las reglamentaciones sobre mascotas. ¿Llevas una mascota a Hawái? Tu perro o gato pasará tiempo en cuarentena, ya que Hawái es un estado en el que no existe la rabia.

9. Reserva tu vuelo con anticipación. Una vez que sepas que vas a viajar con una mascota, haz tu reserva lo antes posible. Las aerolíneas por lo general limitan la cantidad de bolsos para mascotas que llevan en la cabina (debe caber debajo del asiento frente a ti). Spirit, por ejemplo, permite un máximo de cuatro por vuelo, y Southwest permite seis, de modo que asegúrate de que habrá lugar para tu mascota antes de comprar tu boleto. Durante la pandemia, es buena idea comprar un boleto reembolsable en caso de que debas cambiar o cancelar el vuelo.​

Después de comprar el pasaje

1. Compra el bolso para mascota apropiado. El American Kennel Club recomienda estas características: el bolso debe ser lo suficientemente grande como para que el animal se pueda parar, girar y acostarse; debe tener ventilación en lados opuestos, una botella de agua y un fondo impermeable cubierto con material absorbente. Coloca una etiqueta que diga “Live Animal” (animal vivo) con las flechas orientadas hacia arriba; incluye tu nombre, dirección y número de teléfono. Algunos bolsos tienen ruedas para facilitar el desplazamiento por el aeropuerto.

2. Asegúrate de que el interior sea cómodo. Con aeropuertos concurridos, cabinas presurizadas y ruidos extraños, volar puede ser estresante para tu mascota. Para ayudarla a que se relaje, coloca algunos de sus objetos favoritos en el cargador sugiere Ballinger, como una manta, un juguete que le guste, una pequeña cama o almohada y una camisa con tu olor. Y antes de viajar, asegúrate de que la jaula parezca lo más agradable posible. “Muchos animales salen corriendo y se esconden cuando ven su bolso para viaje”, dice. “Lo que quieres es que estén cómodas y piensen en él como un espacio acogedor donde pueden descansar y relajarse”. Para crear un refuerzo positivo, Ballinger recomienda que uses el bolso para llevar a tu mascota a lugares divertidos, como al parque canino.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El día del viaje

1. Presta atención a los horarios. Para reducir más la ansiedad, llega temprano al aeropuerto para evitar las prisas. “Los perros se alimentan de tu energía, por eso, si tú estás estresado por que se te hace tarde, eso afecta también a tu mascota”, dice Ballinger. Además, la organización sin fines de lucro Center for Pet Safety recomienda tomar solo vuelos sin escalas. Los vuelos con conexión implican más tiempo de viaje y, para los perros que viajan en la bodega, más encuentros potencialmente estresantes durante el manejo del equipaje cuando son transferidos de un avión a otro.

2. Alimenta a tu mascota unas cuatro horas antes de viajar. “Un estómago lleno puede ser incómodo para el perro durante el viaje”, dice Ballinger, si bien “puedes y debes continuar dándole agua hasta el momento mismo de viajar”. Haz que tu mascota vaya al baño en el área provista por el aeropuerto antes del vuelo (las regulaciones federales requieren que los aeropuertos con más de 10,000 pasajeros tengan áreas específicas donde las mascotas puedan hacer sus necesidades en cada terminal). El Aeropuerto Internacional de Denver encabeza la lista del American Kennel Club de los aeropuertos más amigables con las mascotas por la gran cantidad de baños para animales con los que cuenta.

3. Lleva a tu mascota a hacer ejercicios antes del vuelo. Si un perro está cansado, es más probable que duerma durante el vuelo. Comienza a hacer que queme energías el día antes. “Si tienes una guardería para perros o un parque favorito, llévalo allí para que se canse”, dice Ballinger. Antes del vuelo, juega a lanzarle la pelota o llévalo a dar un largo paseo. La mayoría de los veterinarios están en contra de tranquilizar a los animales, y algunas empresas aéreas requieren una declaración firmada que confirme que la mascota no ha sido sedada, informa la AVMA. “Los sedantes y los tranquilizantes pueden crear problemas respiratorios y cardiovasculares a alturas elevadas”, agrega Ballinger.

4. Prepara un bolso con los artículos esenciales. Además de medicamentos, galletas, comida y agua, asegúrate de incluir copias de los registros de vacunación del animal, su historial médico y la información de contacto de tu veterinario. Asegúrate de que el animal lleve sus placas de identificación y considera colocarle un microchip. La AVMA también recomienda sacar una foto en color del animal en caso de que se pierda.

Ken Budd ha escrito para National Geographic Traveler, Travel + Leisure, The Atlantic, The Washington Post Magazine y muchas otras publicaciones. Es autor de sus memorias The Voluntourist.