Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Cómo ahorrar dinero y disfrutar en vacaciones Skip to content
 

7 razones para viajar con un presupuesto limitado

Un experto en turismo dice que viajar sin incurrir en gastos innecesarios y ser frugal es la clave para unas vacaciones inolvidables.

Pareja de adultos mayores observan un mapa mientras están en la calle.

Getty Images

In English | Paga más, consigue un mejor producto. Así es como funciona el dinero, ¿verdad? Los asientos de la primera fila detrás de la caseta de los jugadores son mejores que las gradas con vista obstruida en un estadio. Una pinta de arándanos frescos del mercado de agricultores sabe mejor que una bolsa de arándanos baratos congelados del supermercado. Un lujoso auto deportivo es mucho más rápido (y luce mucho mejor) que un hatchback subcompacto.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


 

Pero para viajes, es diferente. Cuando logré obtener la columna de Frugal Traveler para el New York Times en el 2010, creía que mi trabajo era ayudar a las personas a ahorrar en sus viajes sin tener que renunciar a demasiado ni estar muy incómodas. Pero no pasó mucho tiempo antes de que me diera cuenta de las excelentes experiencias que disfrutaba cuando viajaba: una noche con el equipo brasileño de boxeo femenino en Barbados, conversaciones con la productora de quesos de un pequeño pueblo mexicano que me alquiló una habitación, una amistad lograda mientras hacía fila para comprar entradas de último minuto para la Comédie Française en París; no fueron a pesar de mi bajo presupuesto, sino por causa de ello.

Eso no significa que rechazaría una mejora a clase ejecutiva. Pero reducir tu presupuesto hará que tu viaje sea mejor de innumerables maneras. A continuación presento algunas de ellas.

 

Estarás menos aislado. ¿Alguna vez te has hospedado en el Plaza en la ciudad de Nueva York, justo enfrente de Central Park? ¿Notaste la sensación de vecindario cuando saliste a la calle? Por supuesto que no, porque estabas rodeado de turistas y vendedores de perros calientes y una fila en la Apple Store en la Quinta Avenida. Los locales no se acercan al lugar si pueden evitarlo. Compara eso con el apartamento de $45 por noche que tomé en alquiler de propiedad de un cineasta en São Paulo, Brasil.

Seth Kugel en Papua Indonesia.

Seth Kugel

Seth Kugel en el valle de Baliem en Papua, Indonesia.

La casa era de un solo piso en una villa antigua, un grupo de casas alejadas de la calle en uno de los barrios más seguros (y modernos) de la ciudad. Había miles de lugareños, pero mi favorito resultó ser Bonifácio, el gato negro de rayas blancas del cineasta, que se lanzó a la cama en la mitad de la noche y se robó todas las cobijas. Me encantó.

Te obligas a hacer preguntas. A veces necesitarás un guía para, por ejemplo, mantenerte a salvo de los leones en un safari a pie. A veces querrás derrochar en algo, tal vez un recorrido gastronómico dirigido por un chef en un vecindario de inmigrantes. Pero los viajeros con poco presupuesto estarán solos la mayor parte del tiempo, y eso es algo bueno. Los guías son un gran desincentivo para interactuar con los locales, porque hacen todo por ti y hablan el idioma local.

Estarás más presente. Los viajeros con poco presupuesto no pagan por datos internacionales ilimitados para sus teléfonos inteligentes, y por lo tanto se ven "obligados" a estar más presentes cuando salen a visitar los lugares de interés. No hay forma de publicar fotos en las redes sociales hasta que regreses al hotel. Tampoco recibirás alertas de noticias, no podrás consultar el correo electrónico desde una banca en la pintoresca plaza del pueblo. Charla con la gente en la banca del lado. Haz presencia en el sitio que estás.

Explorarás más. Los hoteles caros están haciendo todo lo posible para proporcionar dentro del hotel todos los servicios que necesitas. Por ejemplo, el desayuno bufé (a menudo) gratuito. Cuanto más caro es el hotel, más internacional es su comida. No hay necesidad de probar el desayuno local si hay tocino y huevos gratis. Qué pesar: el desayuno es un momento fascinante del día para descifrar otro país (o región de nuestro propio país: piensa en los panecillos de la mañana, burritos de desayuno, sémola).

Seth Kugel toma vino en la República de Georgia.

Seth Kugel

Kugel prueba el vino de fabricación natural en la República de Georgia.

No solo se trata del desayuno. Dos de los lugares más fascinantes para visitar en otros países son los supermercados y las farmacias. Pero si comes todas las comidas en restaurantes y te hospedas en un hotel que te proporcionará instantáneamente la pasta de dientes/aspirina/cuchilla de afeitar que olvidaste, es probable nunca vayas a ninguno de los dos. Honestamente, qué pesar. En un supermercado, te sorprenderán tanto los productos extravagantes que nunca has visto antes, como los productos estadounidenses que no sabías que habían llegado a todo el mundo. O una mezcla de los dos, como Onion Rings y Ketchup Doritos en Canadá y Matcha KitKats en Asia. 

Es probable que tu itinerario sea más flexible. Tomar vacaciones costosas requiere una gran cantidad de planificación anticipada para guías, hoteles y transporte. Pero en la era del teléfono inteligente, los viajes con presupuesto se pueden planificar sobre la marcha, para que puedas hacer ajustes a medida que avanzas. ¿Te encanta una ciudad? Quédate unos días más. ¿Ves un frente de tormenta que se acerca el día antes de dirigirte a la costa? Aplaza tus días de playa para el final de tus vacaciones. A menos que estés viajando en el pico de la temporada alta, puedes encontrar fácilmente lugares donde alojarte en el último minuto con las aplicaciones que ya usas, y algunas veces encontrarás ofertas de último momento. También duele mucho menos cancelar un boleto de autobús interurbano de $15 que un vuelo de $200.

Conocerás a más gente. El año pasado estuve en París y derroché dinero en las entradas a la ópera, para mi novia y yo. Compartimos un balcón con un hombre de barba blanca que toleró lo suficiente mi poco francés como para contarnos de años atrás cuando trabajaba de bombero; había respondido a un incendio en el mismo edificio de la ópera. Fue encantador. También fue inusual. Descubrí que las personas tienden a no hablar con otras en eventos culturales de alto nivel, y ciertamente no piden prestado el kétchup de la familia en la siguiente mesa mientras cenan en un restaurante con estrellas Michelin. En los mercados y en las ferias callejeras y cafeterías, y en los bares tipo antro, prácticamente no puedes evitar entablar conversaciones con los locales.

Viajarás más. No olvidemos la mayor ventaja de gastar menos: gastarás menos. Para que puedas viajar más. Extiende un viaje de verano de dos semanas a tres, o invita a familiares o guarda los ahorros para una escapada de invierno. O puedes hacer otra cosa con el dinero restante: derrocha en esos asientos detrás de la caseta de los jugadores, devora esos arándanos frescos del mercado de agricultores o compra ese auto deportivo. (Pero en realidad, solo debes viajar más).


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.