Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Empresarios afroamericanos comparten sus 3 secretos del éxito

Para que tu negocio prospere, aprende a convertir desafíos en oportunidades.

Alan Goodman

CORTESÍA DE ALAN GOODMAN

Alan Goodman en su negocio.

In English | Para los afroamericanos dueños de pequeñas empresas, perseverar ante las dificultades no es nada nuevo. Por ejemplo, a pesar de los esfuerzos continuos para apoyar a los negocios de afroamericanos, las empresarias entre este grupo aún reciben menos del 1% de todos los fondos de capital de riesgo y subvenciones disponibles, según indica el Stanford Institute for Economic Policy Research.

No obstante, aun con esas desventajas de acceso a fondos y otros recursos, las casi 2 millones de empresas de afroamericanos del país han generado más de $150,000 millones en ingresos desde el año 2012.

AARP habló con tres empresarios negros mayores de 45 años sobre las cualidades de adaptación que debe desplegar un negocio durante una pandemia nacional, entre otros desafíos que enfrentan incluso en circunstancias normales.

Cada trayectoria empresarial es única, pero la mayoría de los negocios pasan por algunos momentos de incertidumbre incómoda. La resiliencia, la perseverancia y la reinvención son aspectos comunes que ayudan a muchas empresas pequeñas —en especial las de afroamericanos— a alcanzar el éxito.

Cuando se enfrentaron a la pandemia, estos tres dueños de pequeñas empresas tuvieron que cerrar temporalmente o bien transformar por completo sus servicios, y aun así no se rindieron al fracaso. Aquí presentamos sus consejos para ayudar a los negocios a manejar los desafíos imprevistos (algunos enlaces en inglés):

1. Siempre busca formas de adaptarte. Angela Bell, fundadora de VXPRO, había incursionado lentamente en el mundo empresarial desde que estaba en la universidad. Con el tiempo decidió constituirse como empresaria por cuenta propia. VXPRO se especializa en el diseño de publicaciones, estrategias de mercadotecnia y materiales promocionales para otras compañías.

Angela Bell

CORTESÍA DE ANGELA BELL

Antes de la pandemia, a Bell no le alcanzaban las horas del día para imprimir todos los materiales promocionales. Pero en marzo del 2020, le cancelaron repentinamente tres de los contratos para eventos grandes, lo que representó una pérdida del 80% de los ingresos de VXPRO.

"Se suele decir que hay que pensar con creatividad. Yo trato de vivir como si la creatividad no tuviera límites", dice Bell. "Mi actitud constante es la resiliencia. Considero que no existen los problemas, sino las situaciones que exigen cambiar de circunstancias".

VXPRO perdió clientes cuando se cancelaron los encuentros multitudinarios debido a las restricciones de la pandemia. Pero las protestas de justicia social tras el asesinato de George Floyd crearon nuevas oportunidades para la compañía de Bell.

"Durante dos meses no tuve actividad alguna", comenta. Luego, "cuando el mundo empezó a tomar conciencia de la injusticia social en torno a la vida de las personas de color en el país, me empecé a preguntar cómo contribuir para generar una diferencia. Mi cerebro está pensando siempre en nuevos diseños o productos", dice.

"Cambié mi enfoque a producir camisetas con motivos de justicia social para crear más conciencia y conectarme con clientes impulsados por la identidad", explica Bell. "Diseñé camisetas para promover y apoyar las elecciones presidenciales del 2020 y doné una parte de lo recaudado a la campaña de Biden-Harris. La demanda por mis productos creció. Desde entonces, me han pedido crear más camisetas personalizadas, así como otros productos personalizados".

2. La clave es la perseverancia. Es posible que en un momento, o varios, pareciera que todo conspira en tu contra y no puedes divisar una solución. Cuando Tanya Walker, fundadora de ForeverFresh, se lanzó como empresaria, pronto se sintió superada por los titanes de la industria de la higiene femenina. Pero sus agallas y motivación la llevaron a seguir buscando las brechas en el mercado.

Janie Dye, Tanya (Allen) Hill, y Hattie Lanier

Courtesy Tanya Hill

(De izquierda a derecha) Janie Dye, Tanya Walker y su bisabuela Hattie Lanier.

Hoy en día, Walker es dueña de una exitosa empresa nacional y ha recibido galardones internacionales por ForeverFresh, cuya misión es fabricar ropa interior femenina desechable para uso durante la menstruación o la incontinencia. "Recuerdo que un día estaba sentada en mi cocina y dije en voz alta: 'Dios, si me das una idea que genere mucho dinero, voy a construir un centro para jóvenes y exponerlos a los negocios internacionales'", explica. "De inmediato se me ocurrió una toalla higiénica con alas para proteger la ropa interior durante el período. Hice un prototipo y llamé a mis amigas para compartir mi entusiasmo", dice.

"Tras reírse inicialmente, dijeron que la idea era buena", agrega Walker. Pero el éxito tardó en llegar. "Me sentí muy desalentada y guardé el prototipo en el armario más alto de la cocina, el que uno nunca usa. Un tiempo más tarde, una de esas amigas que se había reído de mi idea me llamó para decirme que vio la toalla higiénica que yo había diseñado en la tienda, y que se llamaba Always. Quedé totalmente desmoralizada. Pero en ese mismo instante, se me ocurrió la idea de diseñar ropa interior desechable", dice ella.

Con respecto a su trayectoria de éxitos (recibir un premio por su producto en Ginebra, Suiza) y de fracasos (divorciarse y tener que reiniciar ForeverFresh tres veces), Walker admite con orgullo: "Sobreviví...  No solo sobreviví, sino que logré entrar en el sector de las concesiones de aeropuertos, reconstruí ForeverFresh, me volví a casar y puedo contribuir a las causas que para mí valen mucho".

3. Los errores son oportunidades para aprender. Desde que tenía 12 años, a Alan Goodman, dueño de A Goodman's Desserts, le encantaba la pastelería. No fue hasta que preparó los postres para una fiesta que se le encendió la chispa empresarial. Tras haber perdido su trabajo, decidió lanzar su pastelería de Milwaukee, Wisconsin.

Alan Goodman

CORTESÍA Alan Goodman

Hoy, Goodman ha ganado varias competencias nacionales de emprendedores y se ha asociado con organizaciones que abarcan desde franquicias deportivas hasta instituciones educativas. "En la pastelería pueden surgir muchas fallas", explica. "Un pequeño error de cálculo en la temperatura, la cantidad de un ingrediente u otros cambios pueden arruinar una tanda entera de postres. Cuando pasé de mi primera cocina comercial al hotel [la cocina que utiliza actualmente], fue preciso adaptar las recetas para mantener la calidad de los postres", dice.

"Al principio tuve problemas con una sucesión de postres fallidos", comenta Goodman. "Antes de poder evaluar qué estaba fallando, elevé plegarias y respiré hondo. En ese momento, solo en la cocina, me pregunté si había cometido un error...  Y fue ahí que entendí que el fracaso es la mejor enseñanza. No cabe duda de que vas a fallar con regularidad. Aceptar que el fracaso es el comienzo, y no el final, representó el cambio crítico en mi actitud para poder seguir avanzando".

Muchos empresarios negros dicen sentir optimismo por el futuro, y no necesariamente debido a los factores externos, como las inversiones o la mayor visibilidad, sino porque confían en sus propias agallas, determinación y capacidad de adaptación. Goodman, por ejemplo, tiene esperanzas en el futuro de su negocio. "He conocido a tantas personas maravillosas de distintos sectores sociales que están dispuestas a ayudar y a apoyar mi negocio: desde mis socios hasta los clientes que compran los postres", explica. "Tengo confianza en mi estrategia, siento agradecimiento por todo el apoyo y estoy dispuesto a pedir ayuda sabiendo que no lo sé todo".

Los empresarios mayores de 45 son el segmento más exitoso de los pequeños empresarios debido a una serie de factores. Las aptitudes sociales acumuladas durante carreras anteriores, la conciencia de que el tiempo y los recursos son limitados, y la aversión a los préstamos suelen traducirse en una visión empresarial más agudizada.

Los ingredientes de la resiliencia varían para cada empresario, pero tres de los secretos son la adaptabilidad, la perseverancia y el fracaso. Estos tres dueños de pequeñas empresas concuerdan que, sea lo que les depare el mañana, saben que el futuro es brillante.

¿Eres un empresario? Comparte tu historia de resiliencia en la sección de comentarios.

Ashley Powdar es la directora de contenidos para empleadores del equipo de Adaptabilidad Económica de AARP. Trabaja con los participantes en el Programa de compromiso de empleadores de la organización para promocionar el valor de una fuerza laboral multigeneracional. También asiste e informa sobre cuestiones que afectan a los propietarios de pequeñas empresas.

Consejos para empezar tu propio negocio