Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Diez principios para manejar equipos de diferentes edades

Los nuevos enfoques para administrar a tu personal aprovechan las fortalezas de cada generación.

Trabajadores en una sesión creativa en una oficina moderna.

GETTY IMAGES

In English | La fuerza laboral actual, tanto en Estados Unidos como a nivel mundial, es más generacionalmente diversa que nunca. Hace 20 años solo había tres generaciones en la fuerza laboral (generación silenciosa, boomers y generación X), pero hoy la población en edad de trabajar incluye a los de la generación del milenio y la generación Z, además de las otras tres (aunque, por supuesto, la generación silenciosa es el porcentaje más pequeño). Y las tendencias de longevidad indican que este seguirá siendo el caso. Se prevé que la mitad de todos los niños  de 13 años o menos en Estados Unidos vivirán hasta los 104 años. Incluso con la posibilidad de un incremento en la cantidad de personas que trabajan de manera remota, los expertos coinciden en que las personas necesitarán y querrán trabajar más allá de la edad de jubilación tradicional.

Lo más probable es que hayas notado esta variedad de edades en la composición de tu propia fuerza laboral y te preguntes qué hacer al respecto. ¿Hay ventajas marcadas que acompañan la combinación de edades y, de ser así, cómo se pueden aprovechar? La buena noticia es que, incluso durante una pandemia mundial, existen claras ventajas al contar con una fuerza laboral de diversas edades. Los estudios muestran que los equipos con edades mixtas en organizaciones con prácticas inclusivas sólidas impulsan una mayor productividad y una menor rotación (tanto para los trabajadores mayores como para los jóvenes). Esto se debe en parte a que la diversidad en general impulsa los resultados organizacionales, pero la diversidad de edades en particular parece impulsar la productividad a nivel de equipo, probablemente debido al efecto de la “difusión del conocimiento”, en el que se comparte el conocimiento obtenido de experiencias pasadas.

Las mejores prácticas para gestionar equipos multigeneracionales no son completamente diferentes a las de otros equipos en general. Sin embargo, estos son 10 principios específicos que te ayudarán a construir y administrar equipos de diversas edades.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


1. Valor

Concéntrate en el valor que aporta cada miembro del equipo en lugar de su título o antigüedad. Ya sea a través de reconocimiento público o conversaciones de desarrollo privadas, concéntrate en el valor que aporta cada miembro del equipo y la manera en que ese valor se deriva de su conjunto de habilidades únicas en lugar de su tiempo de antigüedad.

2. Experiencia

Enfatiza la experiencia (y su relevancia para el trabajo del equipo), independientemente de la edad. Cada una de las experiencias únicas de los trabajadores al principio, a la mitad o al final de su carrera tiene un papel que desempeñar en la creación de productos, el diseño de soluciones y la resolución de problemas. El adoptar esta mentalidad te permitirá reconocer a todos los miembros del equipo sin caer en los estereotipos basados ​​en la edad.

3. Parcialidad

Elimina los estereotipos y mantente alerta a los prejuicios inconscientes. No supongas (por ejemplo) que los trabajadores más jóvenes son rápidos o que los trabajadores mayores no saben de tecnología; observa a cada miembro del equipo individualmente. Anímalos a señalar casos en los que sientan que ellos (u otros) están limitados por el pensamiento estereotipado.

4. Desarrollo profesional

Fomenta oportunidades de capacitación. Anima a todos los miembros del equipo, independientemente de su edad, a aprovechar todos los beneficios de capacitación y mejora de habilidades proporcionados por la organización, incluido el reembolso de inscripciones, asignaciones provisionales y observación del trabajo.

5. Comunicación

Adopta las diferencias en los estilos de comunicación. Algunos miembros del equipo prefieren mensajes de texto y chat en vez de correo electrónico, otros prefieren las conversaciones telefónicas o en persona. Verifica periódicamente cómo se recibe la comunicación, particularmente con respecto a la preferencia de palabras e incluso la puntuación. Las diferencias generacionales sí existen, y estas pueden resultar involuntariamente en ofensas o malentendidos.

6. Etapa de la vida

Adopta una visión amplia de la edad que vaya más allá de la edad cronológica de una persona y ten en cuenta la etapa de la vida: algunos boomers están regresando a la escuela, muchos miembros de la generación X tienen hijos pequeños, aproximadamente una cuarta parte de los cuidadores familiares son milénicos. Los acontecimientos importantes de la vida son un indicador más fuerte de las necesidades y afinidades de los empleados que la edad.

7. Equipos de edades mixtas

Cuando sea posible, empareja deliberadamente a trabajadores mayores y jóvenes en tareas o proyectos. Los estudios muestran que los equipos de edades mixtas son más productivos y se desempeñan mejor en tareas complejas y creativas que los equipos sin una diferencia de edades.

8. Nuevas habilidades

Aborda las conversaciones de desarrollo desde una mentalidad de crecimiento (todos pueden aprender) y desde una perspectiva positiva (¿cómo te podemos beneficiar? ¿qué es lo que necesitas?). Evita descartar inadvertidamente las opiniones de los trabajadores mayores con enfoques tradicionales de desarrollo que asocian el crecimiento con la juventud. Y brinda apoyo a los trabajadores que puedan sentirse intimidados ante la perspectiva de desarrollar nuevas habilidades.

9. Compensación

Piensa de manera creativa en la compensación y otras estructuras de incentivos para reconfigurar cómo se define el "éxito profesional". Si bien el promover a los trabajadores es una forma de incentivar a los empleados, dar prioridad al conocimiento y la experiencia es otra forma de valorar a los trabajadores que continúan contribuyendo a un alto nivel.

10. Transferencia de conocimiento

Sé deliberado sobre la transferencia de conocimiento. Si bien a menudo ocurre de manera orgánica, es aconsejable fomentarlo, así como diseñar un sistema para capturar lo que se transmite. Explora la forma en que la transferencia de conocimientos puede funcionar como oportunidades de formación para los trabajadores jóvenes y mayores por igual. Y asegúrate de fomentar una atmósfera de seguridad psicológica para aliviar la tensión entre generaciones, que puede incluir el miedo a ser expulsado por un lado o negado una oportunidad por el otro.

¿De qué manera aprovechas tu equipo de edades mixtas, particularmente en la época de COVID-19, cuando muchos miembros del equipo pueden continuar trabajando de forma remota? No dudes en compartir tus experiencias e ideas en la sección de comentarios.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO