Skip to content
 

¿Las estufas de gas son peligrosas para tu salud?

Nuevas investigaciones demuestran que este electrodoméstico para la cocina presenta riesgos sorprendentes

Llamas en una estufa de gas

GETTY IMAGES

In English

Todavía no te deshagas tu estufa eléctrica. Resulta que las estufas de gas perjudican el medioambiente más de lo que se pensaba.

Un nuevo estudio dirigido por Stanford (en inglés) revela que las fugas de metano en las estufas instaladas en Estados Unidos, incluso mientras están apagadas, tienen el mismo efecto negativo en el medioambiente que el dióxido de carbono emitido por alrededor de 500,000 vehículos con motor de gasolina. Como si eso no fuera suficiente, el estudio también descubrió que las estufas de gas pueden emitir altos niveles de óxidos de nitrógeno, lo que pone en riesgo tu salud y la calidad del aire.

“Sorprendentemente, hay muy pocas medidas de la cantidad de gas natural que se escapa al aire desde el interior de las casas y los edificios a través de fugas y la combustión incompleta de electrodomésticos”, mencionó Eric Lebel, autor principal y estudiante de posgrado en la Facultad de Ciencias de la Tierra, la Energía y el Medioambiente de Stanford. “Probablemente es el aspecto de las emisiones de gas natural que menos entendemos, y puede tener un gran efecto tanto en el clima como en la calidad del aire interior”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


El metano no quemado puede llevar a la muerte prematura

Las personas han cocinado con electrodomésticos de gas natural durante décadas. Su función en el cambio climático se ha relacionado durante mucho tiempo con el dióxido de carbono causado por la quema de gas natural para combustible. Pero el metano no quemado también perjudica el medioambiente y posiblemente tu salud.

Si bien el dióxido de carbono es más común en la atmósfera, el metano es más letal para el medioambiente. Los investigadores de Stanford hallaron que el potencial de calentamiento global del metano es 86 veces mayor que el del dióxido de carbono durante 20 años, y al menos 25 veces mayor un siglo después de que se libera al aire. El metano también aumenta la concentración de ozono troposférico en el aire, que los investigadores estiman que puede causar 1 millón de muertes prematuras por enfermedades respiratorias en todo el mundo cada año. Aún más preocupante, desde la revolución industrial, la concentración de metano ha aumentado al doble de la velocidad del dióxido de carbono.

La mayoría de las fugas de metano suceden cuando las estufas están apagadas

Para calcular la cantidad de gas metano que se escapa de las estufas, los científicos midieron los niveles de metano y óxidos de nitrógeno que se liberaron en 53 hogares en California. Los investigadores estudiaron las estufas durante la combustión, el encendido y cuando se apagaban. Analizaron 18 marcas de placas de cocción y estufas de entre tres y treinta años. Las principales emisoras de metano fueron las placas de cocción que se encienden mediante un piloto. El costo o la antigüedad de la estufa no influyó en la cantidad de metano que se emitía. Sorprendentemente, los investigadores descubrieron que más de tres cuartas partes de las emisiones de metano ocurrieron cuando las estufas estaban apagadas. Eso implica que el problema podría deberse principalmente a las instalaciones y las conexiones defectuosas entre la estufa y las líneas de gas en el hogar.

¿La solución para toda esta fuga de metano? Según los investigadores: una estufa eléctrica.

“No quiero respirar ningún óxido de nitrógeno, monóxido de carbono o formaldehído innecesario”, dijo el autor principal del estudio Rob Jackson, designado por la rectoría como profesor Michelle y Kevin Douglas y profesor de Ciencia del Sistema Tierra. “¿Por qué no reducir el riesgo por completo? Cambiar a una estufa eléctrica reducirá las emisiones de gas de efecto invernadero y la contaminación del aire en espacios interiores”.

Donna Fuscaldo es colaboradora y editora que se especializa en temas de finanzas personales y salud. Tiene más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como el Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.