Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Salud dental

​Cómo tratar la sequedad bucal

Este trastorno, a menudo causado por algunos medicamentos, puede provocar graves problemas dentales y de salud.

Vista desde arriba de las manos de una mujer que sostiene un vaso con enjuagador bucal

GRACE CARY / GETTY IMAGES

In English

Es normal que de vez en cuando sientas la boca seca, especialmente si estás preocupado o estresado. Pero si sientes que tienes la boca seca y pegajosa con demasiada frecuencia, es posible que tengas sequedad bucal, un trastorno que puede provocar problemas graves de salud.

La sequedad bucal, también conocida como "xerostomía", se produce cuando las glándulas salivales de la boca no producen suficiente saliva para mantenerla húmeda. La causa más frecuente suelen ser los medicamentos, asegura Stephen Shuman, profesor de la Facultad de Odontología de University of Minnesota y presidente del grupo de trabajo sobre salud bucodental de la Gerontological Society of America.

"Hay más de 400 medicamentos que incluyen la sequedad bucal como efecto secundario", dice Shuman. "Algunos tienen el objetivo de aumentar la sequedad, como los diuréticos. Y otros no están pensados para eso, pero aun así también tienen ese efecto".

Los fármacos contra la incontinencia urinaria son la causa más habitual, según un informe del 2018 de Journal of the American Geriatrics Society (en inglés). Otras causas comunes son los medicamentos para la presión arterial, los antidepresivos, los ansiolíticos, los antihistamínicos, los analgésicos opioides y los broncodilatadores inhalados.

Más allá de tus medicamentos: otras causas

Se cree que hasta el 26% de los hombres y el 33% de las mujeres sufren sequedad bucal, según la American Dental Association.

La boca seca es especialmente frecuente entre los adultos mayores. Eso se debe principalmente a que las personas mayores de 60 años toman más medicamentos que las más jóvenes, asegura Jennifer Hartshorn, dentista especializada en geriatría y necesidades especiales de University of Iowa.

La deshidratación también puede influir, dice Hartshorn, porque la sensación de tener sed va perdiendo intensidad con la edad. 

La sequedad bucal también puede ser un síntoma de una enfermedad subyacente, como la diabetes, el VIH/sida, la hepatitis C o una enfermedad autoinmune llamada síndrome de Sjögren. Y también es un efecto secundario habitual entre las personas que se someten a radioterapia o quimioterapia contra el cáncer.

Pero sea cual sea la causa, la boca seca no es una parte normal del envejecimiento, dicen los expertos. La saliva protege la boca y los dientes, ya que ayuda a mantener un equilibrio mineral saludable, diluyendo el ácido y haciendo desaparecer alimentos y bacterias. En ausencia de saliva, las bacterias pueden atacar rápidamente, provocando caries e infecciones de las encías.

"Algunos adultos mayores siguen exactamente la misma rutina de higiene bucal que cuando eran jóvenes, pero de repente empiezan a tener caries que nunca habían tenido", dice Hartshorn. "Lo único que cambió es [que ahora están tomando] un nuevo medicamento que provoca sequedad bucal".

Además de provocar caries, una saliva deficiente también puede afectar el sentido del gusto, provocar mal aliento, causar infecciones por hongos o problemas en los tejidos blandos y dificultar la deglución o el habla.

Afortunadamente, los expertos aseguran que las siguientes medidas pueden contribuir a aliviar los síntomas de la sequedad bucal y a mantener el flujo de líquidos.

1. Habla con tu médico y pídele que te cambie los medicamentos

Si un medicamento te está causando sequedad bucal, tu médico podría reducirte la dosis o cambiarla, o bien recetarte un medicamento distinto que pueda remediar tus problemas sin provocar tanta sequedad. Dado que la sequedad bucal suele empeorar por la noche, a veces el mero hecho de tomar tu medicación por la mañana puede marcar la diferencia.

2. Consume más líquidos

Tomar pequeños sorbos de agua fluorada o chupar cubitos de hielo a lo largo del día te ayudará a mantener la boca hidratada, y tomar de ocho a doce vasos de agua al día te ayudará a combatir la deshidratación. Si tienes problemas para tragar, prueba a beber leche con las comidas, sugiere Hartshorn. La leche "contiene una grasa con propiedades hidratantes que puede ayudarte a tragar y deglutir los alimentos", explica.

3. Mastica chicle o come dulces sin azúcar

Masticar chicle sin azúcar o comer un dulce sin azúcar proporciona un alivio rápido, ya que estimula el flujo de saliva. Un estudio reveló que la producción de saliva era siete veces mayor para los pacientes que masticaban chicle sin azúcar que para los que no lo hacían. Shuman sugiere consumir productos con xilitol, puesto que algunos estudios han demostrado que este edulcorante puede ayudar a proteger contra las caries.

4. Limita el consumo de cafeína, alcohol y bebidas azucaradas

Las bebidas alcohólicas y con cafeína son naturalmente deshidratantes, por lo que exacerbarán tus síntomas, dice Shuman. Ten cuidado también con los enjuagues bucales que contienen alcohol; sustitúyelos por uno con flúor. Evita las bebidas azucaradas, como los refrescos y los jugos, que aceleran la aparición de caries.

5. Investiga posibles sustitutivos a la saliva

Empresas como Biotène y Act comercializan diversos productos de venta sin receta para hidratar la boca que resultan útiles para muchos pacientes, afirma Shuman. Están "formulados para proporcionar la viscosidad de la saliva y la misma sensación", explica. Estos productos se presentan en diferentes formatos, como aerosoles orales, enjuagues, geles y comprimidos de disolución lenta.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


6. Usa un humidificador de vapor frío

Un mayor grado de humedad en el ambiente ayuda a reducir la sequedad bucal mientras duermes, algo que resulta especialmente importante si sueles dormir con la boca abierta.

7. Elige la pasta de dientes adecuada

Opta por una pasta de dientes con flúor para proteger tus dientes contra las caries. Eso sí, seguramente te convendrá evitar las pastas que contengan laurilsulfato sódico, un agente espumante habitual, así como las que contengan productos químicos para el blanqueamiento o el control del sarro, ya que te pueden irritar tanto la boca como las encías, dice Hartshorn. Pregunta a tu dentista si necesitas un dentífrico recetado con más flúor, que están especialmente creados para pacientes con sequedad bucal.

8. Visita al dentista con regularidad

La sequedad bucal aumenta el riesgo de caries, por lo que es importante ser muy constante con el cepillado y el uso del hilo dental, y acudir al dentista al menos dos veces al año. Para fortalecer tus dientes, tu dentista puede aplicarte un barniz de flúor o recetarte unas bandejas dentales que deberás rellenar con gel de flúor y colocarte en los dientes durante la noche. Si sufres de sequedad bucal grave, tu dentista puede recetarte un estimulante de saliva, como el clorhidrato de pilocarpina (Salagen) o el clorhidrato de cevimelina (Evoxac).

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.